Nuestros Niños
Página Principal Nosotros Programas Recursos Consejos Que Pasa

 

Guías: Infancia y Niñez (Infancy and Childhood)



Videos Ofrecido por Baby Center en Español


BabyCenter en Español te presenta un video para con siete consejos infalibles para enseñar a tu bebé a dormir bien: Siete consejos para enseñar a tu bebé a dormir bien


Cómo y cuándo aprenderá tu bebé a gatear. Infórmate viendo el video de BabyCenter en Español: Cómo aprende tu bebé a gatear


Alimentos sólidos: cuándo estará tu bebé listo para comerlos

Por BabyCenter en Español

¿Cuándo debería incorporar alimentos sólidos a la dieta de mi bebé?

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que se alimente a los bebés exclusivamente con leche materna durante al menos seis meses. Hasta entonces, la leche materna o la leche de de fórmula aporta todas las calorías y el valor nutritivo que tu bebé necesita. Esperar hasta que el organismo de tu bebé esté preparado para los sólidos reduce mucho el riesgo de una reacción alérgica.

Si tu bebé da señales de estar listo para empezar a comer papillas (ver más abajo "¿Cómo me daré cuenta de que mi bebé está preparado?"), pregúntale a tu doctor si puedes introducir las primeras papillas a partir de los 4 meses.

¿Cómo me daré cuenta de que mi bebé está listo?

Estas señales pueden indicar que tu bebé está listo para empezar a comer alimentos sólidos:

  • Controla su cabeza: puede mantener su cabeza en una posición firme y erguida.
  • Ha perdido el "reflejo de extrusión": Ya no usa su lengua para empujar la comida fuera de su boca.
  • Se sienta bien con apoyo: Incluso si tu bebé no está totalmente preparado para una sillita alta, necesita poder sentarse en una posición erguida para poder tragar bien los alimentos.
  • Mueve las mandíbulas como para masticar: El desarrollo de su boca y su lengua está sincronizado con el de su sistema digestivo. Para comenzar con los sólidos, es necesario que tu bebé pueda llevar los alimentos al fondo de su boca y tragar. A medida que aprenda a tragar correctamente, seguramente notarás que babea menos. También pueden salirle los primeros dientes en esta etapa.
  • Ha aumentado significativamente de peso: La mayoría de los bebés están preparados para alimentarse con sólidos cuando han duplicado el peso que tuvieron al nacer (o pesan 15 libras o 7 kilos, aproximadamente) y tienen como mínimo 4 meses de edad.
  • Tiene cada vez más apetito: Parece que tu bebé se queda con hambre, incluso cuando lo alimentas entre ocho y diez veces por día con leche materna o de fórmula.
  • Siente curiosidad por lo que tú comes: Tal vez comience a observar tu tazón de arroz o intente agarrar un tenedor cargado de tallarines durante el trayecto del plato a tu boca.

¿Cómo debería incorporar los alimentos sólidos?

Por regla general es bueno comenzar con cereal de arroz, que es un cereal sin gluten y con menos posibilidad de provocar alergias que otros alimentos. Primero, dale a tu bebé el pecho o el biberón. Después ofrécele una o dos cucharitas de cereal seco mezclado con una cantidad suficiente de fórmula o leche materna que le permita lograr una consistencia semilíquida. Utiliza una cuchara especial con punta blanda cuando lo alimentes para evitar que se lastimen sus encías. Comienza poniendo sólo una pequeña cantidad de cereal en la punta de la cuchara.

Al principio dale sólo una papilla por día, a la hora que más les convenga a ti y a tu bebé. Seguramente no va a comer mucho, pero dale tiempo para que se acostumbre a la experiencia. Algunos bebés necesitan practicar cómo tener los alimentos en la boca y tragarlos.

A medida que la cantidad que ingiera sea mayor, haz que la consistencia del cereal sea cada vez más espesa y agrega otra papilla más por día.

¿Cómo puedo saber si mi bebé está satisfecho?

El apetito de tu bebé variará de una comida a la otra. Si tu bebé se echa hacia atrás, aleja su cabeza de la comida, comienza a jugar con la cuchara o se niega a abrir la boca para el próximo bocado, probablemente ya haya comido lo suficiente. Algunas veces, los bebés cierran su boca porque todavía no han terminado el primer bocado, así que asegúrate de darle el tiempo suficiente para que trague la comida.

¿Necesito seguir dándole a mi bebé leche materna o de fórmula?

Sí, tu pequeño necesitará leche materna o de fórmula hasta que cumpla el año. Ambos alimentos le proporcionan importantes vitaminas, hierro y proteínas de un modo que le es fácil de digerir. Los alimentos sólidos no pueden reemplazar todas las sustancias nutritivas que la leche materna o de fórmula le ofrece durante el primer año de vida.

¿Cómo debería incorporar otros alimentos sólidos?

Incorpora otros sólidos de manera gradual, uno por vez, esperando como mínimo tres días después de la introducción de cada nuevo alimento. De esta manera, podrás darte cuenta si tu bebé tiene una reacción alérgica a alguno de ellos (algunos de los síntomas de las alergias son diarrea, pancita hinchada, muchos gases o sarpullido). Si hay antecedentes familiares de alergias o si tu bebé manifiesta una reacción alérgica durante este proceso, comienza a esperar una semana entre cada nuevo alimento que incorporas a su dieta.

Si bien es buena idea hacer que tu pequeño se acostumbre a comer una gran variedad de alimentos, le llevará tiempo acostumbrarse a cada nuevo gusto y textura. Aunque cada bebé tiene sus propias preferencias alimenticias, la transición puede ser similar a la siguiente:

1. Cereales semilíquidos.
2. Frutas y verduras en puré.
3. Alimentos de mesa bien picados, por ejemplo, carne y otras fuentes de proteínas.

Una vez que tu bebé coma el cereal sin ningún problema, ofrécele algunas cucharadas de verduras o frutas en la misma comida que la porción de cereal. Algunos alimentos buenos para empezar son el camote (batata, boniato), la calabaza, la manzana, el plátano, la zanahoria, la avena, el durazno (melocotón) y la pera. Todos los alimentos deben estar hechos puré o papilla, porque en esta etapa tu bebé presionará la comida contra el paladar antes de tragarla.

Cuando alimentes a tu bebé con comida para bebés que venga en envases listos para consumir, saca un poco, ponla en un platito y dásela desde ahí. Si introduces en el envase la cuchara con la que le estás dando de comer, no podrás guardar lo que quede, ya que habrás dejado allí las bacterias de su boca. Además, tira los envases de comida de tu bebé después de un día o dos de haberlos abierto.

Mientras que algunos especialistas recomiendan incorporar primero las frutas y verduras amarillas porque son más fáciles de digerir, otros recomiendan empezar desde un principio con los alimentos de color verde para que el bebé no desarrolle una preferencia por el gusto dulce de las frutas y verduras amarillas. Eres tú quien elige cuál de los dos enfoques adoptar. De cualquier manera, no dejes ningún alimento fuera de la dieta de tu pequeño simplemente porque a ti no te gusta. Y no le des ninguno de los alimentos que podrían causarle una reacción alérgica temprana ni los que podrían hacer que se ahogue.

Si tu bebé rechaza un alimento en particular no lo fuerces a que lo coma. Intenta nuevamente en aproximadamente una semana. Puede ser que nunca le gusten los camotes o quizás cambie de opinión varias veces y terminen por encantarle.

No te sorprendas si las heces de tu bebé cambian de color y olor cuando incorpores alimentos sólidos a su dieta. Si hasta este momento tu pequeño recibió exclusivamente leche materna, probablemente notes un fuerte olor en sus heces que anteriormente tenían un olor dulzón, apenas comience a comer sólidos, por más pequeñas que sean las cantidades que ingiera. Esto es normal. Si su deposición se ve demasiado firme (el arroz, las bananas y la manzana pueden favorecer el estreñimiento), comienza a darle otras frutas y verduras, avena o cebada.

¿Cuántas veces por día debería mi bebé comer alimentos sólidos?

Al principio comerá una mezcla de cereal semilíquido sólo una vez al día. Alrededor de los ocho meses debería ingerir alimentos sólidos tres veces al día. La dieta de un día normal en esta etapa podría consistir en:

  • Leche materna o leche de fórmula fortificada con hierro.
  • Cereal fortificado con hierro.
  • Verduras amarillas y verdes.
  • Frutas.
  • Pequeñas cantidades de proteínas como carne de ave, queso cottage o requesón, queso de soya y carne roja.

Hay ciertos alimentos que no deberías darle todavía. La miel, por ejemplo, puede producir botulismo en los bebés menores de un año. Y los alimentos que comúnmente son alérgenos, como la mantequilla de cacahuate (maní), la leche de vaca, los mariscos, los cítricos (que incluyen jugos, como el jugo de naranja) y la clara de huevo se deberían también evitar por un año o más, según sea el grado de cuidado que quieras tener respecto de los alérgenos potenciales.

¿Necesito algunos utensilios especiales?

Sólo una sillita alta de bebé y una cuchara especial con punta blanda para proteger sus sensibles encías. A medida que tu pequeño comience a comer más, quizás quieras utilizar un babero, un plato de plástico con una base que se pega a la superficie de la mesa de la sillita alta, y un tapete o alfombra lavable sobre el piso. Todos estos elementos te pueden ayudar a minimizar la inevitable suciedad del piso y reducir los lavados posteriores de su ropita.

¿Dónde puedo darle de comer a mi bebé?

Para establecer buenos hábitos al momento de comer — por ejemplo, comer en la mesa y no enfrente de la televisión — es buena idea darle de comer a tu bebé en su sillita alta, siempre que puedas. Ofrecerle alimentos que pueda agarrar con los dedos mientras está moviéndose puede producirle ahogo (y mejor ni mencionar los restos de la banana apisonada sobre la alfombra). Si tu bebé no está listo para una sillita alta, siéntalo sobre tu falda. Solo asegúrate de que esté en una posición lo suficientemente erguida como para tragar bien.

¿Cómo puedo ayudar a que mi niño desarrolle hábitos de comer saludables?

  • No alimentes excesivamente a tu bebé. Observa las señales que te indican que ya está satisfecho.
  • No trates de forzar a tu niño a que coma alimentos que no le gustan. Respeta sus preferencias y evita las peleas en torno a los alimentos.
  • Trata de lograr un equilibrio en las proteínas, los carbohidratos, las frutas y las verduras que le das. Trata de moderar los dulces, la sal y las grasas.
  • Evita las comidas rápidas siempre que puedas.
  • No sobornes o recompenses a tu niño con comida. En su lugar, ofrécele muchos abrazos, besos y cuidados.
  • Alimenta a tu bebé en su sillita alta siempre que puedas, en lugar de hacerlo frente a la televisión o cuando se esté desplazando.

Enlaces relacionados:

1. Sigue el desarrollo de tu bebé semana a semana con nuestros mensajes electrónicos gratuitos. Regístrate hoy.
2. Crea un calendario personalizado para tu bebé, que te ofrecerá consejos e información todos los días, y un hermoso recuerdo de su primer año de vida.
3. Alimentos que pueden no ser seguros para tu bebé.
4. Cómo preparar la comida de tu bebé en casa.
5. Destete o ablactación.

© BabyCenter, LLC 1997-2008. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.


Bebés y Niños Listos y Felices

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

Estimulemos sus sentidos,
reconozcamos sus sentimientos,
y manejemos sus comportamientos.

¿Qué necesitan nuestros bebés y niños para crecer listos y felices? El instrumento principal para su aprendizaje y bienestar no se compra ni se vende, y está al alcance de todos. Compartir las actividades cotidianas con sus seres queridos activa y afectuosamente es la manera más efectiva de fomentar su desarrollo mental y emocional.

Recordatorios

Conozcámosles- Cada niño nace con cierto temperamento, una tendencia a ser más o menos cauteloso, enérgico, sociable, y adaptable. Animémosles sin apresurarles ni compararlos.
Enseñémosles- Los primeros años de vida son un período fundamental en el desarrollo del cerebro; en estos años formativos los niños aprenden, y aprenden a aprender. Los niños son esponjitas, absorben todo (bueno o malo) lo que tienen a su alrededor. El hogar es la primera escuela.
Compartamos- El diario vivir (comida, baño, quehaceres, mandados) provee oportunidades para estimular el desarrollo de los niños al alentar su curiosidad, autocontrol, y capacidad para comunicarse y relacionarse socialmente. Los padres son los primeros maestros.
Sirvamos de ejemplo- Desde que son bebés, los niños sienten y expresan sus emociones, y los adultos podemos ayudarles demostrándoles cómo nombrarlas y manejarlas sanamente.
Contemos cuentos y cantemos canciones- Los cuentos y el escuchar, tocar, cantar y bailar música alienta las habilidades infantiles y ayuda a establecer y fortalecer los lazos afectivos.

Recursos

Clases- Agencias de servicios sociales y escuelas de su condado
Sitios- www.mundopadres.com, www.nuestrosninos.com, www.padresok.com, www.solohijos.com, www.zerotothree.org/magic
Libros- Cómo es su bebé (Desmond Morris), Conociendo a tu bebé (Gary Ezzo), El cuidado de su hijo pequeño desde que nace hasta los cinco años (Steven P. Shelov), En el seno del hogar: Experiencias familiares para desarrollar el alfabetismo (Merrily P. Hansen), Potenciar la inteligencia en la infancia (José Francisco González Ramírez), Usted hace la diferencia para que su hijo pueda aprender (Ayala Manolson)

Cuando del desarrollo mental y emocional de los pequeños se trata, recordemos, para estimular su crecimiento y prevenir su sufrimiento, ya que sienten confusión, desesperación, frustración, y desilusión, como adultos es nuestra función y obligación aplicar la razón y la emoción, la comunicación y la expresión, la intención y la acción. A los niños de nuestro corazón ofrezcámosles atención, observación, protección, alimentación, comprensión, consolación, estimulación, felicitación, conversación, canción, y diversión.


Diversiones baratas para niños: Formas sencillas de alegrarle el día a tu hijo

Escrito para BabyCenter en Español

No hacen falta grandes cosas para hacer feliz a un niño. De hecho, a menudo son actividades sencillas las que se convierten en los recuerdos más preciosos de la niñez: la vez que tu mamá paró el auto a un lado de la carretera para que pudieras subirte a un árbol, cuando te permitió saltar a placer en la cama de un hotel, los chapoteos con ella en los charcos de lluvia sin importar que llegaran a casa cubiertos de barro... Y lo mejor de todo, es que muchas de estas cosas cuestan muy poco dinero o son completamente gratis.

Aquí tienes una serie de actividades baratas y sencillas que pueden crear recuerdos imborrables para tu hijo. ¡A divertirse se ha dicho!


Cinco actividades baratas y sencillas para tu bebé

Déjalo destrozar

Quizás sea porque hace un ruido muy agradable o por la satisfacción de cambiar algo para siempre, pero a los bebés les encanta romper papel. Así que dale unas cuantas revista y periódicos de la pila de reciclaje y déjale rasgar páginas a gusto. ¡Cuando veas su sonrisa desdentada, ni siquiera te importará tener que recoger el desorden después!

Días de perros

Podrías llevar a tu bebé al zoo, pero no te sorprendas si se queda dormido o si le interesa más la fuente de agua que los orangutanes. En lugar de ir al zoo, puedes ir a un parque donde la gente suele pasear perros. Es igual de emocionante y menos abrumador, y además sale gratis. No te olvides de las reglas básicas de seguridad: quizás sea buena idea cargar a tu bebé en brazos o en una mochila frontal, y, por supuesto, siempre pide permiso a los dueños antes de acariciar a un perro para saber si se mantiene tranquilo alrededor de niños pequeños.

Ilumina su sonrisa

Apaga las luces, cierra las cortinas, échate en el piso y crea un espectáculo de luces para tu pequeño. Haz bailar la luz de una linterna en el techo y las paredes mientras tu bebé la mira maravillado. Un bebé más mayorcito quizás trate de sujetar la linterna por sí mismo (aunque puede que intente llevársela a la boca). Simplemente evita que proyecte la luz directamente a sus ojos (o a tus ojos).

Cita para comer

Para cambiar de aires, coloca la silla alta de tu bebé en el jardín y dale de comer, sin preocuparte de la comida que tira al piso entre bocado y bocado. ¡Creerá que se ha ganado la lotería! ¿No tienes jardín? No te preocupes. Llévate la silla alta o la del auto a un parque, sienta a tu bebé en ella y lleva una botella para hacer burbujas. ¡Le encantará mirar las burbujas que vas soplando!

Sal a bailar

En tu sala de estar, claro está. Pon tu música favorita y baila con tu bebé en los brazos. Estará en el séptimo cielo, porque podrá gozar sus tres cosas favoritas a la vez: música, movimientos rítmicos y la cercanía de mamá.


Cinco actividades baratas y sencillas para tu hijo de 1 a 3 años

Chuchu tren


A los niños pequeños les encantan los medios de transporte. Revisa los horarios de autobuses y trenes de un hospital local o del aeropuerto. Muchos tienen servicios gratuitos y podrás llevarte a tu pequeño de paseo, apartándote de la rutina y el asiento de siempre, para que admire el mundo desde una nueva perspectiva.

Amasa risas

Deja que tu hijo juegue con un poco de masa para hacer pizza. Como no es muy pegajosa ni demasiado suave, tiene la consistencia perfecta para sus deditos, y si le ofreces un rodillo de amasar multiplicarás su diversión. Compra la masa en tu pizzería favorita o en una tienda, o hazla tú misma. ¡Incluso puedes cocinar una pizza con una parte de la masa mientras tu hijo juega con la otra! Si no tienes ganas de cocinar, puedes congelar la mitad para otra ocasión.

Paquete de lujo

Si has observado alguna vez a un niño pequeño mientras abre un regalo, te habrás dado cuenta de que por regla general está mucho más interesado en los lazos, las cintas y el papel de envolver que en lo que hay dentro del paquete. ¡Aprovecha su fascinación! Envuelve algo pequeño, como un juguete que ya tengas o una postal, con mucho papel, cintas y lazos (la sección más colorida del periódico es perfecta para esto). Preséntale el paquete con mucha ceremonia.

¡Un avión!

Averigua si tu aeropuerto local tiene una torre de observación, o una habitación con grandes ventanas desde donde se puede ver despegar y aterrizar a los aviones. Llévate el almuerzo y disfruta el espectáculo.

Hogar, dulce hogar


La próxima vez que compres algo grande para tu casa, como un refrigerador, una televisión o una computadora, guarda la caja de cartón. Abre un agujero para que haga de puerta y otro como ventana y permite que tu hijo la decore por fuera con pinturas y pegatinas. Le gustará mucho tener una casita a su medida, donde puede entrar con todos sus peluches favoritos. ¡No te olvides de hacerle una foto!


Cinco actividades baratas y sencillas para tu hijo en edad preescolar

De color de rosa


O verde o azul… Unas gotitas de colorante para alimentos convierten la hora del baño en algo muy especial. Es aún más divertido mezclar dos colores primarios, como azul y rojo para hacer morado. No te preocupes: tu hijo no saldrá de la bañera morado como una uva porque unas gotitas de colorante no le teñirán la piel.

Viaje al pasado


¿Te acuerdas de esas viejas fotografías de tu tercer cumpleaños o de tu primer día de escuela? Sácalas, acurrúcate con tu hijo en un sofá, y haz un viaje en la máquina del tiempo. ¡Los videos de tu boda también le gustarán! Y, por supuesto, los videos de su primera infancia le resultarán fascinantes, así que prepara una merienda y vete al "cine" familiar.

Rábanos veloces

Si quieres ofrecerle a tu hijo un poco de jardinería con resultados gratificantes y muy rápidos, no hay nada mejor que plantar unas semillas de rábano. ¡Las primeras hojas verdes salen en pocas semanas! Compra una bolsita de semillas en una tienda de jardinería o por catálogo (son muy baratas) y plántalas con tu hijo en un rincón soleado del jardín. Si no tienes jardín, plántalas en una maceta grande en el balcón o junta a una ventana orientada hacia el sur. A tu pequeño jardinero le encantará cavar los agujeritos, poner las semillas y cubrirlas con tierra. La diversión continúa, porque podrá regar las semillas, ver cecer los rábanos y, al final, comerlos.

Comida monocolor

A los adultos nos gusta tener una variedad de alimentos en el plato, pero a los niños a menudo les gusta la uniformidad y les puede divertir preparar una cena en la que todos los alimentos son del mismo color. Así que pídele que te ayude a encontrar alimentos para preparar una cena monocolor. Por ejemplo, amarillo: limonada, huevos revueltos, maíz y piña. Verde: pasta con pesto, ejotes (judías verdes) y kiwis. O naranja: crema de calabacín y zanahoria, camote (boniato) y jugo de naranja.

Caza natural

Dale a tu hijo una bolsa o un cubo y vayan a "cazar" cosas de la naturaleza. Déjale recoger todo lo que le guste: piñas, hojas, piedras, palitos. Cuando lleguen a casa, dale una cartulina y pegamento y ponlo a hacer un collage o una escultura. Quizás también le guste pintar una piedra, ¡y hasta puede que se convierta en su mascota favorita!


Cinco actividades baratas y sencillas para tu hijo en edad escolar

¡Buen provecho!

Deja que tu hijo se haga cargo de la cena una noche (tú puedes ser su servicial ayudante y encargarte de cosas difíciles como abrir una lata o sacar algo del horno). Puede decidir lo que va a preparar e incluso dibujar un elegante menú. Algunas sugerencias: sandwiches, ensalada, pizza, y gelatina o fruta de postre.

Descanso para mamá

¿Sabes esas noches en las que te sientes agotada y desearías que alguien te acostara a ti para variar? ¡Esta es tu oportunidad! Dile a tu hijo que necesitas a un ayudante especial para que te acueste temprano esta noche, y pregúntale si él podría hacerlo. Puede escogerte un pijama, asegurarte de que te cepilles los dientes y te laves la cara, leerte un libro, arroparte, darte un beso y apagar la luz. ¡Seguramente oirás algunas risas ahogadas al otro lado de tu puerta cerrada! (Por supuesto, damos por descontado que tu pareja u otro adulto responsable está en casa para ocuparse del niño una vez tú estés acostada).

Acampada interior

Espérate a que un día haga frío y oscuro, y mejor aún si tu hijo está aburrido. Sugiérele ir a acampar... en tu sala de estar. Haz una tienda de campaña poniendo algunas sábanas sobre varias sillas. Si tienes sacos de dormir, mételos adentro y, si no tienes, puedes usar almohadas y mantas para crear unos. Cuenta cuentos y canta canciones alrededor de una hoguera imaginaria. Y luego apaga la luz y crea una maravillosa noche estrellada iluminando el techo con una linterna a través de un colador.

Los niños escogen

Deja que tu hijo "dirija" el día. Puede tomar decisiones importantes, como lo que quiere comer, qué actividades desea hacer y qué programa de televisión van a ver. Dale al día un nombre especial, como "Día de Santiago", para que pueda planearlo, por ejemplo: "En mi próximo Día de Santiago quiero montar en bicicleta, lavar al perro y comer espaguetis".

En busca del tesoro

Pon a tu hijo a buscar un tesoro en tu propia casa. Esto requiere un poco de preparación, pero vale la pena. Dale una nota que diga, por ejemplo: "Mira en el recipiente donde está la harina". O puedes hacerlo un poco más difícil, dándole una pista como: "Mira dentro del recipiente que tiene un polvo blanco que se usa para cocinar". (Si tu hijo aún no sabe leer muy bien, puedes preparar dibujos en lugar de frases). En el recipiente de la harina encontrará otra nota que le dirá dónde debe buscar después, por ejemplo, dentro del refrigerador o debajo del tapete de la entrada. Crea unos cuantos escondites por el estilo y en el último, pon un premio. El premio puede ser algo muy pequeño, ya que la gracia de este juego está en la búsqueda, no en lo que se encuentra.

Enlaces relacionados

1. Sigue el desarrollo de tu bebé semana a semana con nuestros mensajes electrónicos gratuitos. Regístrate hoy.

2. Crea un calendario personalizado para tu bebé, que te ofrecerá consejos e información todos los días, y un hermoso recuerdo de su primer año de vida.

3. Veinte juegos divertidos que estimularán el desarrollo de tu bebé.

4. Juegos que estimulan la imaginación.

5. ¿Es verdad que escuchar música clásica puede hacer a un bebé más inteligente?

© BabyCenter, LLC 1997-2008. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.


Impulsando a Nuestros Niños Pequeños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

Las investigaciones y la experiencia demuestran que los primeros años moldean el desarrollo y aprendizaje de los niños, influenciando su salud y desempeño a lo largo de sus vidas. Hay mucho que podemos hacer para asegurarnos de que todos los niños crezcan en ambientes sanos en casa, en la escuela, y la comunidad.

En casa:
  • Dedique tiempo a hablar, jugar, cantar, y jugar con sus niños.
  • Haga su hogar a prueba de niños y asegúrese de que los medicamentos y artículos peligrosos estén fuera de su alcance.
  • Provea alimentos nutritivos, y reduzca los dulces y la comida chatarra. Enséñele a sus niños a comprar y cocinar la comida con usted.
  • Lleve a los niños a sus chequeos médicos y dentales regularmente.
  • Pásele a sus niños sus valores, su religión, o su práctica espiritual, mostrándole buenos ejemplos a seguir.
  • Aprenda a disciplinar a sus niños respetando sus diferentes personalidades y necesidades. Reduzca los gritos, y aumente las rutinas consistentes.
En la escuela:
  • Desarrolle una buena relación con las proveedoras de cuidado infantil y maestros. Hábleles sobre las habilidades y dificultades de sus niños.
  • Busque oportunidades para involucrarse en la escuela, y respalde el trabajo de los maestros.
  • Tenga expectativas realistas sobre el trabajo escolar y las tareas. Los niños tienen distintos talentos y estilos de aprendizaje. Procure ayuda cuando sus niños muestren señas de estrés o de necesidades especiales.
En la comunidad:
  • Pase tiempo en contacto con la naturaleza y explore los alrededores de su comunidad.
  • Conozca a sus vecinos, tanto para apoyo como para diversión.
  • Visite las bibliotecas públicas. Consiga tarjetas para tomar prestados libros a leer con sus niños a diario.
  • Infórmese sobre la política local, y si puede, vote por candidatos que trabajan por los intereses de los niños y las familias.
  • Conviértase en un portavoz de los niños, de manera que algún día todos los niños contarán con entornos sanos en los que puedan jugar y aprender.
Para informarse sobre eventos y servicios en su comunidad, visite el sitio de Primeros 5 de California.

Agradecemos a Nurse Rona del programa radial Childhood Matters por la inspiración original de esta nota en inglés.


La lactancia: cómo empezar a amamantar
Escrito para BabyCenter en Español
Aprobado por la Junta de Asesores Médicos de BabyCenter

Baja PDF

Por qué la leche materna es lo mejor


La leche materna es el mejor alimento que existe para los bebés. Hay estudios que demuestran que si alimentas a tu bebé exclusivamente con tu leche hasta que tenga por lo menos tres meses de edad, podrías prevenir que contraiga ciertas enfermedades respiratorias. Y si lo haces hasta que tenga por lo menos cuatro meses, es posible que también reduzcas el riesgo de que tenga infecciones en los oídos.

Tu leche es un alimento completo que contiene todas las sustancias nutritivas que el bebé necesita (más de 400), incluyendo hormonas y componentes para combatir enfermedades que no se encuentran en las leches artificiales, o fórmulas infantiles. Más increíble todavía es el hecho de que su composición nutritiva cambia y se ajusta a las necesidades del niño a medida que éste crece y se desarrolla.

Aparte de los beneficios que la leche materna ofrece en la formación del cerebro de tu bebé y en la lucha contra las infecciones, la lactancia te ayuda a crear un vínculo muy fuerte y especial con tu pequeño. Al amamantar, tu bebé también se "nutre" de tu cariño, el contacto directo con tu piel, y la seguridad que siente en tus brazos.

Cómo empezar a amamantar

La primera vez que tengas en brazos a tu bebé, aun en la sala de partos, ponlo en tu pecho. Todavía no tienes leche "madura" en los senos, pero ya estás produciendo una sustancia llamada calostro que ayudará a proteger a tu bebé contra las infecciones.

Procura permanecer tranquila, sobre todo si a tu recién nacido le cuesta encontrar el pezón o mantenerlo en la boca. Dar de mamar es un arte que exige un poco de paciencia y mucha práctica, y nadie espera que sepas hacerlo desde el comienzo, o sea que no dudes en pedir a una enfermera que te ayude mientras todavía estés en el hospital. (Si tu bebé nació prematuro, tal vez no puedas darle de mamar inmediatamente, pero sí puedes empezar a extraerte leche. Tu bebé la recibirá a través de un tubo de alimentación o un biberón hasta que esté lo suficientemente fuerte como para mamar de tu pecho.)

Desde el principio recuerda que amamantar no debe ser doloroso, o sea que fíjate bien en cómo sientes los pechos al colocar al bebé. Su boquita tiene que estar bien abierta para cubrir una buena parte de la aureola, no sólo el pezón, y el pezón tiene que llegar hasta el fondo de su boca. Si sientes dolor, interrumpe la succión del bebé deslizando un dedo tuyo entre sus encías y el pezón, y vuelve a colocarlo asegurándote de que tenga la boca bien abierta. Una vez que esté bien colocado en el pecho, él solito se encargará de lo demás.

Con qué frecuencia debes amamantar

Tendrás que hacerlo muy a menudo, ya que cuanto más lo amamantes, más rápido empezarás a producir leche madura y más cantidad tendrás. Amamantar de 10 a 15 minutos en cada pecho, 8 a 12 veces al día es más o menos lo normal. De acuerdo con las últimas recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría debes amamantar a tu recién nacido siempre que dé señales de tener hambre, ya sea mostrándose más alerta y activo, chupándose las manos, o buscando tu pecho con la boquita. El llanto es su último recurso para decirte que tiene hambre, o sea que lo ideal es empezar a alimentarlo antes de que empiece a llorar.

Durante los primeros días es probable que tengas que despertarlo para darle de mamar, y también es posible que se vuelva a dormir antes de terminar de comer. Para asegurarte de que esté comiendo lo suficiente, despiértalo para darle el pecho si han pasado cuatro horas desde la última vez que lo amamantaste. Cuando el bebé empiece a mantenerse alerta por más tiempo, verás que pronto entrará en una rutina y comerá cada una, dos o tres horas (durante la noche se alimentará menos veces cuando empiece a dormir más horas seguidas).

Cómo ponerte cómoda

Puesto que cada toma puede tardar hasta 40 minutos, elige un lugar cómodo para darle el pecho. Sujeta al bebé en una posición que no te deje los brazos y espalda adoloridos. Una buena opción es sostener su cabecita con la mano, pero lo importante es que elijas la postura que te sea más cómoda. Si estás sentada, puedes usar una almohada especial para amamantar que parece un semicírculo, ya que ofrece un excelente apoyo para el bebé. No empieces a amamantar hasta que tu hijo y tú no se hayan puesto cómodos, puesto que permanecerán en la misma posición por mucho tiempo.

Qué debes comer

Mientras estés amamantando lo único que necesitas es una dieta normal saludable. Los especialistas solían recomendar que las madres consumieran de 400 a 500 calorías adicionales diarias, pero los estudios más recientes demuestran que esa dosis extra de calorías es innecesaria. Comer sano es importante para tu propia salud, pero no tendrás que seguir ninguna dieta especial ni complicada para amamantar al bebé.

Lo que sí conviene es que limites el consumo de cafeína, y que evites los chocolates, las comidas picosas y otros alimentos que pueden irritar el sistema digestivo, ya que pasarán al bebé a través de tu leche y podrían causarle malestar. No olvides que es importante beber muchos líquidos. Para recordártelo, tu cuerpo liberará la hormona oxitocina mientras amamantas, la cual hará que aumente tu sed.

Ten en cuenta que aunque amamantar es algo natural, puede ser un poco difícil en los primeros días. Si surgen problemas, busca el apoyo y los consejos de una asesora de lactancia, de tu médico o enfermera, o de las familiares y amigas que hayan amamantado a sus bebés: la motivación y los consejos que te ofrezcan serán una gran ayuda para ti.

Dificultades que podrías tener

Aunque casi todas las mujeres tienen la capacidad de amamantar exitosamente, muchas enfrentan dificultades al empezar a hacerlo. Algunos de los problemas más comunes que podrías tener en las primeras seis semanas incluyen:

  • Senos demasiado llenos e hinchados.
  • Pezones adoloridos.
  • Mastitis.

No hay por qué sufrir en silencio. Todos estos problemas tienen solución, y cuanto antes busques ayuda, mejor.

Emocionalmente, también puedes enfrentar algunos retos. Es normal sentirse abrumada por las necesidades constantes de tu recién nacido y por la sensación de que lo único que haces día y noche es alimentarlo. Si te sientes un poco desmotivada y estás pensando en desistir, recuerda que no estás sola.

Dónde encontrar ayuda

Todo lo que necesitas para obtener la ayuda y el apoyo que buscas es una llamada telefónica. La organización internacional La Liga de la Leche, que ofrece apoyo a las lactantes, puede enviarte información o ponerte en contacto con uno de los grupos en tu área. Puedes comunicarte con las oficinas centrales de La Liga de la Leche, u obtener información a través de su línea de ayuda, llamando al 800-525-3243, donde también ofrecen asistencia en español. Si vas a las reuniones en tu área recibirás ayuda y apoyo para amamantar, a la vez que conocerás a otras mamás primerizas con quienes podrás intercambiar ideas y experiencias.

También puedes obtener buenas recomendaciones para amamantar con éxito consultando a una asesora de lactancia profesional, quien se sentará a tu lado y te ofrecerá consejos prácticos, ayudándote a corregir la posición del bebé y otros factores que podrían estar causando problemas. Para encontrar a una de estas especialistas en tu área, llama a la Asociación Internacional de Asesoras de Lactancia al 919-861-5577, o busca en Internet una asesora de lactancia de esa asociación. También puedes llamar al hospital donde diste a luz, a tu médico o comadrona, o al pediatra de tu bebé para que te recomienden a una asesora de lactancia de su confianza. Muchos hospitales cuentan con estas profesionales y ofrecen gratuitamente sus servicios.

Enlaces relacionados

Sigue el desarrollo de tu bebé semana a semana con nuestros mensajes electrónicos gratuitos. Regístrate hoy: Baby Center en Espanol

Crea un calendario personalizado para tu bebé, que te ofrecerá consejos e información todos los días, y un hermoso recuerdo de su primer año de vida.


Retos de la lactancia: Encuentra alivio para el dolor en los pezones.

Mira nuestra guía visual con las mejores posiciones para dar el pecho.

Cómo saber si tu bebé está obteniendo suficiente leche.

© BabyCenter, LLC 1997-2008. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.

Leche Materna para Niños Sanos
Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.

¿ Sabía usted que la leche materna, por tener la proporción ideal de nutrientes y anticuerpos que protegen al bebé, es el estandarte dorado de la nutrición infantil? La leche materna es el mejor regalo para su bebé, y le servirá de fundamento para su desarrollo.

Estudios recientes demuestran que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses desarrollan menos sobrepeso, diabetes, alto colesterol, infecciones del oído, alergias, enfermedades respiratorias, y diarrea que los niños alimentados de otras maneras.

No existe manera de replicar la leche materna, pues es una sustancia cambiante que se ajusta a las necesidades de los niños según se desarrollan. Los sustitutos tienen insuficiencias nutricionales y pueden traer contaminantes del ambiente y de los procesos industriales utilizados en su producción.

De ahí la Campaña Nacional “Los bebés nacieron para tomar leche de pecho”, para informar a la comunidad de que la lactancia es el método ideal para alimentar a los bebés. La Academia Americana de Pediatría recomienda lactancia exclusiva por los primeros 6 meses, y suplementada con otros alimentos por el resto del primer año. La Organización Mundial de la Salud recomienda lactar por los primeros 2 años.

Algunos Beneficios de la Lactancia:

  • Ayuda a las madres a recuperarse del parto
  • Mantiene más saludables a las madres y a los bebés
  • Ofrece oportunidad para el apego emocional
  • Es alimento instantáneo, a la temperatura ideal
  • Está disponible donde se encuentre la madre, o bombeado
  • Es más económico que las alternativas
  • Es higiénico para los bebés y el medio ambiente

Socorro Caanen, líder de la Liga de la Leche, resume algunos de las ventajas de la lactancia con las letras de la palabra “Amamantar”:

A de amor,
M de mejor alimento y menos tiempo en la cocina,
A de ahorrar dinero,
M de menos visitas al doctor,
A de alimentación nocturna más facil,
N de no cólicos ni alergias,
T de tiempo especial con el bebé,
A de alimento perfecto, y
R de la regla tarda en regresar.

Aunque el amamantar es un proceso natural, la ignorancia y la falta de experiencia lo obstaculizan, y pueden surgir complicaciones. Las consultoras de lactancia están adiestradas para responder a las preguntas y problemas que se presenten en el maravilloso proceso de ofrecerle a nuestros niños un comienzo sano a través de la leche materna.

Recursos:

Programas WIC (servicios gratis en su condado)
www.lalecheleague.org
www.prlacta.org
Nueva Guía De Lactancia Materna (Academia Americana De Pediatría)
Lactancia Materna: La Guía De Vida (Anne Mark)
La Lactancia Natural (Hannah Lothrop)
Lactancia: Una Guía para los Padres (Amy Spangler)

Las Vacunas y Nuestros Niños
Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.

“Mejor prevenir que tener que lamentar” (dicho popular)

¿ Sabía usted que la última semana de abril ha sido declarada en los EEUU la Semana Nacional de la Vacunación?

En estas tierras y en estos tiempos todos nuestros niños pueden y deben beneficiarse de las vacunas que protegen la salud infantil contra enfermedades serias y contagiosas tales como: Sarampión, Paperas, Polio, Rubéola, Tos Ferina, Difteria, Tétanos, Influenza, Hepatitis A, Hepatitis B, y Varicela.

Los niños pueden recibir las siguientes vacunas a lo largo de 5 visitas al consultorio médico o clínica, desde el nacimiento hasta los dos años:

1 vacuna contra el sarampión/parotiditis/rubéola
4 vacunas contra la Hib (protege contra la meningitis)
3 vacunas contra el polio
4 vacunas contra la difteria, tétanos y pertussis (DTP)
3 vacunas contra la hepatitis B
1 vacuna contra la varicela

Es normal que después de las vacunas los niños sientan dolor en el lugar del pinchazo y desarrollen fiebre leve y sarpullido. Observe a sus niños atentamente, y consulte a su médico si nota otras reacciones. Aunque los riesgos de contraer una enfermedad grave si no se vacuna a los niños son mayores, toda intervención tiene sus riesgos.

Recientemente se ha publicado como noticia la posible relación entre las vacunas infantiles y el desarrollo de condiciones como el autismo, así como complicaciones por exposición al mercurio. Los científicas han respondido conduciendo estudios al respecto, y aseguran que no hay evidencia de que ninguna vacuna tenga relación con el autismo, y que ninguna vacuna disponible al presente en los EEUU contiene niveles de mercurio dañinos para la salud infantil.

Ya que el sistema de defensas de los niños pequeños no ha madurado lo suficiente para protegerlos de enfermedades infecciosas potencialmente graves o letales, se recomienda que todo niño sea vacunado. Se considera preferible que sean vacunados antes de la edad preescolar, donde podrían contagiarse o contagiar a otros niños.

Recordatorios

  • Mantener un registro de vacunas para cada niño, traerlo a las citas médicas, y guardarlo con los documentos importantes de su familia
  • Si su niño ha sido vacunado en otro país, traer o solicitar copia del registro de vacunas
  • Tener a la mano evidencia de vacunas a la hora de inscribir a los niños en la escuela
  • Procurar vacunas de manera gratuita o a bajo costo si lo necesita
  • Compartir sus conocimientos con otros padres de familia, para proteger la salud de todos los niños

Recursos

  • Línea de información en español sobre vacunas 1-800-232-0233
  • El cuidado de su hijo pequeño desde que nace hasta los cinco años (Steven P. Shelov)
  • Enfermedades de los niños: Las enfermedades más comunes, sus síntomas, y tratamiento (M. Salome Albi Rodríguez)
  • La medicina de mamá: Todo lo que las madres necesitan saber para cuidar a su familia entera contra 109 enfermedades (Publicado por Rodale Press)
  • www.Aepap.org
  • www.Mipediatra.com.mx
  • www.Tupediatra.com
  • www.Zonapediatrica.com

Bebes 0-12 Meses
Producido por: CANDO, UCSF Center to Address Disparities in Children's Oral Health (www.ucsf.edu/cando). Provisto por el Dr. Francisco Ramos Gómez, DDS, MS, MPH.

  • El cuidado de los dientes de las madres/encargados/responsables, es importante para la salud dental/oral de su bebe.
  • Los dientes de su bebe son importantes.
  • La relación entre la salud completa de su hijo y su salud dental es esencial.
  • La primera visita al dentista de su bebe debe de ser al primer año o el primer cumpleaños.

Salud e Higiene Oral

  • Familiarícese con la apariencia normal de los dientes y encías de su bebe para poder identificar cambios anormales.
  • Comience a lavar los dientes y las encías de su bebe al notar el primer diente.
  • Use un trapo suave, una calceta, o un cepillo suave.
  • Revise enfrente y detrás de los dientes para identificar manchas blancas o cafés (son señales de caries).

Desarrollo Dental

  • La dentición del bebe es importante para: Masticar, hablar, autoestima, mantienen el espacio y guían el desarrollo de la dentición permanente. Al haber una buena masticación se da una mejor nutrición y por lo tanto un buen desarrollo y crecimiento.
  • La mayoría de los niños no tienen su primer diente después de los 6 meses.
  • A los niños que les están saliendo los dientes tienden a estar irritables.
  • En este momento los dientes permanentes comienzan a desarrollarse.

Fluoruro
El fluoruro es el instrumento más efectivo en la prevención de las caries dentales.

Sistémicamente

  • Es digerido en el cuerpo e incorporado en la formación de la estructura dental.
  • Tome agua con fluoruro durante el desarrollo dental del bebe. El fluoruro será depositado en toda la superficie de los dientes para protegerlos contra las caries.
  • En áreas donde no hay agua con fluoruro, las tabletas y gotas de fluoruro pueden ser substitutos o reemplazos. Estas tabletas pueden ser obtenidas en los supermercados locales.

Aplicación tópica

  • El Fluoruro se puede aplicar en los dientes que comienzan a salir. El fluoruro se puede encontrar en la pasta dental, enjuagues, gel, o en barniz fluorado.
  • El agua en San Diego no contiene el fluoruro, efectivo para la prevención de caries.
  • Use el agua para beber, cocinar, y para preparar la fórmula de su bebe.

Hábitos Orales

  • Chuparse el dedo o el chupón, ayuda a calmar a los niños, y no causa daño a los dientes durante la infancia.
  • Sin embargo, chuparse el dedo o el chupón después de los 4 años, significa que necesitara de ayuda profesional para descontinuar este hábito que causa la mal oclusión (mala mordida).
  • Cuando le están saliendo los dientes, déle una toallita para ayudar a controlar el dolor de las encías, la puede morder para disminuir el ardor de las encías.

Dieta y Nutrición

  • No ponga a su bebe a dormir con el biberón en la boca, déle de comer conforme el niño pide comida.
  • El azúcar presente en la leche o en los jugos pueden causar caries.
  • Diluya con agua los jugos- jugos de manzana y de uvas ya que contienen altas cantidades de azúcar.
  • A los 6 meses ofrézcale al niño su jugo o leche en un vaso o taza.

Prevención de Heridas
Proteja a su niño en casa:

  • Libre de venenos y circuitos eléctricos que puedan causar accidentes.
  • Portones abajo y encima de las escaleras/ gradas.
  • Use un asiento de niño para sus autos.
  • Nunca suelte a su niño cuando esté encima de mesas para cambiarle pañales, esté parado en la cama, en sillones o sillas.
  • Siempre coloque el cinturón de seguridad cuando ponga a su niño en un carrito del supermercado.
  • No use andaderas.

Niños 12 a 24 Meses
Producido por: CANDO, UCSF Center to Address Disparities in Children's Oral Health (www.ucsf.edu/cando). Provisto por el Dr. Francisco Ramos Gómez, DDS, MS, MPH.

  • Los dientes de su bebe son importantes.
  • Existe una relación entre su salud y su dientes.
  • La primera visita al dentista de su bebe debe de ser al primer año o el primer cumpleaños.

Salud e Higiene Oral

  • Es responsabilidad de los padres que su niño reciba la ayuda necesaria para lavarse los dientes hasta los 8 años.
  • Comience a cepillar los dientes de su bebé con un cepillo suave y una pequeña cantidad de pasta dental (del tamaño de un chícharo).
  • Haga la primera visita dental de su niño cerca de su primer año.

Desarrollo Dental

  • Importancia de los primeros dientes de leche: Masticación, habla, autoestima, mantienen el espacio y guían mientras salen los dientes permanentes. En general la buena salud dental permite un modo apropiada para masticar comidas saludables para la propia salud y desarrollo de crecimiento.
  • Los dientes de leche aparecen durante este período.
  • Los bebes se ponen irritables durante este período.
  • Para calmar el dolor de encías se le puede dar un masaje con una toallita.

Fluoruro
El fluoruro es el método más efectivo en la prevención de las caries dentales.

Sistémicamente

  • Es digerido en el cuerpo e incorporado en la formación de la estructura dental.
  • Tome agua con fluoruro durante el desarrollo dental del bebe. El fluoruro será depositado en los dientes para protegerlos contra la caries.
  • En áreas donde no hay agua con fluoruro, las tabletas y gotas de fluoruro pueden ser substitutos o reemplazos. Estas tabletas pueden ser obtenidas en los supermercados locales.

Aplicación tópica

  • El Fluoruro se puede aplicar en el área donde los dientes comienzan a salir. El fluoruro se puede encontrar en la pasta dental, enjuagues, gel, o en barniz fluorado.
  • Tome suficiente agua con fluoruro.
  • Diluya los jugos con agua.

Hábitos Orales
A los 2 años comience a quitarle las mañas a los niños (chuparse los dedos).

Dieta y Nutrición

  • Alos 12 meses quítele el biberón.
  • Déle de beber en taza o vaso.
  • Déle bebidas y meriendas nutritivas.
  • Diluya los jugos con agua- como los jugos de manzana y uva que contienen altas cantidades de azúcar.
  • Es importante controlar el número de veces que se consume azúcar, no la cantidad de veces.

Prevención de Heridas
Proteja a su niño en casa:

  • Que no existan venenos y circuitos eléctricos que pueden causar accidentes.
    Asegúrese que su niño tenga un casco antes de subirse en bicicletas, triciclos, o en bicicletas de adultos.
  • Enséñele a su niño a tener cuidado cuando se aproximan a los perros, especialmente cuando los perros están comiendo o son desconocidos.
  • Evite las andaderas.

Niños 2 a 5 Años
Producido por: CANDO, UCSF Center to Address Disparities in Children's Oral Health (www.ucsf.edu/cando). Provisto por el Dr. Francisco Ramos Gómez, DDS, MS, MPH.

  • El cuidado de los dientes de las madres o responsables es importante para la salud dental/oral de su niño.
  • Los dientes de su niño son importantes.
  • La relación entre la salud completa de su hijo y una buena salud dental es esencial.
  • La primera visita al dentista de su bebe debe de ser al primer año o el primer cumpleaños.

Salud e Higiene Oral

  • Todavía es responsabilidad de los padres que su niño reciba la ayuda necesaria para lavarse los dientes hasta los 8 años.
  • Comience a cepillar los dientes de su bebé con un cepillo suave y una pequeña cantidad de pasta dental (del tamaño de un chícharo).
  • Cuando su niño cumpla los 5 años, trate de preguntar al dentista acerca de los selladores para los primeros molares.

Desarrollo Dental

  • Importancia de los dientes de leche: Masticación, habla, autoestima, mantienen el espacio y guían a los dientes permanentes mientras éstos salen. En general una buena salud oral permite de un modo apropiado la masticación de comidas saludables para la salud en general y desarrollo de crecimiento.
  • En esta etapa todos los dientes primarios ya han salido.
  • A los 6 años salen los primeros molares (muelas) permanentes.

Fluoruro
El fluoruro es el instrumento más efectivo en la prevención de la caries dentales.

Sistémicamente

  • Es digerido en el cuerpo e incorporado en la formación de la estructura dental.
  • Tome agua con fluoruro durante el desarrollo dental del niño. El fluoruro será depositado en los dientes para proteger contra la caries.
  • En áreas donde no hay agua con fluoruro, las tabletas y gotas de fluoruro pueden ser substitutos o reemplazos. Estas tabletas pueden ser obtenidas en los supermercados locales.

Aplicación tópica

  • El Fluoruro se puede aplicar en el área donde los dientes ya comienzan a salir. El fluoruro se puede encontrar en la pasta dental, enjuagues, gel, o en barniz fluorado.
  • Continúe tomando agua con fluoruro en vez de jugos, sodas y bebidas en cajas.

Hábitos Orales

  • A los 4 años, si su niño sigue chupándose el dedo/chupón deberá buscar ayuda profesional para ayudar a descontinuar el hábito que le puede afectar la oclusión (mordida) de su niño.

Dieta y Nutrición

  • Su niño ya no debe de tomar biberón y solamente tomar en vaso.
  • Encamine a su niño a una dieta saludable.
  • Limite la frecuencia de azúcares entre comidas. Lo más importante es el número de exposición a azúcares que le da a su niño, no la cantidad que comen.

Prevención de Heridas
Proteja a su niño en casa:

  • Libre de venenos y circuitos eléctricos que pueden causar accidentes.
  • Asegúrese que su niño tenga un casco antes de montarse en bicicletas, triciclos, patines o patinetas.
  • Que se ponga un protector bucal para jugar deportes.
  • Coloque a su niño en un asiento apropiado en el carro.
  • Use el cinturón de seguridad cuando lo siente en los carritos de compras.

Los Niños de Edad preescolar (3-5 años)
Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.

  • Conocen el mundo a través del juego
  • Están desarrollando muchas habilidades nuevas
  • Pueden controlar mejor los músculos mayores (de sus brazos y piernas)
  • Pueden controlar mejor los músculos menores (de sus manos y dedos)
  • Pueden empezar a vestirse solos
  • Aún necesitan ayuda y dirección, aunque quieran hacer más cosas solos
  • Pueden disfrutar actividades en grupo
  • Forman grupitos de amiguitos
  • Empiezan a jugar con otros niños, no sólo a su lado
  • Son más capaces de tomar turnos y compartir
  • Pueden seguir instrucciones
  • Aprenden más palabras
  • Comienzan a hablar en oraciones completas
  • Pueden clasificar por similitudes y diferencias
  • Pueden reconocer rimas
  • Pueden reconocer logotipos y letreros
  • Pueden empezar a contar
  • Les gustan los chistes, el humor, las muecas
  • Les gusta imitar y complacer a los demás
  • Tienen pensamiento egocentrista- creen que sus pensamientos y deseos causan los eventos
  • No pueden asumir el punto de vista de otros
  • No ven el mundo como los niños mayores o los adultos
  • No distinguen claramente la realidad de la fantasía

Piensan que:

  • El sol y la luna los persigue
  • Todo lo que se mueve está vivo
  • Los objetos piensan y sienten
  • Sus amigos imaginarios son reales
  • Lo que ven en la televisión es real

Demuestran:

  • Energía para explorar, descubrir
  • Conductas agresivas
  • Curiosidad, muchas preguntas
  • Gran imaginación (incluyendo amigos imaginarios)
  • Gozo de poder hacer cosas
  • Temor a lo desconocido
  • Temor a los extraños
  • Temor a estar separado de los padres
  • Temor a la oscuridad
  • Temor a ciertos animales
  • Pesadillas
  • Orgullo de sentirse más independientes
  • Sentido de culpa y vergüenza
  • Sentido de sí mismos como buenos o malos, bonitos o feos, fuertes o débiles

Aprenden Mejor cuando:

  • Se sienten atendidos y queridos
  • Exploran activamente su entorno
  • Interactúan con adultos y con otros niños
  • Se relacionan con otros a través del lenguaje y del juego
  • Usan materiales concretos
  • Participan en actividades relativas a sus propias experiencias y cultura
  • Aprenden de su curiosidad natural y del deseo de comprender el mundo que los rodea
  • Aprenden a usar su cuerpo y a expresarse por medio de actividades físicas
  • Desarrollan entendimiento y aceptación de sí mismos como individuos
  • Logran más control de sí mismos
  • Crean relaciones cooperativas con otros
  • Comunican lo que piensan y sienten de manera eficaz
  • Los currículos e interacciones son sensitivos a las diferencias individuales de capacidad, interés, trasfondo cultural y estilo lingüístico

Once razones por las cuales lloran los bebés y consejos para calmarlos
Escrito para BabyCenter en Español
Aprobado por la Junta de Asesores Médicos de BabyCenter

Los bebés lloran. No hay forma de evitarlo. Así comunican que tienen hambre, les duele algo, o necesitan dormir entre otras cosas.

¿Cómo pueden los papás interpretar lo que quiere decirles su bebé con sus llantos?

Puede resultarte difícil al comienzo, pero gran parte de la crianza de los hijos se basa en probar y equivocarse, y pronto aprenderás a adivinar sus necesidades, leer sus señales de aviso y secar sus lágrimas.

Incluimos las razones más comunes por las que lloran los bebés. Si tu pequeño está llorando, consulta la siguiente lista. Seguramente encontrarás algo que lo alivie.

1. Hambre:

Una vez que aprendas a reconocer las señales de que tu bebé tiene hambre lograrás darle de comer antes de que comience a llorar. Algunas de ellas incluyen: está inquieto, hace chasquidos con los labios, vuelve la cabeza hacia tu mano cuando le tocas la mejilla, y se lleva las manitas a la boca.

2. Tiene el pañal sucio:

Algunos bebés te lo comunican enseguida cuando necesitan que les cambien el pañal. Otros pueden tolerar un pañal sucio durante bastante rato. De cualquier forma, esto es fácil de observar y sencillo de solucionar.

3. Necesita dormir:

¡Qué suerte tienen los bebés! Cuando están cansados, pueden simplemente echarse a dormir, donde sea y cuando sea. O, por lo menos, eso es lo que creen los adultos.

En realidad, no es tan fácil como parece. En lugar de quedarse dormidos, los bebés pueden ponerse irritables y llorar, especialmente si están demasiado cansados.

Poner a tu bebé a dormir en cuanto bosteza por primera vez en lugar de esperar hasta que el cansancio lo altere puede ayudar.

4. Quiere que lo tengas en brazos:


Los bebés necesitan muchos cariños. Les gusta ver las caras de sus padres, escuchar sus voces y sentir los latidos de su corazón, y pueden incluso detectar su olor particular. Llorar puede ser su forma de pedir que lo cargues en brazos.

Quizás te preguntes si lo estás "malcriando" teniéndolo en tus brazos tanto tiempo, pero durante los primeros meses de vida no lo vas a malcriar. Para darles a tus brazos un poco de descanso, puedes llevarlo en una mochila delantera portabebés o en un rebozo.

5. Problemas de estómago (gas, cólico, y más):

Los problemas de estómago asociados con gas y cólicos pueden causar muchos ataques de llanto. De hecho, la condición conocida como cólico se define como llanto inconsolable al menos tres horas al día y tres días a la semana, y por lo menos tres semanas seguidas.

Si tu bebé se pone irritable y llora a menudo justo después de comer, quizás tenga dolor de estómago. Muchos padres aseguran que las gotas antigases que se pueden comprar sin receta o un agua medicinal preparada con hierbas y bicarbonato de sodio (conocida en EE.UU. como gripe water) son mano de santo. Pero consulta con tu doctor antes de darle a tu bebé cualquier remedio.

Para encontrar más ayuda, descubre nuestras 21 estrategias para calmar a un bebé que padece cólicos.

Incluso si tu bebé no tiene cólicos y nunca se ha puesto irritable después de comer, tener muchos gases ocasionalmente puede dejarlo hecho un mar de lágrimas. Si sospechas que esto es lo que le sucede, prueba algo sencillo para ayudarle a sacar el gas, como acostarlo sobre su espalda, sujetar sus pies y mover sus piernas en círculos como si estuviera pedaleando una bicicleta.

6. Necesita eructar:

Si tu bebé llora después de comer, quizás necesite eructar.

Los bebés tragan aire cuando lactan o beben de un biberón, y si no sacan el aire pueden sentirse incómodos. A algunos bebés les molesta muchísimo tener aire en el estómago, mientras que otros no parecen necesitar eructar demasiado.

Para ideas sobre cómo ayudarlo a eructar, consulta nuestro artículo.

7. Tiene demasiado frío o demasiado calor:

Cuando tu bebé sienta frío, por ejemplo, cuando le quites la ropa para cambiarle el pañal, o le limpies el culito con una toalla húmeda, te expresará a través del llanto que se siente incómodo.

A los recién nacidos les gusta estar abrigados y calentitos. Como regla general, necesitan tener una prenda de abrigo más que tú para sentirse cómodos. Es menos probable que se quejen de tener demasiado calor que de tener demasiado frío y tampoco llorará de manera tan enérgica.

8. Algo pequeño:

Los bebés se pueden sentir incómodos por algo difícil de notar como un cabello enroscado con fuerza en un dedito del pie o de la mano que le corta la circulación. Ésta es una de las primeras cosas que comprueban los doctores cuando examinan a un bebé que llora sin motivo aparente. Y algunos bebés son muy sensibles a las etiquetas de la ropa o a telas rasposas, así que puedes cortarle a etiqueta o ponerle prendas suavecitas.

9. Dentición:

La dentición puede ser dolorosa cuando cada dientecito empuja a través de las tiernas encías. Algunos bebés sufren más que otros, pero todos tenderán a estar irritables y a llorar en un momento dado.

Si parece que a tu bebé le duele algo, pero no estás segura de qué es, pásale un dedo por las encías. Quizás te sorprenderás al descubrir el bultito duro de un diente de leche que está a punto de salir.

El primer diente suele salir entre los 4 y los 7 meses, pero puede salir antes. Lee más sobre la dentición y cómo aliviar el dolor que causa.

10. Demasiada estimulación:

Si bien los bebés aprenden de la estimulación que ofrece el mundo que les rodea, a veces les puede resultar difícil procesarlo todo y pueden sentirse abrumados con tanta actividad: las luces, el ruido, que lo pasen de mano en mano. El llanto es su forma de expresar que "ya ha sido suficiente por hoy".

Si tu bebé empieza a llorar desconsoladamente, llévalo a algún lugar tranquilo, y déjalo desahogarse un rato. Después haz alguna actividad tranquila para consolarlo, como acunarlo, o cantarle una canción de cuna.

11. No se siente bien:

Si acabas de alimentar a tu bebé y de cerciorarte de que está cómodo, pero todavía sigue llorando, quizás es porque está a punto de caer enfermo. Tómale la temperatura para ver si tiene fiebre y observa si presenta algún otro signo de enfermedad.

El llanto de un bebé enfermo suele ser distinto del llanto de un bebé que tiene hambre o está frustrado. Si el llanto de tu bebé suena como que "algo va mal", confía en tu instinto y llama al doctor.

Qué hacer si tu bebé todavía sigue llorando:

Algunas veces es posible que no puedas entender qué le está ocurriendo a tu bebé.

Los bebés tienen sus buenas razones para llorar, pero ni los padres más experimentados pueden leerles la mente, y los bebés no pueden expresar con palabras lo que les pasa.

Por suerte puedes consolar a tu bebé incluso cuando no sabes qué le pasa. Encontrarás muchos métodos probados en nuestro artículo: "Qué hacer cuando tu bebé llora sin motivo aparente."

Enlaces relacionados:

1. Sigue el desarrollo de tu bebé semana a semana con nuestros mensajes electrónicos gratuitos. Regístrate hoy.
2. Crea un calendario personalizado para tu bebé, que te ofrecerá consejos e información todos los días, y un hermoso recuerdo de su primer año de vida.
3. Descubre 21 estrategias para calmar a un bebé que padece de cólicos.
4. Qué hacer cuando tu bebé llora sin motivo aparente.
5. La dentición: cuándo empieza y cómo puedes aliviar el malestar de tu bebé.


© BabyCenter, LLC 1997-2008. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.


Rutinas que funcionan para dormir a un bebé
Escrito para BabyCenter en Español
Aprobado por la Junta de Asesores Médicos de BabyCenter

Baja PDF

Cuanto más pronto establezcas una rutina para la hora de ir a dormir, mejor será. Cuando tu bebé tenga 6 u 8 semanas, comienza una rutina fija todas las noches; a tu bebé le encantará la consistencia de estas rutinas. "Tu bebé estará más relajado si sabe lo que viene después", dice la experta en sueño de BabyCenter Jodi Mindell, autora de Sleeping Through the Night (Dormir toda la noche). "Mientras más relajado esté, más probable será que se vaya a la cama fácilmente y se quede dormido rápidamente". Aférrate a tu rutina lo mejor que puedas, incluso cuando no estés en casa. Eso puede facilitarle a tu bebé adaptarse a entornos que no le resultan familiares.

Lo que incluyas en tu rutina es decisión tuya. Algunos elementos comunes incluyen darle un bañito, ponerle el pijama, leer un cuento, y hacerle mimos, o jugar a un juego tranquilo. Sólo asegúrate de elegir algo que ayude a calmar al bebé en lugar de excitarlo. Y aunque puedes comenzar tu rutina con un baño o jugando en la sala de estar, debería terminar en la habitación del niño. Es importante enseñarle que su cuarto es un lugar agradable, y no el lugar a donde se le "destierra" a la hora de dormir. Si se altera cuando ve que te vas después de arroparlo, dile que regresarás a ver cómo se encuentra luego de algunos minutos. Lo más probable es que se haya quedado profundamente dormido cuando regreses.

Las siguientes son sugerencias de rutinas para la hora de ir a dormir que han funcionado para otros miembros de BabyCenter. Tal vez encuentres aquí algo que funcione para ti. Y recuerda que con frecuencia los rituales para irse a dormir también son buenos para los padres. Es un momento especial que dedicas para estar con tu bebé, y que puedes planear con tiempo.

Déjalo jugar un poco

A veces es una ayuda permitir que tu bebé descargue energía acumulada en su sistema antes de intentar prepararlo para la noche. Por lo tanto, tómate la libertad de llevarlo "a caballito" o permitirle balancearse en la sillita mecedora si tiene ganas. Siempre y cuando a cualquier juego bullicioso le siga algo más calmado — como un baño o un cuento — antes de irse a dormir, ese puede ser el primer paso a la hora de ir a la cama.

Dale un bañito

Una de las actividades más populares para antes de irse a dormir es el baño. Sentarse en el agua cálida es una experiencia relajante, y hacer que tu bebé esté calentito, limpio y seco es una gran manera de facilitarle la hora de irse a la cama. El baño también es una forma maravillosa de que tu pareja pase un momento especial con el bebé, sobre todo si tú estás amamantando y él no puede ayudar mucho con las comidas. Si tu bebé se pone nervioso durante los baños o no los disfruta, probablemente sería mejor eliminarlos del ritual nocturno; en lugar de eso, dale mimos para tranquilizarlo o léele un cuento. Para obtener consejos sobre cómo hacer que el ritual del baño sea seguro, lee más aquí.

Hora de lavarse

La rutina para irse a dormir puede incluir lavarle la cara y las manos, limpiarle las encías o lavarle los dientes, cambiarle el pañal, y ponerle el pijama. Es particularmente importante comenzar con el hábito de lavarle los dientes a una edad temprana para que el bebé se acostumbre a hacerlo, dice la experta en el sueño Jodi Mindell.

Juega a algo tranquilo

Jugar con tranquilidad en la sala de estar o en el suelo de la habitación de tu bebé es una buena forma de divertirse un rato con él antes de que llegue la hora de irse a dormir. El juego puede ser algo sencillo tal como una ronda de cucú; algo que entretenga a tu bebé sin sobreexcitarlo estará bien. Otra idea divertida es esconder algo en la cuna o en la cama para que él lo encuentre antes de que lo acuestes — un juguete, una tarjeta postal, un objeto interesante — y luego hablarle sobre eso. (Pero asegúrate de quitar el objeto de la cuna antes de irte.)

Cuéntale cositas

La hora de irse a dormir brinda una buena oportunidad a los padres para dedicar un rato a hablar con el bebé. No tienes que esperar a que tu bebé sea lo suficientemente grande para contarle cómo te fue ese día; simplemente repasa lo que le sucedió a él, por ejemplo, si fueron al parque o comió una nueva papilla.

Dale las buenas noches al mundo

A muchos bebés les gusta que los alcen y los lleven a recorrer la habitación o la casa y decirles buenas noches a sus juguetes favoritos, a las personas y a otros objetos.

Léele un cuento

El ritual que compite con el baño como uno de los favoritos antes de irse a dormir es la lectura de un cuento. No sólo tu bebé aprenderá a reconocer nuevas palabras — los estudios han demostrado que las habilidades en el lenguaje e incluso la inteligencia pueden depender de la exposición diaria del bebé a un amplio vocabulario —, sino que también se beneficiará del tiempo que pasas con él.

Canta una canción

Cantar una canción de cuna siempre ha sido una forma de ayudar a un bebé a dormirse. A tu pequeño le encanta escuchar su sonido preferido — tu voz — y la melodía suave y tranquilizadora puede calmarlo.

Ponle música

Poner un CD o una cinta de canciones, música clásica, u otras canciones favoritas de los niños mientras preparas a tu bebé para dormir — y luego dejar que la música siga cuando te vayas — puede facilitarle la transición para quedarse dormido. Asimismo, los aparatos que producen ruido blanco (parecido al de una secadora o aspiradora) también pueden tranquilizarlo, con el beneficio adicional de cubrir ruidos externos. Sin embargo, trata de no permitir que la música se convierta en un elemento esencial; tu bebé necesita aprender a quedarse dormido solito, como resultado del establecimiento de hábitos saludables para dormir, en lugar de depender de sonidos o recursos especiales.

Enlaces relacionados

1. Sigue el desarrollo de tu bebé semana a semana con nuestros mensajes electrónicos gratuitos. Regístrate hoy.
2. Crea un calendario personalizado para tu bebé, que te ofrecerá consejos e información todos los días, y un hermoso recuerdo de su primer año de vida.
3. Aquí puedes ver un video con siete consejos para enseñar a tu bebé a dormir bien.
4. ¿Cuánto sueño necesita tu niño? Infórmate.
5. Cómo cuidar las encías y los dientes emergentes de tu bebé:

© BabyCenter, LLC 1997-2008. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.