Nuestros Niños
Página Principal Nosotros Programas Recursos Consejos Que Pasa

 

Guías: La Educación
(Education Tips)



Acerca de las Tareas Escolares

Compilado por la Dra. Marisol Muñoz-Kiehne, PhD, tomado de varias fuentes

¿Por qué son importantes las tareas?

  • Son la responsabilidad de los niños como estudiantes. Como constituyen su trabajo, los prepara para trabajar en el futuro.
  • Ayudan a recordar y reforzar lo aprendido en la escuela; sirven de repaso y práctica para dominar destrezas específicas.
  • Exploran las lecciones más a fondo de lo que permite el tiempo en la clase.
  • Preparan al estudiante para la clase siguiente.
  • Enseñan a los niños a utilizar recursos educativos, tales como biblioteca, y fuentes de referencia.
  • Ayudan al desarrollo de actitudes y hábitos productivos, tales como trabajo independiente, autodisciplina, responsabilidad, manejo del tiempo, y amor por el aprendizaje.
  • Ayudan a los padres a conocer la educación de sus hijos.
  • Ayudan a mantener comunicación entre el hogar y la escuela.
  • Los estudiantes que hacen las tareas obtienen mejores calificaciones y mejores puntuaciones en exámenes de promoción, sobretodo de la escuela intermedia en adelante. Por eso es importante desarrollar hábitos positivos en la escuela primaria.

¿Cómo pueden ayudar los padres de familia en cuando a las tareas de los niños?

  • Demostrando interés en las tareas y proyectos escolares de los niños.
  • Ofreciendo ánimo y respaldo.
  • Permitiendo que los niños hagan lo que puedan independientemente.
  • Respondiendo preguntas y revisando la tarea al final.
  • Ofreciendo privilegios una vez los niños hayan completado la tarea.
  • No usar la tarea como castigo, sino como experiencia valiosa.
  • Respetando las diferencias individuales de cada niño, en cuanto a su estilo de aprendizaje y sus preferencias.

¿Cuánto tiempo se debe dedicar a las tareas diariamente?

  • Preescolar a 2do grado: 10-20 minutos
  • 3er a 6to grado: 15-45 o 30-60 minutos
  • 7mo a 9no grado: 45-75 minutos
  • 10mo a 12mo grado: 75 a 120 minutos
  • Si cree que sus niños reciben muy poca o demasiada tarea, hable con los maestros.


Alfabetización y Aprendizaje

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

Si bien la alfabetización incluye una amplia gama de manifestaciones y medios, la lectura continúa siendo la manera por excelencia de estimular el aprendizaje humano, desde la niñez temprana, y a lo largo de la vida. Alentemos a nuestros niños a leer, y multiplicaremos sus oportunidades presentes y porvenir.

Los Libros y Otros Medios de Aprendizaje

  • Primero aprendemos a leer, y por el resto de nuestras vidas aprendemos mediante la lectura.
  • Los libros enseñan de todo lo habido y por haber; también aprendemos de la radio, la TV, la Internet, las actividades cotidianas y los paseos especiales.
  • Los libros son un medio de aprendizaje visible y tangible, manejable y transportable, que podemos repasar cuantas veces queramos, llevar a donde vayamos y compartir con quien deseemos.

La Lectura no Aísla, sino que Enlaza

  • Conexión: la lectura crea vínculos entre el lector y el autor, y entre los lectores.
  • Conversación: la lectura ofrece temas para conversar y argumentos para discutir al platicar sobre lo leído.
  • Comprensión: la lectura ayuda a las relaciones entre personas y grupos, al presentar puntos de vista y perspectivas variados.

El Gusto por la Lectura y el Hábito de Leer

  • Dados los numerosos beneficios y poderosos efectos de la lectura en el desempeño escolar y ocupacional, lo ideal es cultivar la lectura como un hábito.
  • Todos estamos más dispuestos a desarrollar una costumbre cuando la actividad nos agrada, por lo que debemos conectar la experiencia de leer con sensaciones placenteras, tales como la calidez de un abrazo al leer con los niños.
  • Nunca es muy temprano ni muy tarde para desarrollar el amor por la lectura y el hábito de leer; mientras antes, mejor, mas nunca es tarde si la dicha es buena.

Amenazas al Gusto por la Lectura y el Hábito de Leer

  • Falta de Atención y Apoyo- cuando dejamos de leerle a los niños o con los niños.
  • Falta de Ejercicio y de Ejemplo- cuando perdemos la costumbre de leer, y cuando se ausentan lectores como modelos.
  • Exceso de distracciones (tales como la TV y los videojuegos) que roban el tiempo que se pudiera ocupar en la lectura.

Motivando a Niños y Adolescentes a Leer

  • Incentivos: proveer tiempo y espacio propicios, hacer competencias, y ofrecer recompensas.
  • Inteligencia e Intereses: proporcionar materiales de lectura según las capacidades y preferencias de cada individuo.
  • Investigación: usar libros, revistas, periódicos, y la Internet para los estudios formales, y para las exploraciones informales que surjan en el diario vivira.


Apoyando la Educación Escolar de Nuestros Niños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

¿Sabía usted que…?

  • En el aprendizaje de los niños, la influencia mayor es el hogar; la próxima es la escuela. Así que, llevemos el hogar a la escuela y la escuela al hogar.
  • A los niños les va mejor en la escuela cuando el hogar y la escuela colaboran.
  • Todos los niños en Estados Unidos, independientemente de su situación migratoria, tienen derecho a una educación pública gratuita, y son requeridos por ley a asistir a la escuela.
  • La ley de California requiere que el empleador le deje tomar 40 horas libres por año para asistir a eventos escolares.
  • Los padres de familia tienen derecho a pedir cambio de escuela, si hay cupo.
  • Los padres de familia tienen derecho a revisar el expediente escolar de sus niños.

¿Qué podemos hacer en nuestro hogar?

  • Tener libros, periódicos, y revistas disponibles.
  • Leerle a y con los niños, desde temprano y regularmente.
  • Crear un ambiente conducente al estudio (bien iluminado, con los útiles necesarios, sin distracciones).
  • Preguntarles a los niños a diario sobre lo que aprendieron y vivieron en la escuela.
  • Usar actividades cotidianas, como el cocinar o ir de compras, para reforzar el aprendizaje escolar.

Con nuestros niños…

  • Enseñarles a organizar su tiempo y sus materiales.
  • Reconocerles y felicitarles cuando se esfuerzan y mejoran.
  • Comunicarles actitudes positivas hacia la educación y la escuela.
  • Expresarles nuestros valores y nuestras esperanzas y sueños para su futuro.
  • Notar a qué hora están más dispuestos a aprender y trabajar.
  • Pedirles que le muestren lo que hicieron o aprendieron en la escuela.
  • Llevarles a paseos enriquecedores (a la biblioteca, museos, zoológicos).
  • Explorar juntos programas educacionales por televisión y computadora.
  • No hacerle las tareas a los niños.

Con el personal de la escuela…

  • Reconocer que la educación de nuestros niños es una responsabilidad compartida.
  • Asegurarse de que en la escuela tengan información sobre cómo localizarle cuando sea necesario.
  • Pedir intérpretes cuando sea necesario.
  • Hacer contacto inicial temprano en el año escolar; no espere a que surjan problemas para conocer y platicar con el personal de la escuela.
  • Acordar sistema de comunicación regular con los maestros.
  • Preguntar sobre las reglas y normas escolares.
  • Ayudar a los maestros a conocer y entender a sus niños.
  • Prestar atención a los comentarios de la maestra y a las calificaciones de los niños.
  • Enfocar en lo positivo. Enviar mensajes con buenas noticias, notas de apreciación y agradecimiento.
  • Cuando el maestro llame a discutir un problema, preguntar por los detalles específicos. Qué hizo, cuándo comenzó, cuán frecuentemente, que consecuencias recibe en la escuela, qué recomendaciones tienen.
  • No hablar por su niño; contribuir sus observaciones y experiencias, y alientar a que el niño exprese los suyos.
  • Evitar tomar el lado del maestro o del niño automáticamente. No rescatar de las consecuencias de su conducta. Ayudar a los niños a resolver los conflictos por si mismos, como preparación para la vida.
  • No esperar que en la escuela le ofrezcan consecuencias por lo del hogar.
  • Llevar cuenta de las consultas y juntas, con fecha, asunto, acuerdos.
  • Asistir a las juntas de padres y maestros.
  • Persistir, llamar, escribir, presentarse en persona a la escuela, pedir que se convoque junta, según lo crea necesario.
  • Asistir a los eventos especiales, como ferias de ciencias, eventos musicales, teatrales y deportivos, y excursiones.
  • Ofrecerse como ayudante en el salón de clases o en la escuela.
  • Ofrecerse como acompañante en los paseos.
  • Unirse al consejo de padres de familia.
  • Formar parte de la asociación de padres y maestros.


Un Buen Estudiante

Talia R. Jara

Yo todos los días asisto a mi Escuela.
El Lunes y el Martes, llego bien temprano
Miércoles y Jueves, invierno o verano
Viernes, como siempre, yo digo “Presente”.
Mi amigo Ramón es bien remolón…
Los Lunes no viene: “tiene comezón”.
Los Martes tampoco; “los zapatos rotos”.
Miércoles ya llega… viene sin tarea.
Jueves se va a casa, “le duele una muela”.
Viernes ya no viene, “se acaba la escuela”.
Mi amiguito Jorge es buen estudiante,
llega bien contento, saludando amable.
Tiene la tarea, sabe la lección,
completa el trabajo dentro del salón.
Cuando algo no sabe, pregunta al Maestro
con buenos modales, poniendo atención;
para recordarse lo que aprendió hoy
y para mañana saberlo mejor.
Gana muchos premios por hacer tareas,
saberse las tablas de multiplicar,
leer cada día un librito más
y estar en la Escuela, sin nunca faltar.
Me da mucha pena mi amigo Ramón.
Me alegra estar siempre cerquita de Jorge.
Trabajamos juntos y pensamos bien;
yo seré Maestro, y Jorge también.


Las Ciencias, las Matemáticas, y Nuestros Niños
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

¿Por qué son Importantes las Ciencias y las Matemáticas?

Las ciencias y las matemáticas preparan a los niños para su aprovechamiento y progreso presente y porvenir. Nuestros niños están creciendo en un mundo diferente de aquel en que sus padres crecieron. La sociedad moderna, cada día más tecnológicamente compleja, requiere personas preparadas en las ciencias y matemáticas. Todos necesitamos saber suficiente ciencias y matemáticas para tomar decisiones bien informadas sobre nuestra salud, economía personal y familiar, y diario vivir. Aún aquellos niños que no deseen llegar a ser médicos, físicos, químicos o ingenieros necesitarán conocimientos en las ciencias y matemáticas para cualquier tipo de trabajo.

Las ciencias y las matemáticas demuestran que hay varias maneras de encontrar respuestas a las situaciones que se nos presentan. Por medio de las ciencias ejercitamos las destrezas de cuestionar, observar, investigar, analizar, sintetizar, explorar, ¡y persistir! Con las matemáticas practicamos cómo abordar y resolver problemas, y desarrollamos el razonamiento lógico y el pensamiento abstracto. El conocimiento científico y matemático es cumulativo, por lo que se recomienda comenzar a acumularlo desde la niñez temprana.

¿Resistencia o Temor o hacia las Ciencias o las Matemáticas?

Muchos niños y adultos admiten resistencias, reparos, inseguridades y temores hacia las ciencias y/o las matemáticas. Los orígenes principales de estos obstáculos son:

  • Falta de familiaridad: Tememos a lo que desconocemos.
  • Mitos: Creencias equivocadas sobre la dificultad que conllevan.
  • Experiencias negativas específicas con ciertos cursos o maestros.
  • Influencia o ejemplo de otros quienes evitan las ciencias y/o las matemáticas.
¿Cómo superar la Resistencia o el Temor de los niños?

Si bien no es posible forzar a los niños a disfrutar las ciencias y las matemáticas, podemos alentarlos y tomar medidas para que aprecien su valor:
  • Reconocer las actitudes propias hacia las materias.
  • Explorar para entender los motivos de la renuencia.
  • Darles tiempo para explorar distintos métodos para resolver problemas.
  • Valorar el intento de resolver problemas, aunque sean difíciles.
  • Ofrecer incentivos (privilegios, recompensas) y multas.
  • Pedir asesoramiento profesional por si requieren ayuda particular.
  • Considerar cambios en el método o entorno de enseñanza.
  • Darles atención, ánimo, aliento y reconocimiento.
  • Acompañar, apoyar y ayudar al niño a abordar las tareas temidas.
  • Incluir a los niños en actividades que requieren ciencias y matemáticas (medir, pesar, contar, estimar costos, comparar precios).
¿Cómo Estimular el Aprendizaje de Ciencias y Matemáticas?
  • Compartir su propio interés en las ciencias y matemáticas.
  • Cultivar la curiosidad natural infantil por comprender e influenciar las cosas.
  • Demostrar interés en las tareas y proyectos escolares de los niños.
  • Alentar a los niños a plantear sus propias preguntas.
  • Colaborar con los maestros, preguntando sobre las expectativas de las clases.
  • Pedir a los maestros ideas de ejercicios y juegos para practicar las destrezas.
  • Procurar suplementos educativos en bibliotecas, Internet, paseos a museos, etc.
  • Recompensar tanto el esfuerzo y el progreso como el producto de las tareas.
Ideas:
  • Cultivar plantas de verduras y frutas.
  • Ver cuánto tiempo tarda una planta en florecer y las flores en abrir.
  • Observar los cambios en la luna y buscar constelaciones en las noches estrelladas.
  • Observar animales silvestres y domésticos.
  • Hornear un pastel u otros platillos en los que se mezcle, pese, etc.
  • Enseñar manualidades, costura, o carpintería para medir, contar, armar, etc.
  • Desarmar aparatos mecánicos para ver cómo funcionan.


Cómo Elegir Cuidado Infantil

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

Todos los padres de familia tienen inquietudes a la hora de dejar a sus pequeños al cuidado de alguien fuera de la familia. En la mayoría de las familias con niños ambos padres trabajan fuera de casa, y las madres y padres solos a menudo enfrentan desafíos financieros que les obligan a buscar cuidado infantil para salir a trabajar. El elegir un lugar donde los padres se sientan confiados de encargar a sus niños toma tiempo y esfuerzo. Al comenzar la búsqueda, hable con otros padres, visite distintos lugares, y comience a buscar con tiempo, para no tener que aceptar el primer lugar disponible. Todos los niños son únicos, así que tenga en mente el temperamento de sus hijos al buscar el lugar más compatible.

Tres Preguntas Clave:

1. ¿Quién cuidará a mis niños?

  • Es importante que los padres se sientan cómodos con la persona encargada de establecer las normas y emplear el personal de la guardería.
  • Los proveedores de cuidado infantil deben ser amistosos y pacientes. Pregunte si han tomado cursos sobre el desarrollo infantil. Fíjese si gritan o usan palabras inapropiadas, y pregunte cómo disciplinan a los niños.

2. ¿En qué se ocuparán mis niños?

  • Observe lo suficiente para tener una idea de los juguetes disponible y los proyectos que hacen los niños. Haga preguntas sobre cómo benefician las actividades a los niños.
  • Pregunte cuál es la filosofía básica sobre cómo los niños aprenden, y acerca de la importancia del jugar.
  • Evalúe el programa. ¿Disfrutarán sus hijos las actividades? ¿Sacan tiempo para jugar al aire libre? Asegúrese de que hayan oportunidades para correr, saltar y trepar.
  • Pregunte si ponen la televisión o miran videos. Muchos padres de familia exigen aprobar la programación a la que se exponen sus niños. Ya que usted estará pagando por un ambiente de aprendizaje, mejor que sea sin ver televisión.

3. ¿Cuán seguros estarán mis niños?

  • Nada puede garantizar que no ocurrirá un accidente, pero algunas precauciones pueden hacer la diferencia. Pregunte si hay planes de emergencia y evacuación, y vea si hay extintores de fuego. Asegúrese de que tienen los limpiadores y medicinas fuera del alcance de los niños. ¿Hay suficiente personal de manera que los niños siempre estén supervisados por un adulto? Mire cuán limpios están los baños. Explore la sala de dormir y las cunas o camas que puedan usar sus niños. Coteje que los proveedores estén certificados para implementar primeros auxilios.

Hay otros factores que usted necesitará considerar al seleccionar cuidado infantil, tales como el costo, la ubicación, y las horas de operación. Las necesidades suyas son importantes; tómelas en cuenta al buscar un lugar donde sus niños jueguen, aprendan, y sean cuidados por personas amables y respetuosas.



Comprendiendo, Manejando y Mejorando la Conducta Escolar de Nuestros Niños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

La conducta de los estudiantes puede facilitar o entorpecer su aprendizaje y desempeño general en la escuela. Una vez entendemos y atendemos los factores que influyen en el comportamiento estudiantil, podemos contribuir significativamente al progreso educacional y social de nuestros niños.

Conductas que Facilitan el Aprendizaje

1. Llegar a tiempo a clase y ausentarse lo menos posible.
2. Prestar atención al maestro y concentrarse en la clase.
3. Participar haciendo y respondiendo preguntas, y en actividades en clase.
4. Hacer las tareas asignadas en el salón de clases y para la casa.
5. Relacionarse con los maestros y el personal escolar con respeto.
6. Relacionarse con los compañeros con amabilidad y compañerismo.
7. Seguir las reglas de comportamiento en el salón y en el plantel escolar.
8. Seguir las reglas de seguridad y comportamiento en el autobús.
9. Evitar y reportar situaciones que ponen a riesgo la seguridad de alguien.
10. Pedir ayuda del personal escolar cuando se necesita.

Conductas que Entorpecen el Aprendizaje


1. Llegar tarde, salir temprano de las clases, y ausentarse frecuentemente.
2. No prestar atención al maestro, no concentrarse en la clase.
3. No participar en las actividades en el salón de clases.
4. No hacer las tareas asignadas en el salón de clases y para la casa.
5. Relacionarse con los maestros y el personal escolar con desafío.
6. Relacionarse con los compañeros con intimidación o violencia.
7. Violar las reglas de comportamiento en el salón y en el plantel escolar.
8. Violar las reglas de seguridad y comportamiento en el autobús.
9. Participar en situaciones que ponen a riesgo la seguridad de alguien.
10. No pedir ayuda del personal escolar cuando se necesita.

Aunque no sea Destructiva o Agresiva, la Conducta Perjudica la Educación…

1. Cuando interfiere con el desempeño propio (por ejemplo, no participar o hacer las tareas).
2. Cuando interrumpe la enseñanza, tal como requerir demasiada atención del maestro.
3. Cuando interfiere con el aprendizaje de otros (por ejemplo, distrayendo a los compañeros).
4. Cuando se excluye a sí mismo de las actividades escolares.
5. Cuando excluye a otros de las actividades escolares.

Importancia e Implicaciones de la Conducta Escolar Problemática

1. Cuando se entiende la conducta problemática se puede modificar mejor.
2. Es necesario prestar atención a los problemas para resolverlos.
3. La mayoría de los comportamientos problemáticos persisten o empeoran.
4. La conducta problemática es fuente de fracaso académico para muchos estudiantes.
5. La conducta problemática es fuente de angustia y de problemas con otras personas.

Causas de la Conducta Escolar Problemática

1. Los estudiantes desconocen o no entienden las reglas de comportamiento.
2. Las consecuencias se implementan injusta o inconsistentemente.
3. Los adultos no ofrecen buenos ejemplos de comportamiento apropiado.
4. Los estudiantes carecen de destrezas para manejar el enojo y los conflictos.
5. Los estudiantes tienen necesidades especiales que requieren intervención.

Intervenciones para Mejorar la Conducta Escolar

1. Poner límites desde el comienzo y hacerlos cumplir regularmente.
2. Establecer y comunicar a los estudiantes claramente las reglas de conducta.
3. Implementar consistentemente consecuencias a las conductas inapropiadas.
4. Asegurarse de que los estudiantes entienden las reglas y las consecuencias.
5. Involucrar a la familia para apoyar los límites y el cumplimiento de las reglas.

Obstáculos y Dificultades

1. Personal escolar sobrecargado de responsabilidades y exigencias.
2. Ejemplos cuestionables en los medios de comunicación.
3. Escasez de recursos para la prevención y la intervención temprana.
4. Falta de colaboración entre los responsables (pupilo, profesor, personal, padres).
5. Posturas adversariales entre la familia y el personal escolar.

Opciones y Oportunidades

1. Implementación de consecuencias según las reglas de conducta.
2. Diseño e Implementación de un plan de comportamiento escolar.
3. Asesoramiento psico-educacional para identificar posibles necesidades especiales.
4. Implementación de campañas con incentivos para promover conductas apropiadas.
5. Mediación y recursos legales.

Actitud y Conducta Adulta Ayuda a la Actitud y Conducta Estudiantil

1. Actitud proactiva y positiva.
2. Colaboración con participación de todos los involucrados.
3. Buenos ejemplos al manejar las emociones, tales como el enojo y el estrés.
4. Buenos ejemplos al resolver conflictos.
5. Conciencia, paciencia, consistencia, ¡y persistencia!.

Recursos y Aliados

1. Sicólogos y consejeros escolares.
2. Clases y programas sobre el desarrollo y crianza infantil y juvenil.
3. Clases y programas sobre la modificación de la conducta.
4. Clases y programas sobre el manejo de las emociones y lidiar con los conflictos.
5. Libros (consultar con bibliotecarios).


Consejos Generales Para los Padres Sobre la Tarea Escolar

Tomado de Consejos para los Padres sobre la Tarea Escolar, Departamento de Educación de los Estados Unidos

  • Proporcione un lugar tranquilo y bien iluminado para hacer la tarea. Evite que su hijo o hija haga la tarea escolar con la televisión encendida o en lugares con otras distracciones, tales como el ir y venir de las personas.
  • Ponga a disposición de su hijo los materiales necesarios, como el papel, los lápices y un diccionario. Pregunte a su hijo si se necesitarán materiales especiales para algunos proyectos y consígaselos con anticipación.
  • Ayude a su hijo a aprovechar bien el tiempo. Establezca un tiempo fijo cada día para la tarea. No permita que su hijo deje la tarea hasta la última hora antes de acostarse. Considere la posibilidad de usar una mañana o una tarde de un fin de semana para los proyectos grandes, especialmente si el proyecto implica reunirse con los compañeros de clase.
  • Sea positivo respecto a la tarea. Recalque a su hijo la importancia de la escuela. La actitud que usted expresa sobre la tarea escolar será la misma actitud que adquirirá su hijo.
  • Cuando su hijo hace la tarea escolar, haga usted tareas también. Demuestre a su hijo que las aptitudes que se están aprendiendo en la escuela guardan relación con lo que usted hace como adulto. Si su hijo está leyendo, usted lee también. Si su hijo está haciendo matemáticas, saque usted el balance de su cuenta corriente.
  • Cuando su hijo pide ayuda, oriéntelo, no le dé la respuesta. Si usted le da la respuesta a su hijo, él no aprenderá la lección. Darle demasiada ayuda a su hijo, le enseña que cuando las cosas se ponen difíciles, alguien hará el trabajo por él.
  • Cuando el maestro pide que usted desempeñe un papel en la tarea de su hijo, hágalo.
  • Colabore con el maestro. Esto demuestra a su hijo que la escuela y la familia forman un equipo. Siga las indicaciones que el maestro le da.
  • Si el propósito de la tarea escolar es que su hijo la haga solo, no se acerque. Demasiada intervención de los padres puede impedir que la tarea escolar tenga ciertos efectos positivos. La tarea escolar es una estupenda manera de ayudar a inculcar en los niños la capacidad de aprender por su cuenta durante el resto de su vida.
  • Manténgase informado. Hable con el maestro de su hijo. Trate de conocer el propósito de la tarea y las reglas de la clase de su hijo.
  • Ayude a su hijo a determinar cuáles tareas son difíciles y cuáles son fáciles. Pídale a su hijo que haga primero la tarea difícil. Esto garantiza que él o ella esté lo más alerta posible al enfrentar los desafíos más grandes. De esta manera, cuando su hijo comience a fatigarse, le parecerá que las tareas más fáciles se terminan rápido.
  • Observe bien a su hijo para detectar señales de fracaso y frustración. Permita que su hijo tome descansos breves si está teniendo dificultades para concentrarse en la tarea.
  • Recompense el progreso en la tarea. Si su hijo ha logrado cumplir bien con la tarea y se está esforzando mucho, celebre su éxito con un evento especial (por ejemplo, una pizza, un paseo, una excursión al parque) para reforzar el esfuerzo positivo.


Consejos Sobre la Tarea de Lectura

Tomado de Consejos para los Padres sobre la Tarea Escolar, Departamento de Educación de los Estados Unidos

  • Pídale a su hijo o hija que le lea a usted en voz alta todas las noches.
  • Elija un lugar tranquilo, sin distracciones, en donde su hijo pueda hacer su tarea de lectura cada noche.
  • Mientras su hijo está leyendo, indíquele patrones de ortografía y pronunciación como por ejemplo los de esta serie de palabras "casa", "pasa" y "masa".
  • Cuando su hijo le está leyendo en voz alta y comete errores, señálele las palabras que leyó mal y ayúdele a leerlas correctamente.
  • Después que su hijo se detenga para corregir una palabra que leyó mal, pídale que lea de nuevo la oración completa desde el principio para ver si él o ella entiende lo que dice la oración.
  • Pídale a su hijo que le cuente en sus propias palabras lo que sucedió en la historia.
  • Para verificar si su hijo ha comprendido lo que está leyendo, párelo de vez en cuando y hágale preguntas sobre los personajes y los sucesos de la historia.
  • Pregunte a su hija por qué cree que un personaje se portó de cierta manera y pídale que justifique su respuesta con información obtenida de la historia.
  • Antes de llegar al final de la historia, pregunte a su hijo qué cree que va a suceder después y por qué.


Consejos Sobre la Tarea de Matematicas

Tomado de Consejos para los Padres sobre la Tarea Escolar, Departamento de Educación de los Estados Unidos

Anime a su hijo a usar un cuaderno para todas sus tareas de matemáticas.
Es importante comprender el progreso que su hijo está haciendo en las matemáticas. Consulte con su hijo sobre sus tareas de matemáticas todos los días.
Si usted no entiende las tareas de matemáticas de su hijo, comuníquese frecuentemente con su maestro.

Si su hijo está teniendo dificultades en las matemáticas, póngase en contacto con el maestro para saber si su hijo está trabajando al nivel de su grado y, si no, para enterarse de lo que usted puede hacer para mejorar el progreso académico de su hijo.
Solicite que el maestro programe sesiones de atención especial en matemáticas después de las horas de clase, si su hijo realmente necesita ayuda adicional.

Promueva junto con el director de la escuela el uso de programas de tutores compañeros en matemáticas. Estos programas de tutores compañeros que están basados en la investigación científica, han dado resultados comprobados y los estudiantes disfrutan mucho de ellos.

Use los quehaceres domésticos como oportunidad de reforzar el aprendizaje de las matemáticas, como por ejemplo las actividades de cocina y de reparación.

Trate de enterarse de cómo se le están enseñando las matemáticas a su hijo, y no enseñe estrategias ni atajos o trucos que contradigan el método que el maestro está empleando. Consulte con el maestro y pregunte qué puede hacer usted para ayudar. Pregunte al maestro sobre recursos en Internet que usted pueda aprovechar con su hijo en casa.

Al principio del año escolar, pídale al maestro de su hijo una lista de sugerencias que le permitan a usted ayudar a su hijo con la tarea de matemáticas.


Contando Cuentos a Nuestros Niños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Cuando cuentes cuentos,
cuenta cuántos cuentos cuentas,
porque cuando cuentas cuentos
nunca sabes cuántos cuentos cuentas.

(Trabalenguas)

Había una vez, unos niños que crecieron en un mundo lleno de cuentos y de libros de cuentos. A diario, y adondequiera que iban, encontraban cuentos y más cuentos. ¡Cuentos leídos, cuentos dramatizados, cuentos contados y cuentos cantados! Mientras se entretenían y divertían rodeados de cuentos, aprendían lecciones importantes, preparándose para la escuela, la universidad, el trabajo, la vida…

Los estudios demuestran que los niños que crecen expuestos a cuentos, canciones, y libros como parte de su vivir cotidiano progresan mejor en el desarrollo de las indispensables destrezas del lenguaje, fundamentales para otras destrezas importantes. Utilizando los cuentos como herramientas educativas, podemos alentar e impulsar significativamente el aprendizaje -y la imaginación- de nuestros niños.

He aquí algunos consejos para hacernos cuenta-cuentos con sólo hacer el intento:

  • Incluir la hora del cuento como parte de la rutina diaria (por ejemplo, al acostarse).
  • Escoger cuentos con moralejas sabias, y personajes que representen valores positivos.
  • Contar cuentos demostrando entonaciones dramáticas, muecas, movimientos, y efectos de sonido.
  • Repetir el cuento tantas veces como lo deseen, pues así se desarrolla la memoria y se refuerza lo aprendido.
  • Involucrar al niño en el cuento, haciéndole preguntas durante y después del relato.
  • Invitar al niño a leer los libros de cuentos él mismo y a contar sus propios cuentos.
  • Relacionar los cuentos con la vida del niño y la familia.
  • Escuchar cuentos grabados (prestados de las bibliotecas).

Tanto las historias clásicas y las leyendas tradicionales de nuestro país y de otras culturas, como los cuentos que relatan las experiencias y hazañas -ya sean verídicas, exageradas, o fantásticas- de nuestra familia, son fuentes riquísimas de estimulación mental, emocional, y social para nuestros niños.

Así que contemos y cantemos cuentos,
en casa, en la guardería,
en la escuela, en la librería,
en la biblioteca, ¡y en la lavandería!


Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Libros para los Adultos:

  • El arte de contar cuentos a los niños (Rebecca Isbel)
  • En el seno del hogar: Experiencias familiares para desarrollar el alfabetismo (Merrily P. Hansen)
  • Nuevos cuentos que ayudan a los niños (Gerlinde Ortner)
  • Usted hace la diferencia para que su hijo pueda aprender (Ayala Manolson)

Libros para los Niños:

  • Arroz con leche: Canciones y ritmos populares de América Latina (Lulu Delacre)
  • Bajo las palmeras reales (Alma Flor Ada)
  • Barrio: José's neighborhood (George Ancona)
  • Canciones y poemas para niños (Federico García Lorca)
  • “De Colores” & other Latin American folk songs for children (José Luis Orozco)
  • Del ombligo de la luna y otros poemas de verano (Francisco Alarcón)
  • Diez Deditos (José Luis Orozco)
  • El baile del correcaminos (Rudolfo Anaya)
  • El desierto es mi madre (Pat Mora)
  • El libro de oro de los niños (Verónica Uribe)
  • En mi familia (Carmen Lomas Garza)
  • La Cocina de Chato (Gary Soto)
  • Las Nanas de Abuelita (Nelly Palacio)
  • La nochebuena al sur de la frontera (James Rice)
  • Me gusta leer (Liliana Santirso)
  • Tortillitas para Mamá (Barbara Cooney)

Sitios (contienen cuentos en español y recursos para familias):


Encaminando a Nuestros Niños Hacia el Éxito Escolar

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Éxito Escolar

  • Cada niño cultiva sus talentos y desarrolla sus capacidades óptimamente.
  • Los niños aprenden lo necesario para estar listos a enfrentar las exigencias y aprovechar las oportunidades de la sociedad moderna.
  • El éxito escolar es una ciencia: Se logra con conciencia, paciencia, consistencia y persistencia.
El Éxito conlleva Esfuerzo
  • "Lo que mucho vale, mucho cuesta," "No hay atajo sin trabajo."
  • "El que busca, encuentra," y "el que persevera, alcanza."
  • El éxito escolar conlleva esfuerzo de parte del estudiante, de sus maestros y familia, mas es alcanzable
El Éxito Escolar implica Encarar Dificulatades
5 Ds: Las desventajas, las deficiencias, y las distracciones llevan al desánimo y a la deserción escolar.
  • Desventajas: padres con menos educación formal, barreras del idioma y diferencias culturales, deficiencias en sistemas educativos y programas escolares.
  • Distracciones: educación formal compite con entretenimiento, con fuentes de empleo, y con las influencias de quienes no valoran el dedicar tiempo y ganas a los estudios.
  • Desánimo: falta de confianza en sus capacidades académicas, falta de modelos inspiradores.
  • Deserción: en California todavía los estudiantes Latinos, como grupo, tienden a obtener calificaciones y puntuaciones más bajas, y a dejar la escuela antes de graduarse.
El Éxito Escolar requiere Presencia y Asistencia
5 As: Adultos, Ambiente, Aliento, Apoyo, y Ayuda
  • Adultos comunicando actitudes que valoran la educación (“La escuela es importante”).
  • Ambiente conducente al estudio en el hogar (cómodo y que permita la concentración).
  • Aliento por sus esfuerzos y reconocimiento por sus progresos académicos.
  • Apoyo demostrado al asistir a eventos y participar en juntas y organizaciones escolares.
  • Ayuda educativa particular según sea necesaria.
Requisitos para el Éxito Escolar
  • Ojos, oídos, mentes y corazones sanos, abiertos, y receptivos al aprendizaje.
  • Los niños necesitan que cuidemos sus cuerpos, estimulemos sus mentes, protejamos sus corazones, y nutramos su espíritu.
  • Menos frituras, más verduras; menos TV, más lectura; menos gritos, más ternura; menos basura, más cultura.
Elementos del Éxito Escolar: Progreso = Práctica + Paciencia + Persistencia
  • Cultivar Inteligencia, Intereses, Inclinaciones, brindando Inspiración e Incentivos.
  • Establecer Entorno con Ejemplos y Elementos conducentes al Estudio.
  • Motivación- encender la llama interna de la curiosidad.
  • Instrucción- educadores capaces de enseñar las materias.
  • Inspiración- ejemplos y modelos a seguir.
Responsables del Éxito Escolar
  • La educación es una responsabilidad compartida entre los estudiantes, sus padres, los profesores y el personal educacional, y la comunidad y sociedad en general.
  • Conocerse, Conectar, Comunicarse y Colaborar- El estudiante progresa cuando hay comunicación y colaboración entre el hogar y el plantel escolar.
  • Todos podemos tener una influencia poderosa en el presente y el porvenir de nuestros niños dedicándole tiempo y atención a su educación.
  • Los padres de familia pueden influir en la vida presente y futura de sus hijos dedicando tiempo a su educación.
  • Practicar las 6 Ps: Pedir, Preguntar, Procurar, Participar, Protestar, y Perseverar.
Recursos para el Éxito Escolar
  • Familiares y amistades.
  • Educadores y personal escolar.
  • Organizaciones comunitarias.
  • Libros y bibliotecas.
  • Medios de comunicación, tales como el programa de radio y sitio en Internet www.nuestrosninos.com.


Enseñándole a Nuestros Niños a Amar la Tierra

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN
Baja PDF

Para que los niños aprendan sobre las maravillas de la naturaleza y las necesidades de nuestro planeta, necesitan pasar tiempo afuera. Demasiados niños pasan la mayor parte de sus horas después de la escuela viendo televisión o jugando video juegos.

Muchos adultos pueden recordar como se sentía correr bicicleta contra el viento, o caminar por la quebrada. Los niños hoy día viven más en un mundo virtual, obteniendo su información de la televisión y las computadoras. Se están perdiendo los beneficios del explorar las afueras, por razones tales como la violencia comunitaria y la influencia de los medios de comunicación.

Piense sobre lo que pueden hacer como familia para animar a sus niños a amar y cuidar la Tierra. He aquí unas ideas:

Salga a caminar en la naturaleza: Cuando lleve a sus niños a caminar en su vecindario a ver las hojas multicolores, o a la playa a coleccionar caracoles, verá cómo disfrutan aprender sobre los elementos y la belleza de la naturaleza.

Siembre un jardín: Aún si vive en un apartamento, puede cultivar hierbas en su ventana, o tomates en su balcón. Cuando los niños cuidan las plantas, aprenden sobre los elementos naturales tales como el sol, el agua, y hasta los insectos y gusanos. Aliéntelos a sembrar semillas y hablen sobre cómo crecen.

Alimenten a los pájaros: Puede atraer a los pájaros sujetando de un cordón un cono de pino, poniéndole crema de cacahuete, y colgándolo de un árbol cercano. También puede comprar alimento para pájaros en la tienda. Es maravilloso escuchar a los pájaros cantar y verles volar.

Lea sobre la naturaleza: Saque de la biblioteca libros sobre plantas y animales locales. También existen videos maravillosos sobre animales silvestres. Mírelos usted primero, para asegurarse de que no asusten a los niños.

Recicle y reuse: Enséñele a los niños lo que pueden hacer para proteger el planeta y lo importante que es reusar y reciclar. Tenga recipientes de reciclar al alcance de los niños, y llévelos a ver cómo se transforma la basura en productos útiles. Use bolsas de telas para el mandado.

Apague las luces: Sus niños pueden ser los vigilantes de la corriente en su hogar, apagando las luces cuando no se estén usando. Puede explicarles que el conservar electricidad es saludable para nuestro planeta.

Sea un buen ejemplo: Si usted muestra entusiasmo y respeto hacia la naturaleza, sus niños aprenderán de usted.

Amar y respetar la Tierra nos incumbe a todos, y si los niños aprenden cuando pequeños, serán mejores guardianes de nuestro planeta.


Escogiendo Programas de Cuidado Infantil y Preescolar

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

  • El aprendizaje temprano con estructura promueve el desarrollo de la atención, concentración, y auto-regulación, los cuales conllevan a éxito posterior.
  • La educación preescolar ofrece la oportunidad de aprender destrezas sociales, y estimular sus mentes bajo la guía de educadores capacitados en el desarrollo de los niños y las teorías de aprendizaje.
  • Los niños que participan en programas preescolares demuestran menos problemas de comportamiento, mejores destrezas del lenguaje y sociales, mejores capacidades para aprender a leer y escribir, mejores calificaciones, y mayores probabilidades de asistir a programas universitarios.
  • Considerar las necesidades e intereses particulares de cada niño.
  • Comunicación constante con maestros y proveedores de cuidado infantil.
  • Comunicación constante y cariñosa entre los niños y los adultos.
  • Disciplina clara, consistente, y positiva.
  • Área para correr, brincar, y jugar sin peligros.
  • Áreas para construir, hacer proyectos y rompecabezas.
  • Área para dibujar y pintar.
  • Área para jugar en grupo.
  • Área de descanso.
  • Equipo de juego y de trabajo según el tamaño de los niños.
  • Materiales y juguetes apropiados.
  • Actividades en grupos pequeños y grandes, y tiempo libre.


¡Es Hora de Hacer las Tareas!
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

¿Por qué pasa esto tan a menudo? Usted dice, “Es hora de hacer las tareas,” y su niño dice, “No tengo tareas hoy.” No están solos si usted y sus niños sienten estrés a la hora de las tareas escolares.

Es útil pensar en por qué los maestros asignan tareas. Éstas ayudan a los niños a aprender responsabilidad, y a desarrollar y practicar destrezas. Las tareas también son una buena manera de que los padres se involucren en la educación de sus hijos. Los maestros usan las tareas para evaluar las áreas fuertes y flojas de los estudiantes. Por esto es que los padres no deben hacer las tareas de sus hijos. Los niños se hacen más capaces cuando aprenden a seguir direcciones, y a planificar y completar las tareas.

He aquí unas estrategias que su familia puede aprovechar:

1. Convoquen una junta familiar para establecer acuerdos sobre las tareas. Involucre a los niños al sentar las reglas y los límites. Algunas preguntas a considerar son:

  • ¿De quién prefiere cada niño recibir ayuda?
  • ¿En qué entorno y habitación trabaja mejor cada niño?
  • ¿Qué hora del día es mejor para cada niño?

2. Escriba los acuerdos, de manera que todos estén claros sobre la rutina para las tareas. Ésta puede modificarse en ocasiones especiales, pero manténgala lo más posible.
3. Para minimizar las distracciones, establezca un período tranquilo para todos en la familia. Si el televisor está prendido será más difícil concentrarse.
4. Si los niños tienen hambre se les hará difícil enfocarse. Ofrézcales una merienda sana.
5. Organice los útiles y téngalos a la mano. Puede poner en un cajón todo lo que necesitan.
6. Reconózcalos cuando sus niños progresan, “María, tu escritura está cada vez más clara. Buen trabajo.”
7. No critique o grite cuando los niños cometan errores. Si nota problemas recurrentes, pídales consejo a los maestros. Algunos niños deben ser evaluados sobre problemas de aprendizaje.
8. Preste atención a su nivel de estrés, y tenga paciencia. Todos están cansados tras un largo día de escuela y trabajo.
9. Los niños que se frustran fácilmente querrán hacer sus tareas cerca de usted. Ayúdeles a empezar, y luego retírese. Algunos niños requieren más ayuda que otros; respete sus distintos estilos de aprendizaje.
10. Si hay quejas frecuentes, fíjese si las tareas son demasiado difíciles. Mantenga las actividades divertidas, tales como el jugar con amistades o en la computadora para cuando hayan terminado las tareas; esto les ofrece un incentivo adicional para completarlas.

Si no puede ayudar a sus niños con las tareas escolares, no se avergüence. Anímeles, y consulte a los maestros, por si sus niños necesitan ayuda adicional.

Recursos:

Agradecemos a “Nurse Rona” del programa de radio Childhood Matters por el material en inglés que sirvió de base para esta columna.


Formas en que Ayudo a mis Hijos a Tener Éxito en la Escuela

Enviado por Sandra Avila-Harder

  • Ayudé a mis hijos con sus tareas escolares.
  • Les leí a mis hijos.
  • Escuché a mis hijos leer.
  • Escuché con mis hijos grabaciones de libros.
  • Compartí historias de la familia con mis hijos.
  • Visitamos la biblioteca pública y sacamos libros.
  • Asistí a las conferencias entre padres y maestros.
  • Hablé con mis hijos sobre el trabajo escolar.
  • Exhibí en mi casa el trabajo escolar de mis hijos.
  • Asistí a las juntas de la escuela.
  • Presté mis servicios voluntarios en la escuela de mis hijos.
  • Ayudé a mis hijos en la escritura.
     - Escribimos en un diario.
     - Escribimos a la familia o a nuestros amigos.
     - Escribimos una lista de las cosas para comprar.
  • Escribí una nota a mis hijos.
     - Una nota cariñosa.
     - Una nota de felicitación.
     - Una lista de las cosas que hay que hacer en la casa.
  • Jugué un juego con mis hijos.
  • Canté canciones con mis hijos.
  • Cocinamos juntos y seguimos una receta de cocina.
  • Hablamos y comentamos sobre los programas en la televisión, o en video.
     -¿Quienes eran los personajes principales?
     -¿Cuál es el problema?
     -¿Qué parte de la historia te gustó más, o la que te gustó menos?


Fórmula para el Aprovechamiento Académico "A"

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

¿Existe una fórmula efectiva para mejorar el aprovechamiento académico de nuestros estudiantes?

A grandes rasgos, y arriesgando simplificar demasiado lo que sabemos no es simple, proponemos que el Aprovechamiento Académico que produce calificaciones de "A" es el resultado de la siguiente ecuación:

AAA = (SS + EE + MM + EE + PPPPPP) – B (SEMEP)

Es decir, el Aprovechamiento Académico "A" resulta de la suma de una sociedad segura, una escuela excelente, maestros motivados, estudiantes estudiosos, y la presencia y participación persistente productiva, y poderosa de los padres. A esta suma se le restan las barreras a nivel social y escolar, y las que obstaculizan el desempeño de los maestros, de los estudiantes, y de sus padres.

Al visualizar de esta manera el fenómeno que deseamos abordar, se nos permite comenzar identificando qué podemos hacer para modificar el valor de cada uno de los elementos, y así hacer crecer el total, el resultado final. Con este fin, ofrecemos unas preguntas guías e invitamos al lector a que las responda según su conciencia, su contexto, y sus circunstancias.

Sociedad Segura: Se ha demostrado que los estudiantes que viven en vecindarios en los que predominan la delincuencia y la violencia tienen más dificultades asistiendo y aprendiendo en la escuela que aquellos que viven en comunidades en las que se sienten a salvo. ¿Qué puedo hacer para contribuir a una sociedad más segura para todos nuestros niños?

Escuela Excelente: Aún dentro del sistema de educación pública existe gran variedad en cuanto a la calidad de la educación que se imparte en sus planteles, de manera que el mismo estudiante puede salir mucho mejor o peor preparado para la educación superior según la escuela a la que haya asistido. ¿Qué puedo hacer para aportar a la excelencia en la educación de las escuelas donde se educan nuestros niños?

Maestros Motivados: La influencia que ejercen los maestros en sus estudiantes se extiende y perdura mucho más allá de la materia que enseñan o el curso escolar que compartan. Los educadores motivados motivan, instruyen, e inspiran a sus alumnos a descubrir, explorar, aprender y crear, en el presente, y en el porvenir. ¿Qué puedo hacer para que los maestros que enseñan a nuestros niños estén bien preparados, motivados, y sean apreciados y compensados mejor?

Estudiantes Estudiosos: Aunque el entorno social sea seguro, la escuela sea excelente, y los maestros estén motivados, el aprovechamiento académico estudiantil no está garantizado si los estudiantes no aprovechan las oportunidades que les ofrece la educación formal. ¿Qué puedo hacer para que nuestros niños, es decir, los estudiantes de mi casa, corazón y comunidad, atesoren y tomen en serio sus estudios y su educación?

Presencia y Participación Persistente, Productiva, y Poderosa de los Padres:
La evidencia científica es contundente: el desempeño académico de cada estudiante es una responsabilidad compartida entre los profesores, los pupilos, y sus padres. ¿Qué puedo hacer para optimizar la influencia positiva de los padres de familia en la educación de nuestros niños?

Barreras: Mientras por un lado hacemos nuestra parte por acrecentar y maximizar lo que ayuda al progreso escolar estudiantil, por el otro nos corresponde hacer lo posible por reducir y minimizar las barreras que se interponen. La pobreza, el aislamiento, la delincuencia, la violencia, el analfabetismo, la apatía, la corrupción, la mediocridad, los modelos cuestionables, las costumbres y las condiciones de trabajo que alejan a los padres de familia del hogar y a los estudiantes de la escuela son apenas algunos de los obstáculos. ¿Qué puedo hacer para ayudar a borrar las barreras que impiden el progreso académico de nuestros niños?

No encontraremos una fórmula exacta, química ni matemática, para resolver el complicadísimo pero importantísimo problema que es el fomentar el desempeño escolar infantil y juvenil. Aún así, estudiar los elementos y componentes que lo constituyen, para formular y figurar maneras de influenciarlos, ¡vale la pena!



Gatita Pelusa

por Talia Jara

Gatita Pelusa no sabe leer,
la traje a la escuela porque quiere aprender.

Gatita Pelusa es buena estudiante,
escucha atentamente y se sienta adelante.

Vamos a enseñarle AEIOU,
las cinco vocales que conoces tú.

Vamos a enseñarle las letras de su nombre,
para que lo lea y a todos asombre.

Vamos a enseñarle el Abecedario,
para que ella lea en el silabario.

Vamos a enseñarle a mirar libritos,
para que ella vea que son muy bonitos.

Vamos a leerle cada día un cuento,
para que escuchando encuentre sus talentos.

Vamos a leerle revistas y diarios
para que ella aprenda mucho vocabulario.

Vamos a enseñarle uno, dos, tres, cuatro,
para que ella cuente las patas de los gatos.

Gatita Pelusa es mi compañera,
le canto canciones, le digo poemas.

Dormimos temprano bajo las estrellas,
porque mañana hay que ir a la escuela.

¡Ay, mi gatita Pelusa!
¡Cómo te quiero!

Miauuuuuuu


Guías para el Regreso a la Escuela

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

“Lo que bien empieza, bien acaba." ¿Están listos nuestros niños y familias para el comienzo del año escolar?

Septiempre es un mes de transición para todos en la familia. El cambio del verano despreocupado al ambiente estructurado de la escuela produce desorientación en los niños, y en muchos adultos. Mas, ya sea si este año sus niños comienzan el preescolar, el Kinder, la primaria, la intermedia, la secundaria, o cualquier grado, pueden recibir el nuevo año escolar con los ojos, oídos, mentes y brazos abiertos.

En la escuela los niños encontrarán libros, computadoras, útiles para su educación. Pero para sacarle provecho a estas herramientas, es necesario que traigan sus cuerpos saludables, y sus mentes alertas. Y, si bien en la escuela aprenderán de sus maestros y compañeros, los padres son importantes maestros y compañeros de aprendizaje para sus niños.

Guías para empezar o regresar a la rutina del año escolar:

1. Asegúrese de que sus niños duerman lo suficiente. Establezca una rutina a la hora de acostarse. Cuando a los niños les falta sueño tienen dificultades aprendiendo.

2. Levántese un poco más temprano en la mañana para no tener que apresurarse. Sirva desayunos saludables. Cuando los niños no desayunan o sólo comen algo dulce, pueden tener problemas de concentración en la escuela.

3. Coman juntos como familia lo más posible. Al jugar el simple juego en el que cada cual relata sus “buenas y malas noticias” puede enterarse de cómo les fue el día en la escuela. Al acostarse a dormir es otra oportunidad para conversar sobre qué tal les va en la escuela.

4. Algunos padres se aseguran de que los niños alisten la noche anterior las mochilas, bultos y útiles para el día siguiente. De esa manera evitan el desaire de llegar a la escuela y percatarse de que olvidaron la tarea o el dinero del almuerzo.

5. Hable con sus niños sobre el tiempo después de la escuela. ¿Cuál es el mejor momento de hacer las tareas? Para algunos niños es importante jugar un rato después de haber estado sentados en clases todo el día. Otros niños prefieren completar sus tareas antes, para jugar o descansar el resto de la tarde. Según le sea posible, establezca un horario para las tareas, de manera que todos sepan a qué atenerse. Esto reducirá los conflictos. Si sus niños toman demasiado tiempo haciendo sus tareas, hable con los maestros para determinar si necesitan ayuda adicional. No titubee en llamar a los maestros cuando sus niños luzcan infelices o estresados. Se encuentren o no en una nueva escuela, para algunos niños el ajustarse a un nuevo grado escolar, nuevas expectativas, o nuevos compañeros requiere tiempo y apoyo.

Padres de familia, cuídense a ustedes mismos. Noten cuando se sientan estresados, practiquen métodos para calmarse, y separen tiempo para compartir con sus niños mientras todos se ajustan al final del verano y el comienzo del nuevo año escolar.

Recursos:

  • En el seno del hogar: Experiencias familiares para desarrollar el alfabetismo (Merrily P. Hansen)
  • Usted hace la diferencia para que su hijo pueda aprender (Ayala Manolson)
  • PrimeraEscuela.com
  • TareasYa.com


Guía de Términos Educativos
Connecticut Parent Advocacy Center, Inc.

  Oprimir aquí para Guía de Términos Educativos (PDF)


El Hogar

Talia R. Jara

¡Grandes Maestros somos los Padres!
Muy buena Escuela es el Hogar,
donde enseñamos a Valorarse
donde enseñamos a Respetar.
Buenas Palabras, buenos Modales,
la cortesía primero está.
Todos en casa muy Responsables
y siempre atentos a Cooperar
con los trabajos en el Hogar.
¡Grandes Maestros somos los Padres!
Siempre Aprendiendo para Enseñar.
Siempre Escuchando para Guiar;
nunca acusando, ni avergonzando,
siempre Observando para alabar.
¡Grandes Maestros somos los Padres!
¡Muy buena Escuela es el Hogar!
Taller de vida donde enseñamos
cosas que nunca se olvidarán.
Hay muchos libros, muchas Escuelas,
pero ninguna como el Hogar.
Tenemos Niños Bien Educados
bien preparados para triunfar.


Lecciones de Vida para Nuestros Niños
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

El oficio de los maestros es enseñar, mas todo el que ha sido padre, madre, hijo, o hija, sabe que el hogar es el primer y de los principales planteles de aprendizaje para los seres humanos en el planeta Tierra.

Hayamos tenido o no la oportunidad de aprender otras materias en la escuela o en la universidad, seguramente la vida ya nos ha enseñado lecciones que ameritan ser pasadas a las próximas generaciones. ¿Acaso no tiene algo de sabio el refrán que dice “más vale un año de adversidad que diez de universidad?

Todos los niños son nuestros niños. Compartamos con los niños de nuestra casa, corazón, comunidad, y humanidad consejos que les servirán según avanzan en los cursos de su caminar.

Ofrezco a continuación algunos consejos basados en las lecciones que me ha presentado la vida por medio de estudios y experiencias hasta el presente.

1. Recuerda que como seres humanos somos más parecidos que distintos. Los aspectos naturales universales del experimento y la experiencia humana van mucho más allá de nuestras diferencias individuales. Todos tenemos cerebros y corazones, y los pensamientos y emociones que vienen con el ser miembros de la especie humana.
2. Ten en cuenta que todas las generalizaciones son injustas, y que a nadie le agrada ser tratado injustamente.
3. Comparte de manera justa. Comparte el espacio, el alimento, y los objetos que heredes, ganes, compres u obtengas por afortunado o suertudo. Comparte con aquellos con quienes convives en tu hogar, vecindario, pueblo, país, planeta… Hay suficiente espacio, alimento, y objetos para todos.
4. Procura entender antes de asumir una posición. Tómate tiempo para formar una opinión, y resérvate el derecho a cambiar de opinión. Mira, escucha, aprende. Y entonces haz valer tu voz y tu voto.
5. Participa. Sé partícipe activo e interactivo del “toma-y-dame” de la vida. Toma y aprende. Da y enseña.
6. No olvides que somos tan únicos como nuestras huellas digitales. Ni siquiera los gemelos idénticos son iguales. Cada persona es inigualable, aún cuando comparte herencia o preferencias con otros.
7. Conócete a ti mismo, sé tú mismo, y mejórate a ti mismo. Nadie puede hacer exactamente lo que puedes hacer como tú lo puedes hacer.
8. Ten presente que los seres humanos somos interdependientes, no independientes los unos de los otros. Más allá de la gran red mundial virtual, todos estamos conectados en la gran red mundial vital. Cuando ayudas o lastimas a alguien, te ayudas o te lastimas a ti mismo.
9. Busca y sigue a buenos maestros y mentores, héroes y guías. Y considera que puedes convertirte en maestro, mentor, héroe o guía para otros.
10. El todo de todo depende de todos. Cada uno de nosotros contribuye las verduras, frutas, nueces y aderezo a la ensalada humana. Gracias a ti la ensalada puede ser más o menos nutritiva, y más o menos salada, amarga, picante, o dulce.


La Lectura y Nuestros Niños
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

La lectura es una herramienta educativa valiosísima para el aprendizaje y éxito presente y futuro de nuestros niños, pues les ayuda a desarrollar destrezas del lenguaje y a adquirir conocimientos que les servirán de por vida.

Guías:

A Toda Edad: ¡A leer se ha dicho!

1. Escoger libros según la comprensión y los intereses del niño
2. Escuchar libros grabados y utilizar la computadora para practicar lectura
3. Visitar la biblioteca frecuentemente, y participar en sus programas de lectura
4. Establecer un tiempo tranquilo y un lugar acogedor para la lectura diaria
5. Mantener materiales de lectura (en inglés y español) accesibles en el hogar
6. Tener diccionarios, mapas, y otras fuentes de referencia a la mano
7. Llevar libros a mandados, paseos y salas de espera
8. Relacionar lo leído con la vida cotidiana
9. Repasar libros favoritos, y aventurarse a leer libros diferentes
10. Regalar libros en ocasiones importantes
11. Servir de ejemplo leyendo regularmente
12. Buscar ayuda profesional si el niño tiene dificultades para leer

Bebés y Niños de Edad Preescolar: Mientras antes, ¡mejor!

1. Leer en voz alta, ¡desde antes de nacer!
2. Escoger libros con letras grandes e ilustraciones coloridas
3. Seleccionar libros con rimas y repetición
4. Enseñar letras, números, colores, y formas
5. Contar cuentos familiares y culturales, y leer cuentos cortos de una sentada
6. Usar libros de cartón, de tela o de plástico, con texturas y olores
7. Nombrar y explicar lo ilustrado en el libro
8. Pasar páginas en orden y seguir con el dedo, de izquierda a derecha
9. Cambiar la voz (suave, fuerte) y la velocidad (lento, despacio) al leer
10. Entonar lo leído como canción, o dramatizarlo como película
11. Invitarle que describa lo que ve y repita frases escuchadas
12. Permitir interrupciones y preguntas

Niños de Edad Escolar: Aprender a leer y leer para aprender

1. Seleccionar textos sencillos con ilustraciones atractivas
2. Estimular lectura de letreros, etiquetas, mapas, correo, menús, etc.
3. Contar cuentos familiares y culturales, y leer libros de cuento
4. Escoger material que estimule discusión
5. Leer con ellos y escucharles leer en voz alta
6. Tomen turnos al leer
7. Ayudarles con las palabras difíciles
8. Reconocer y felicitar sus esfuerzos
9. Establecer metas de lectura con premios correspondientes
10. Pedir que ayuden a seguir direcciones al cocinar y al manejar
11. Inventar o jugar juegos que requieran lectura
12. Ayudarles a crear sus propios libros

Adolescentes: Nunca es tarde si la dicha es buena

1. Capturar su atención leyendo en voz alta parte del libro
2. Escoger libros de temas más maduros
3. Demostrar interés en lo que estén leyendo
4. Preguntarles sus opiniones sobre lo leído
5. Permitir que exploren variedad de temas
6. Pedirles que lean a quienes no saben leer

Organizaciones:

1. Even Start. 415-485-2324, 916-319-0277.
2. Padres como Maestros. 1-866-728-4968.
3. Línea de alfabetización familiar, 1-877-326-5481.
4. Listos para Leer. 510-444-8651.
5. Raising a Reader. 650-854-5566. cvpstaff@cvp.pcf.org

Libros:

  • Ayudando a su pre-escolar a ser un lector: Ideas para los padres (Ann S. Epstein)
  • En el seno del hogar: Experiencias familiares para desarrollar el alfabetismo (Merrily P. Hansen)
  • Usted hace la diferencia para que su hijo pueda aprender (Ayala Manolson)

Sitios:



Leer para Disfrutar y para Triunfar

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

A la mayoría de los niños les encanta que les lean. ¿Sabía usted que además del placer de sentarse en la falda de un adulto para escuchar un cuento, el leerle a los niños es de lo mejor que puede hacer para ayudarles a progresar en la escuela?

La lectura estimula las habilidades del lenguaje y del cerebro en general, y alienta la imaginación, la curiosidad, y la creatividad. El desarrollar temprano las destrezas del lenguaje establece un fundamento sólido para el aprendizaje de la lectura en la escuela, mientras que las dificultades en la lectura pueden llevar al fracaso escolar y a una estima propia disminuida. Los niños a quienes no se les lee están en desventaja, y fácilmente pueden atrasarse en los estudios.

Aunque las investigaciones han destacado contundentemente la importancia del leerle a los niños pequeños, a la mayoría de los niños menores de 5 años no se les lee diariamente.

¿Por Qué?
  • Los desafíos que encaran las familias de bajos ingresos, quienes no pueden comprar libros y no tienen acceso a bibliotecas, o a libros en el idioma que leen los padres.
  • A algunos padres de familia no se les leyó de niños, por lo que no entienden lo importante que es.
  • Los padres de familia trabajan días largos y están cansados cuando regresan del trabajo.
  • La prisa cotidiana en la sociedad moderna no conduce a la lectura de libros.
  • Muchos niños tienen televisores donde duermen, o está prendido en casa todo el día.
¿Qué Hacer?
  • Encuentre bibliotecas públicas y saquen 10 libros semanalmente. Pídale sugerencias a la bibliotecaria, y permita que sus niños elijan libros que le atraen.
  • Implemente horas de lectura familiar. Los niños mayores pueden leerle a los menores, y los padres pueden leer libros, periódicos o revistas. Tomen turnos leyendo en alta voz si tiene niños que saben leer.
  • Hagan un intercambio de libros con sus vecinos o amigos. Todos traen libros ya leídos, y salen con libros nuevos para la biblioteca familiar.
  • Donen libros usados a escuelas, clínicas, iglesias, y refugios.
  • Establezca límites al tiempo de ver televisión o usar medios electrónicos.
  • Empiece una rutina de lectura a la hora de dormir; reduce el estrés y fortalece los vínculos afectuosos.
  • Explore programas tales como Reach Out and Read, donde los niños reciben libros gratis en su clínica de salud, Raising a Reader, donde los centros pre-escolares le prestan a los niños libros para leer en casa, y Bring Me a Book, donde ayudan a las agencias y organizaciones sin fines lucrativos a desarrollar una biblioteca para niños.
Las investigaciones concluyen que el que los niños lean libros puede ser tan efectivo como el que asistieran a la escuela de verano. Por lo tanto, ¡a leer se ha dicho, como diversión y como educación!

Agradecemos a Nurse Rona de Childhood Matters, por la versión original de este artículo en inglés.




Nuestros Niños y la Universidad
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Los graduados de colegio o universidad tienen muchas más opciones de empleo y ganan casi el doble de quienes terminan la secundaria. Aparte de las ventajas económicas de la educación superior, esta les permite a los jóvenes desarrollar sus habilidades y los capacita para ayudar a su familia y contribuir a su comunidad. Sin embargo, menos del 8% de los Latinos tienen titulos universitarios.

Algunos padres de familia no visualizan que sus niños o jóvenes terminen la secundaria, y menos aún que completen grados universitarios y ejerzan como profesionales. Algunos creen equivocadamente que para ingresar a la universidad es necesario ser residente, ser adinerado, o tener calificaciones sobresalientes. Lo cierto es que existen oportunidades de estudios superiores y asistencia financiera aún para estudiantes no documentados, de bajos recursos económicos y de calificaciones promedio.

El que busca, encuentra, y el que persevera, alcanza, mas conlleva esfuerzo del estudiante y de su familia.

Los jóvenes quienes valorizan la educación y se percatan de los beneficios a largo plazo de los sacrificios presentes casi siempre tienen adultos en sus vidas quienes creen en ellos y los animan a aspirar alto y a echar ganas para alcanzar sus metas.

Motivemos a nuestros niños y jóvenes a que continuen su educación brindándoles información sobre sus opciones, y apoyo a lo largo del proceso.

Preparando a Nuestros Niños para la Universidad:

1. Demostrar la importancia de la educación participando en actividades escolares.
2. Asignar tiempo y espacio para hacer las tareas escolares.
3. Esforzarse por obtener calificaciones altas y procurar ayuda o tutoría con las tareas cuando se necesite.
4. Comenzar a ahorrar consistentemente para la educación superior, la cantidad que pueda y lo antes posible.
5. Comunicarle a los jóvenes que la escuela es su trabajo principal, al menos hasta que terminen la secundaria.
6. Cultivar talentos musicales, atléticos, etc.
7. Procurar experiencias de servicio comunitario.
8. Consultar con consejeros académicos para asegurarse de que están tomando las clases y exámenes requeridos.
9. Prepararse para los exámenes SAT, SAT II, ACT.
10. Visitar planteles universitarios y participar en talleres y ferias universitarias.

Organizaciones:

  • LatinoGraduate.net Sitio sobre cómo preparar a los niños y jóvenes Latinos para la universidad. Tiene artículos y entrevistas escritas, por audio, y por video.
  • Sitio de La Fundación de la Comunidad Latina, la cual trabaja para mejorar las oportunidades y logros de los Latinos. Uno de sus enfoques es la preparación para la universidad.
  • Sitio del Centro de Alianza Educativa de la Universidad de California en Santa Cruz, cuya misión es crear comunidades donde todos tengan acceso a la educación a nivel universitario.
  • Puente es un programa académico de la Universidad de California que ayuda a los estudiantes a realizar sus sueños de ir a la universidad.
  • Departamento de Educación de California. 1-877-9-PARENT.

Libros:

  • Entrar en la universidad: Una guía para el estudiante Hispano (K. Patricia Aviezer)
  • Que sigue despues de la escuela secundaria (Petersen)
  • El sueño americano: cómo los latinos pueden triunfar en Estados Unidos (Lionel Sosa)
  • Éxito Latino: secretos de 100 profesionales Latinos de más poder en Estados Unidos (Augusto Failde, William Doyle)
  • Usted hace la diferencia para que su hijo pueda aprender (Ayala Manolson)


Padres Pueden Proteger y Preservar Planeta
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

El futuro próximo de nuestros niños, familias, comunidades y sociedades depende de las decisiones que todos tomamos a diario, pues éstas impactan significativamente la atmósfera del planeta en el que vivimos. Los estudios científicos señalan contundentemente que si no se efectúan cambios ahora en la manera en que consumimos energía y utilizamos los recursos naturales, en un futuro cercano la Tierra experimentará una serie de crisis que amenazarán la supervivencia de la mayoría de sus habitantes.

Los padres de familia tienen la oportunidad y responsabilidad de servirles de guías y ejemplos a sus hijos, al tomar medidas como las siguientes para conservar energía y proteger la atmósfera de nuestro hermoso planeta. [Estas recomendaciones están basadas en las ofrecidas en el sitio Internet www.energycrisis.org y mencionadas en la película “An Inconvenient Truth”.]

1. Reemplazar los bombillos de luz incandescentes por los fluorescentes (CFL). Estos bombillos usan 60% menos energía que los regulares.
2. Ajustar los termostatos 2° más bajos en el invierno y 2° más altos en el verano.
3. Lavar o reemplazar los filtros de la calefacción y del aire acondicionado. Limpiar un filtro de aire ahorra 350 libras de bióxido de carbono al año.
4. Instalar termostatos programables. Ajustan la calefacción durante la noche y pueden ahorrarle hasta $100 al año en su cuenta de electricidad o gas.
5. Escoja enseres domésticos eficientes. Busque la etiqueta con la estrella de energía.
6. Cubrir el calentador de agua con insulación.
7. Usar menos agua caliente. Instalar ducha de flujo bajo y lavar la ropa en agua fría o tibia.
8. Tender la ropa a secar en lugar de usar secadora.
9. Apagar y desconectar los enseres eléctricos (TV, estéreo, secadora de cabello, computadora) cuando no están en uso. Gastan energía aún apagados.
10. Usar la lavadora de platos solamente cuando esté llena.
11. Insular las paredes y techos de las viviendas.
12. Reciclar materiales (papel, plástico, cristal, lata) y reusar objetos lo más posible.
13. Usar productos de papel reciclado.
14. Procurar un asesoramiento de energía de su hogar.
15. Escoger servicios de energía de fuentes renovables.
16. Comprar alimentos cultivados y producidos en su área.
17. Comprar comidas frescas en lugar de congeladas.
18. Patrocinar mercados de agricultores locales.
19. Comer comida orgánica lo más posible.
20. Sembrar árboles.
21. Evitar productos con muchas envolturas, los cuales producen mucha basura.
22. Consumir o eliminar la carne de la dieta de su familia.
23. Reducir el número de millas que viaja en auto. Caminar, montar bicicleta, o tomar autobuses cuando pueda.
24. Compartir los viajes con compañeros de trabajo o escuela.
25. Mantener los autos al día, y las llantas infladas.
26. Escoger autos eficientes, híbridos o eléctricos.
27. Trabajar desde casa cuando sea posible.
28. Viajar por avión con menos frecuencia.
29. Votar porque los puestos políticos sean ocupados por candidatos comprometidos con proteger el medioambiente.
30. Pasarle recomendaciones como éstas a sus seres queridos y conocidos…


Preparándoles para la Escuela

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

  • Vacunarles y hacerles exámenes físico, visual, y dental
  • Desayunar todas las mañanas
  • Conocer a sus maestros y otros encargados
  • Conocer a sus amigos y compañeros
  • Preguntarles sobre su día, todos los días
  • Estimular y apoyar su curiosidad
  • Responder a sus preguntas con respuestas sencillas
  • Darles oportunidades de jugar con otros niños
  • Leerle y contarle historias
  • Señalarle las letras, los números, los colores, y las formas geométricas
  • Usar lectura, escritura y dibujos en los juegos
  • Visitar bibliotecas, museos, zoológicos, conciertos
  • La participación de la familia está asociada a mejor rendimiento escolar, mejores actitudes hacia la escuela, y metas personales más altas


Recomendaciones de la Asociación Nacional de Educación para Niños Menores (NAEYC)

En un buen programa preescolar:

  • Los niños pasan la mayor parte del tiempo jugando y trabajando con materiales y con otros niños.
  • Los niños tienen acceso a varias actividades (construcción, drama, libros, arte, rompecabezas) durante el día.
  • Los niños aprenden el alfabeto y los números en el contexto de las experiencias cotidianas y la naturaleza.
  • Los niños pasan tiempo tanto trabajando en proyectos, como jugando y explorando.
  • Los niños tienen la oportunidad de jugar afuera a diario.
  • A los niños se les ofrece atención y supervisión constante.
  • Los educadores trabajan con los niños individualmente, en grupos pequeños, y con el grupo entero.
  • Los educadores leen libros individualmente y en grupos pequeños.
  • El salón está decorado con materiales educativos y con los trabajos de los niños.
  • El currículo se adapta a las necesidades tanto de los que necesitan ayuda adicional, como de los más adelantados.
  • El programa está acreditado por NAEYC.


Recomendaciones para los Maestros

Gabriela Mistral

1. AMA. Si no puedes amar mucho, no enseñes a niños.

2. SIMPLIFICA. Saber es simplificar sin quitar esencia.

3. INSISTE. Repite como la naturaleza repite las especies hasta alcanzar la perfección.

4. ENSEÑA con intención de hermosura, porque la hermosura es madre.

5. MAESTRO, se fervoroso. Para encender lámparas basta llevar fuego en el corazón.

6. VIVIFICA tu clase. Cada lección ha de ser viva como un ser.

7. ACUERDATE de que tu oficio no es mercancía sino oficio divino.

8. ACUERDATE. Para dar hay que tener mucho.

9. ANTES de dictar tu lección cotidiana mira a tu corazón y ve si está puro.

10. PIENSA en que Dios se ha puesto a crear el mundo de mañana.


Saludo Ecológico

Por Talia R. Jara
Baja PDF


Mi amor por la Tierra no tiene fronteras;
ella me cobija, es nuestro Planeta.

Yo le cuido el Bosque, los prados las plantas,
porque son pulmones que su fiebre sanan.

Yo le cuido el Aire, que esté siempre limpio,
sin humo, venenos, toxinas y químicos.

Yo cuido el Océano de aguas danzantes,
para protegerlo de contaminantes.

Yo cuido a los Seres que son mis hermanos;
el tigre en la selva, la hormiga en mi mano.

Yo cuido las fuentes de Agua cristalina,
el río y la lluvia… la nieve en el monte blanqueando las cimas.

Yo invito a los niños que leen y juegan,
cuidemos la Tierra. ¡Es nuestro Planeta!


Seleccionando Cuidado Infantil
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

La elección del cuidado de nuestros niños es una decisión compleja, ya que lo adecuado para un niño no lo es necesariamente para otro, lo que requieren cambia según van creciendo, y nuestras circunstancias familiares determinan las opciones disponibles. Las alternativas incluyen el encargarlos con familiares o amistades, dejarlos en casa con niñeras, llevarlos a centros de cuidado infantil familiar, o a guarderías. A los tres años podemos inscribirlos en programas preescolares, y luego en programas de antes y después de la escuela. En cada caso, la selección también depende de factores tales como cupo, costo, horario, y ubicación.

A continuación ofrecemos algunas preguntas guías para orientar a nuestras familias en la importante tarea de escoger un arreglo apropiado de cuidado infantil para sus niños, tomando en cuenta su edad, temperamento, intereses, habilidades y limitaciones.

1. ¿Tiene licencia y acreditación?
2. ¿Qué capacitación y experiencia tiene el personal?
3. ¿Qué dicen otras familias sobre el lugar?
4. ¿Hay comunicación constante con los padres de familia?
5. ¿Demuestran respeto por diferentes culturas?
6. ¿Toman medidas de seguridad y de prevención de accidentes?
7. ¿Tienen certificación en primeros auxilios y resucitación cardiopulmonar?
8. ¿Hay protección contra desconocidos?
9. ¿Tienen plan para emergencias?
10. ¿Cómo atienden a los niños cuando se lastiman o se enferman?
11. ¿Es un ambiente higiénico y ordenado?
12. ¿Ofrecen alimentos saludables y variados?
13. ¿Les enseñan buenos modales?
14. ¿Cuántos niños están al cuidado de cada persona?
15. ¿Hay suficiente supervisión y atención individualizada?
16. ¿Se les trata con afecto y respeto?
17. ¿Es la disciplina clara, consistente, paciente, y positiva?
18. ¿Estimulan los sentidos y la imaginación?
19. ¿Proveen oportunidades para ejercitarse sin peligros?
20. ¿Fomentan el aprendizaje de nuevas destrezas?
21. ¿Les hablan, cantan, cuentan cuentos, y juegan a diario?
22. ¿Tienen disponible libros, juguetes y materiales educativos y divertidos?
23. ¿Hay acceso a actividades variadas de arte, construcción, y exploración?
24. ¿Ayudan con las tareas escolares?
25. ¿Facilitan las relaciones y el juego con otros niños?
26. ¿Tienen área y tiempo para descansar?
27. ¿Promueven actividades pasivas y activas, adentro y afuera?
28. ¿Está el costo dentro de su presupuesto?
29. ¿Cuán conveniente es el horario?
30. ¿Cuán accesible es la ubicación?

Recursos:

  • Guía para los Padres sobre los Programas de Cuidado Infantil de 0-3 Años (Diane Dodge, Amy Dombro, Laura Colker)
  • Guarderías y Cuidado Infantil (Stewart Clarke)
  • Cuatro Pasos para Seleccionar un Proveedor de Cuidado del Niño (US Dept. of Health & Human Services)
  • California Child Care Resource and Referral Network, 415-882-0234
  • Child Care Connection, 1-800-543-7793
  • Child Care Information, 1-800-424-2246
  • TrustLine, 1-800-822-8490


Las Transiciones al Preescolar y del Preescolar

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

Las transiciones del hogar al preescolar y del preescolar al Kinder son tanto significativas e importantes, como emotivas y estresantes, ya que durante estos períodos los niños, sus padres, y el personal escolar encaran situaciones nuevas y desafiantes.

Con el fin de facilitar la experiencia y considerar posibles soluciones, repasemos a continuación las necesidades y dificultades de los pequeños y de los adultos que se proponen impulsar su educación desde el principio.

Necesidades

Los Pequeños Preescolares…

  • Encaran situaciones desconocidas, por lo que buscan familiaridad.
  • Sienten inseguridad, por lo que requieren estabilidad.
  • Sienten temores, por lo que necesitan consuelo.

Los Padres de familia…

  • Se sienten desorientados, por lo que procuran guías.
  • A menudo viven aislados, por lo que necesitan comunidad.
  • Frecuentemente carecen de modelos, por lo que requieren ejemplos positivos.

El Personal Preescolar y Escolar…

  • Enfrentan una fase abrumadora, por lo que buscan orden.
  • Sienten confusión por las tantas exigencias, por lo que requieren claridad.
  • Ocupan muchos recursos materiales y emocionales, por lo que ameritan apoyo.

Todos los involucrados…

  • Necesitan comprensión, compasión, conciencia, paciencia, y consistencia.

Dificultades

Los Pequeños Preescolares…

  • Típicamente manifiestan temores y ansiedad por la separación de sus personas familiares.
  • Comúnmente exhiben retrocesos en su desarrollo, mostrando conductas más inmaduras.
  • A veces expresan su angustia mediante comportamientos inapropiados.

Los Padres de familia…

  • A menudo cuentan con información insuficiente o equivocada sobre esta etapa.
  • Frecuentemente tienen dificultades demostrando consistencia en su conducta hacia sus hijos.
  • Enfrentan estrés en el hogar (además de posibles problemas de salud, económicos, legales, etc.).

El Personal Preescolar y Escolar…

  • Pueden no contar con suficiente adiestramiento o experiencia.
  • Están a riesgo de desarrollar fatiga y apatía ante el trabajo.
  • Tal vez trabajan en situaciones organizacionales y políticas no conducentes a la concentración en su labor.

Todos los involucrados…

  • Han de conocer nuevas personas y circunstancias, y han de adaptarse ante los cambios.

Dadas las necesidades y dificultadas esbozadas, proponemos las siguientes como posibles soluciones ante los problemas y desafíos que presentan la transición al preescolar y al Kinder.

Soluciones

Para los Pequeños Preescolares…

  • Hablar, contar y leer cuentos, y jugar sobre lo anticipado en el nuevo entorno; conocer a los próximos educadores y compañeros con anticipación; visitar el nuevo plantel por adelantado.
  • Gestos frecuentes y cálidos de consuelo y cariño; permitir que objetos familiares los acompañen de un contexto a otro; establecer sistema de incentivos para motivarlos a proceder al próximo nivel.
  • Comprender el temperamento y comportamiento de cada niño, para responder a éstos de maneras razonables y congruentes.

Para los Padres de familia…

  • Adquirir información fiable sobre el desarrollo y el aprendizaje infantil.
  • Adiestramiento sobre la comunicación y disciplina en la crianza infantil.
  • Procurar servicios sociales, sicológicos, legales y de salud según pertinentes.

Para el Personal Preescolar y Escolar…

  • Proveer mentores, supervisión, y consultas según sean necesarios.
  • Evaluar el desempeño laboral regularmente.
  • Ofrecer retroalimentación constante sobre lo positivo y lo problemático.

Para todos los involucrados…

  • Comunicar comprensión, compasión, conciencia, paciencia, y consistencia, con palabras y con actos.