Nuestros Niños
Página Principal Nosotros Programas Recursos Consejos Que Pasa

 

Guías: Crianza Infantil
(Parenting)



Somos hermana y hermanos,
bajo un mismo dios,
que creó la vida
y el universo

y trabajamos fuerte
por un mundo mejor,
un mundo lleno de esperanza;

no somos solamente niños,
somos los hombres y mujeres del mañana;
queremos aprender,
porque el tiempo vendrá
en que tendremos que enseñar
a los que vienen detrás;

por un mundo mejor,
un mundo lleno de amor,
y solamente pedimos
que si no vas a ayudar
te quites de nuestro camino
pues nada nos detendrá
porque somos el futuro,
y el futuro es el tiempo,
y el tiempo no se detiene;

no somos solamente niños,
somos los hombres y mujeres del mañana;
y, aquí, unidos estamos
por un mundo mejor,
un mundo de paz.

Hiram Santiago


20 Consejos para la Crianza de los Niños
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Hace 20 años, cuando comenzaba la carrera de psicología clínica, la primera familia que vino a consultarme tenía más de 20 problemas y más de 20 preguntas sobre la crianza de los niños. Desde entonces he ido acumulando ideas y recomendaciones para fomentar el desarrollo infantil y el bienestar familiar. Los siguientes 20 consejos, aprendidos de y con muchas más de 20 familias, han pasado la prueba del tiempo…

1. Aprovechar los momentos cotidianos con sus niños y dedicar tiempo individual para cada uno diariamente
2. Tocarles física y emocionalmente a diario- demostrarles cariño con sonrisas, contacto visual, abrazos, y besos
3. Demostrarles amor incondicional- rechazar la conducta inapropiada, pero siempre aceptar quiénes son
4. Ofrecerles seguridad a través de estructura, rutina, reglas, y expectativas consistentes
5. Sentar límites y aplicar consecuencias razonables cuando los violan, corrigiéndoles sensitivamente y en privado
6. Aceptar el fracaso como parte natural de la exploración y el aprendizaje- permitirles que cometan errores y aprendan de la experiencia
7. Dar a los niños responsabilidades, según su madurez y capacidades- evitar presionarles con expectativas no razonables basadas en nuestras aspiraciones
8. Servir de buen ejemplo de cómo lidiar con las tensiones con conciencia, paciencia y calma
9. Servir de buen ejemplo de cómo relacionarnos respetuosa y responsablemente con los demás
10. Permitirles que expresen sus pensamientos y sentimientos, y confirmarlos como válidos
11. Ayudarles a comprender sus emociones y controlar su comportamiento
12. Ayudarles a verbalizar sus experiencias a través del juego, cuentos, platicando
13. Ayudarles a desarrollar destrezas de comunicación- enseñarles a ser afirmativos: “Me siento x cuando haces y. Quisiera z.”
14. Ofrecerles dirección y guías, y apoyarles en sus decisiones
15. Felicitarles por sus esfuerzos- apreciar y reconocerles cuando actúan con empeño
16. Enfatizar sus talentos más que sus debilidades, y no compararlos con otros
17. Animarles a jugar y a competir como diversión, a seguir reglas de compañerismo en lugar de ganar a toda costa
18. Observar sus interacciones, escuchar sus conversaciones, y hablar con otros envueltos en la vida de sus niños
19. Asegurarles que no tienen que enfrentar las situaciones difíciles solos
20. Buscar apoyo o ayuda profesional cuando la necesite- los adultos tampoco tenemos que enfrentar las situaciones difíciles solos.


El ABC del Dedicar Tiempo a Nuestros Niños

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF Sólo ABC | Con guía


Si “el tiempo es oro,” ¿qué regalo más valioso podemos ofrecerle a nuestros niños?

A menudo el trabajo, las labores del hogar, y otras responsabilidades y compromisos que nos ocupan no dejan mucho tiempo disponible para compartir con nuestros niños y darles la atención que necesita y merece cada uno. Mas no cabe duda de que es esencial que los padres de familia y otras figuras importantes en la vida de los niños les dediquen tiempo de calidad, frecuentemente.

Los estudios científicos han demostrado que el tiempo que comparten los niños con los adultos juega un papel crucial en el desarrollo infantil, y en la relación con esos y otros adultos, en el presente y en el porvenir. Al dedicarle tiempo a los niños, además de enseñarles destrezas importantes, conocemos sus intereses, cultivamos sus talentos, estimulamos su imaginación, y sentamos las bases de confianza y comunicación que han de servirles de por vida.

No hay que salir de casa, ir muy lejos, ni gastar mucho dinero para compartir con nuestros niños de maneras constructivas y enriquecedoras, mas sabemos que no es fácil encontrar tiempo libre en el corre-corre de la vida diaria. Para simplificar la tarea y empezar a ponerla en práctica, aquí ofrecemos unas sugerencias alfabetizadas.

A: Actividades artísticas (dibujar/colorear, armar rompecabezas, modelos).
B: Bibliotecas públicas (visitar regularmente y tomar materiales prestados).
C: Caminar y correr (en el vecindario o campos de deportes).
Ch: Charlar, chistear.
D: Deportes (practicar, participar, observar).
E: Escuchar y tocar música, cantar y bailar.
F: Fabricar con madera u otros materiales.
G: Gimnasia (hacer ejercicio en casa, parque o gimnasio).
H: Hornear y cocinar (siguiendo recetas y creando las propias).
I: Inventar cosas y juegos con artículos disponibles.
J: Jugar Juegos de mesa (lotería, dominó, naipes) y electrónicos.
K: Karate y artes marciales (practicar juntos en clases o con videos).
L: Leer libros, revistas (favoritos y nuevos).
M: Montar bicicleta.
N: Nadar (en alberca, lago o playa).
O: Observar naturaleza (animales, plantas y rocas en patio y parques).
P: Pasear en tren, autobús o en auto.
Q: Querer (demostrar cariño con palabras y gestos).
R: Rezar y meditar.
S: Salir a desayunar, almorzar, cenar, merendar.
T: Telefonear a la familia cercana y distante.
U: Universo (contemplar cielo estrellado en las noches).
V: Voluntarismo (ayudar a necesitados, participar en proyectos y eventos).
W: WWW (navegar la Internet juntos).
X: XXX (conversar sobre temas delicados).
Y: Yerba (cultivar plantas, jardín o huerto casero o comunitario).
Z: Zoológicos, acuarios, museos.


Acompáñalos en sus Sentimientos: Desarrolla la Inteligencia Emocional de tus Pequeños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Inteligencia Infantil
Razón y Pensamiento, Emoción y Sentimiento

¿Son inteligentes tus hijos? Parece ser una pregunta simple, pero refleja un fenómeno complejo, ya que la inteligencia incluye una variedad de dimensiones y manifestaciones.

Lo que comúnmente se considera inteligencia se refiere a las habilidades del pensamiento racional, cognitivo, capacidades como la memoria y la aptitud matemática, que ayudan a los niños en su desempeño académico. Esta inteligencia es en gran medida heredada, y aunque se puede desarrollar hasta cierto punto, como dice el refrán "no le pidas peras al olmo."

Por otro lado, la llamada inteligencia emocional, popularizada por los escritos y estudios del profesor de la Universidad de Harvard Dr. Daniel Goleman, concierne a las habilidades involucradas en el comprender los sentimientos propios y ajenos, y aplicar este conocimiento al comportamiento. Sea cual sea su inteligencia racional, la inteligencia emocional de todos los niños puede cultivarse constantemente y crecer a través de la vida.


Importancia e Implicaciones
Más Vale Un Año de Adversidad, que Diez de Universidad

¿Quieres que tus hijos sean genios, o congeniales? Todos deseamos que nuestros hijos sean inteligentes, pues pensamos que la inteligencia facilita la felicidad y el éxito en la vida. Esto es acertado en algunos sentidos, y en otros sentidos equivocado. Las personas más brillantes no se sienten como las más afortunadas ni resultan ser las más triunfadoras. Los estudios señalan que el bienestar personal y ocupacional depende más del cociente emocional que del coeficiente intelectual. Quienes muestran mejores destrezas para manejar sus emociones y relacionarse con los demás son quienes viven más dichosos y satisfechos, responden mejor ante la adversidad, y se destacan como más populares y productivos a lo largo de sus vidas.

La inteligencia emocional de tus hijos puede estimularse y fortalecerse mediante experiencias y actividades durante su infancia, ya que su cerebro en desarrollo cambia según la interacción de los niños con su entorno. Para esto es crucial que los padres de familia se conecten con las emociones de sus hijos desde pequeñitos. Es de sus padres que los niños aprenden sobre sí mismos, sobre los demás, y acerca del mundo en el que viven. Es en el hogar que se enseña a reconocer, manejar, y expresar la gama de emociones que experimentamos los seres humanos. Y es en casa que los niños se socializan a la convivencia con otros.

Ya que la inteligencia emocional se desarrolla mediante la observación, la imitación, la instrucción, y la aplicación, corresponde a los padres de familia servir de ejemplos, y ejercer como educadores y entrenadores. Si tus niños ven que conoces, manejas, expresas y canalizas tus propias emociones de maneras sanas, ellos tendrán modelos inteligentes a seguir. Al enseñarles a comunicarse, compartir y comportarse en convivencia en la familia, les preparas a desenvolverse congenial y eficazmente en otras relaciones y en otros grupos.


Ingredientes Indispensables
Principios y Ejercicios para la Inteligencia Emocional

1. Observa y escucha a cada uno de tus hijos con atención plena.
2. Demuéstrale a tus hijos que sus sentimientos son importantes.
3. Háblale a tus hijos sobre las emociones: dicha, temor, enojo, tristeza, etc.
4. Permite que tus hijos expresen de forma segura sus emociones negativas.
5. Crea un ambiente familiar comprensivo, cómodo, abierto al diálogo.
6. Demuéstrale a tus hijos respeto, comprensión, y aceptación.
7. Juega al reconocimiento de emociones en personajes de cuentos, libros, y TV.
8. Preséntale a tus hijos dibujos representativos de las emociones principales y nómbrenlas.
9. Propicia que tus hijos hagan amistades, para practicar la convivencia con compañeros.
10. Recuerda darle a tus hijos su dosis diaria de Vitamina A: afecto, aliento, apoyo.


Indicadores Ilustrativos
Elementos y Ejemplos de la Inteligencia Emocional

1. Reconocer las emociones propias - sean placenteras o no. "Conócete a ti mismo."
2. Tolerar las emociones desagradables - propias y de los demás. "Todos sentimos enojo, estrés, tristeza, temor…"
3. Nombrar las emociones - etiqueta, llama a las cosas por su nombre. "Al pan, pan, y al vino, vino."
4. Manejar las emociones sanamente - enseña a tus hijos qué decir y hacer para expresar los sentimientos sin violencia, pues "nadie nace sabiendo."
5. Controlar los impulsos - ofrécele a tus niños consejos concretos. "Cuando me enojo y siento deseos de romper algo, me retiro para calmarme."
6. Comunicar las experiencias claramente - aclara la confusión, para ayudar la comunicación y afirmar la relación. "Me siento estresada, no estoy enojada contigo."
7. Demostrar empatía y compasión - capta los sentimientos y necesidades de otros y ponte en su lugar. Enseña a tus hijos a "ponerse en los zapatos del otro."
8. Persistir ante los contratiempos - ante las dificultades, anímate y aprende en pos de tus propósitos. "El que persevera, alcanza."
9. Mostrar solidaridad ante la adversidad - dile a tus niños que cuenten contigo "en las verdes y en las maduras."
10. Reflejar optimismo - comunícale esperanza a tus hijos. A pesar de los pesares, "¡sí se puede!"


Interferencia e Interruptores
Barreras y Bloqueos a la Inteligencia Emocional

A pesar de tus mejores intenciones, inevitablemente flaquearás y fallarás al impartir y compartir las lecciones de la inteligencia emocional a tus hijos. Ponte en alerta a los errores más comunes que cometemos los adultos al criar y educar niños emocionalmente inteligentes.

1. Ignorar los sentimientos de los niños - no tomar en cuenta, o actuar como si no notáramos las manifestaciones de sus emociones. "No le hagas caso cuando llora."
2. Menospreciar las emociones de los niños - subestimar el valor y el impacto de sus sentimientos en su vida y relaciones. "Es muy chiquito, se le va a pasar el miedo y ni se acordará."
3. Minimizar los problemas de los niños - reducir la importancia de las dificultades y desafíos que se les presentan. "¿Por qué te pones así por esa tontería?"
4. Castigar a los niños por sentir emociones - regañarlos, criticarlos, o implementar consecuencias punitivas por tener sentimientos negativos o intensos. "¡Eso te pasa por enojarte!"
5. Interrumpir a los niños cuando expresan sus experiencias - desperdiciar oportunidades de ayudarles a entender sus emociones y las situaciones que las precipitan. "¡Deja ya de hablar de eso, para que se te olvide!"


Inspiración e Ideas
Recordatorios y Recursos

Recordemos que desde bebés los niños sienten confusión, desesperación, frustración, y desilusión. Como adultos, es nuestra función y obligación usar la razón, y la emoción, la comunicación, la intención, y la acción. Así que ofrezcámosles atención, observación, protección, estimulación, instrucción, conversación, consolación, ¡y comprensión!

Libros para Adultos
:

1. Inteligencia Emocional (Dr. Daniel Goleman)
2. Inteligencia Emocional para Padres (Claudia Sandino)
3. Inteligencia Emocional en los Niños (Dr. Lawrence Shapiro)
4. Despierta la Inteligencia Emocional en los Niños (Annie Rehbein de Acevedo)
5. Educar con Inteligencia Emocional (Maurice J. Elias, Steven E. Tobias y Brian S. Friedlander)

Libros para Niños:

1. Cuentos para Sentir (Begoña Ibarrola)
2. Hoy me Siento Tonta y Otros Estados de Ánimo (Jamie Lee Curtis)
3. Vege Tal como Eres (Joost Elffers & Saxton Freymann)


El Agradecimiento como Instrumento

por Thekla Brumder, MA y Rebecca Erban, MS

¿Qué es el agradecimiento?

El Día de Acción de Gracias es una ocasión en la que reflexionamos sobre aquello por lo que estamos agradecidos. Más que decir “gracias” cuando alguien nos da algo, ¿qué significa la gratitud? La gratitud puede incluir estar agradecido por las personas y cosas de nuestro pasado y presente, como dice la canción Gratitud de Fonseca:

Hoy siento gratitud por el tiempo vivido,
por la memoria y también por el olvido.
Hoy siento gratitud por los días de fiesta,
por los que ya pasaron y por los que hasta ahora comienzan.

Por mi familia y mi tierra
que me dieron los principios,
por este amor que nació desde niño
hoy me siento agradecido.


¿Cómo nos ayuda?

Enfocarnos en aquello por lo que sentimos agradecimiento es un instrumento que puede tener un impacto profundo en nosotros mismos y en nuestras relaciones. Investigaciones señalan que el incorporar la gratitud en nuestras vidas puede fomentar nuestra salud física y mental, resultando en menos achaques y depresión, y más felicidad. Expresar agradecimiento en nuestras relaciones ayuda a que los demás se sientan reconocidos por sus esfuerzos y les motiva a continuar comportándose de la misma manera. Al fortalecer nuestras relaciones, la gratitud promueve nuestro éxito personal y ocupacional.

¿Cómo ayuda a los niños?

El mostrarle a nuestros niños cómo ser agradecidos les enseña un valor importante. La gratitud es un instrumento que les provee entendimiento y apreciación de sus alrededores (hogar, familia, educación). Les enseña a atesorar los regalos físicos y emocionales que reciben. Les ayuda a desarrollar relaciones sanas con otros niños y adultos. Los beneficios del aprender a demostrar gratitud se extienden hasta la adultez.

¿Cómo incorporar el agradecimiento en nuestras familias?

Podemos incorporar la gratitud de muchas maneras. ¡Es útil y divertido reunirse en familia para acordar cómo hacerlo! Mientras tanto, he aquí unas sugerencias:
  • Tener un diario de gratitud donde usted y los otros miembros de su familia escriben listas de lo que agradecen.
  • Antes de cenar o dormir, pedir a cada integrante de la familia que mencione algo por lo que está agradecido.
  • Escribir cartas de agradecimiento a quienes han tenido influencias positivas en la familia.
Agradecimientos mutuos después de hacer estos ejercicios promueve respeto mutuo entre los miembros de la familia.

Más allá del Día de Acción de Gracias, recordemos que “la satisfacción de encontrar un sólo agradecido compensa las amarguras de muchas ingratitudes.”- Modesto Lafuente



Alentando y Honrando a Nuestras Niñas y Mujeres

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

La humanidad posee dos alas. Una es la mujer, la otra es el hombre.
Hasta que las alas no estén igualmente desarrolladas la humanidad no podrá volar.

La figura femenina evoca infinidad de pensamientos y sentimientos. Ha inspirado infinidad de poemas, canciones, y libros, a través de la historia, y alrededor del mundo.

Marzo se ha designado el Mes Internacional de la Mujer y el Mes Nacional de la Historia de la Mujer, y hacemos un alto para reconocerles directa y públicamente. Aprovechemos estas fechas para expresar nuestra apreciación y agradecimiento a todas las señoritas y señoras, niñas y doñas quienes a través de su presencia y participación contribuyen al progreso de la humanidad.

Los papeles que desempeñan las mujeres en nuestra sociedad son de vital importancia y no reciben la atención que merecen. De hecho, aunque sus aportaciones familiares y culturales son esenciales, muchas niñas y mujeres son menospreciadas, descuidadas y maltratadas en hogares, comunidades, y hasta en centros escolares y laborales.

Si bien hemos progresado en reconocer el valor de las perspectivas y obras femeninas, queda mucho por hacer. Muchas de nuestras niñas y adolescentes muestran deficiencias en su auto-estima y desconfianza en sus capacidades. Los aspectos negativos del machismo, y las influencias sociales que tratan a la mujer como objeto sexual, perjudican el desarrollo sano de nuestras chicas. Si hemos de alentar a nuestras niñas a crecer, florecer y rendir frutos, debemos eliminar las limitaciones obsoletas y darles a conocer ejemplos de mujeres que demuestran que ¡sí se puede!

Celebremos el presente y el porvenir de nuestras niñas y jóvenes, y festejemos a las mujeres de nuestra historia pasada y en proceso. Recordemos que aún las “supermujeres” necesitan ayuda, apoyo, aliento… y amor. Reconozcamos, honremos, y ayudemos a las niñas, jovencitas y mujeres en nuestras familias y comunidades, por el bien de todos. Y enseñémosle a los niños, con nuestro ejemplo, a valorar los esfuerzos de las mujeres en sus vidas, todos los días del año.

Recomendaciones

1. Prestemos atención a nuestra manera de hablar, de manera que no excluya o comunique inferioridad a lo femenino.
2. Evitemos imponer trabas o limitaciones al liderazgo de nuestras niñas y mujeres por el hecho de ser niñas o mujeres.
3. Alentemos la participación de nuestras niñas en ciencias, deportes, y otras actividades en las que cultiven sus intereses y desarrollen sus destrezas.
4. Planifiquemos fiestas para honrar a las mujeres del pasado y presente de nuestra familia.
5. Dediquemos espacio en nuestros hogares para fotos y obras de mujeres y personajes femeninos, no como objetos sexuales.
6. Informémonos y eduquemos a nuestros niños y niñas sobre mujeres destacadas de nuestras tierras.
7. Demostremos gratitud diariamente a las niñas y mujeres de nuestra vida con palabras, gestos y detalles; no dar por sentada su labor.
8. Mantengámonos en contacto por teléfono y correo postal o electrónico con nuestras niñas y mujeres que viven lejos.
9. Fomentemos la apreciación y agradecimiento, y desalentemos las quejas y críticas a las niñas y mujeres en nuestro hogar.
10. Ofrezcamos apoyo y ayuda a las mujeres de nuestra familia y vecindario; relevémoslas de sus funciones para que se tomen descansos o respiros regularmente.

Recursos



Amor de Padre
Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

En los Estados Unidos, el Día de los Padres se celebra en Junio. Si usted es papá, seguramente se siente afortunado de criar y guiar a sus hijos mientras los ve crecer.

Muchos hombres nos dicen que hubieran deseado que sus padres estuvieran más disponibles para enseñarles a ser responsables y valerosos, y que hubieran querido que sus padres les hubieran dicho “Te quiero” o “Estoy orgulloso de ti” más a menudo. Cuando los niños crecen sin haber compartido bastante tiempo con sus papás, pueden llevar esta añoranza hasta la adultez.

Los padres son importantes para la vida de sus hijos, pero frecuentemente los papás no pasan suficiente tiempo son sus hijos, debido a las circunstancias, las cargas económicas, o las limitaciones emocionales. En estos casos, algunos niños tienen la suerte de tener padrastros u otros hombres en sus vidas preocupados por su bienestar, tales como un tío, maestro, hermano mayor, mentor, u otra figura paterna.

Tome un momento para pensar en lo que usted aprecia o apreciaba sobre su padre o el hombre que contribuyó a su crianza. ¿Qué lecciones valiosas le enseñó? ¿Qué hará de manera diferente con sus propios hijos? Todos podemos aprender de los logros y luchas de nuestros papás.

Ser un buen papá comienza con sentir amor, mas también toma práctica y paciencia. He aquí unas guías para que los padres se mantengan conectados a sus hijos todo el año.
  • Dígale a sus hijos que los ama. Nunca es muy tarde, no importa la edad que tengan. Sea específico, por ejemplo, “Me encanta tu sentido del humor.”
  • Escriba una carta o poema a sus hijos sobre lo que significa para usted ser padre.
  • Cuénteles cuentos y muéstreles retratos de su propia niñez.
  • Diviértase con sus hijos. Jueguen a la pelota, monten bicicleta, llévelos al parque. Compartan menos gritos y más risas.
  • Lea con sus hijos. Llévelos a la biblioteca y descubra sus intereses.
  • Saque tiempo para paseos con cada uno de sus hijos regularmente.
  • Lleve a sus hijos a su trabajo. Disfrutarán ver lo que usted hace y conocer a quienes trabajan con usted.
  • Participe en la escuela de sus hijos. Se enorgullecerán de verle asistiendo en el aula o acompañándolos en los paseos. Si no puede excusarse de su trabajo, pregunte de qué otras maneras puede ayudar.
El tiempo y la atención que usted le dedique a sus hijos tendrá una influencia de por vida. Aún si usted está muy ocupado, apartar ratos para prestarle atención positiva significará mucho para ellos. Sus actos y palabras atentas ayudarán a sus niños a convertirse en adultos confiados y amables.

Y, padres, cuídense bien. ¡Sus familias les necesitan!




Auto-Estima Saludable

Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.

Nuestra auto-estima o imagen propia incluye pensamientos y sentimientos positivos, negativos, y neutrales sobre quién somos. Se desarrolla a través del tiempo, y cambia según acumulamos experiencias en nuestras relaciones familiares, ocupacionales, y sociales.

Nuestra auto-estima influencia nuestra conducta diaria presente, y nuestra actitud para alcanzar metas en el futuro. Aunque una auto-estima fuerte no garantiza éxitos, con ésta aceptamos retos, enfrentamos dificultades con confianza, intentamos experiencias nuevas, nos atrevemos a hacer cambios, somos más flexibles, y desarrollamos relaciones saludables. La auto-estima débil se manifiesta en falta de esfuerzo, falta de confianza en nuestras capacidades, falta de confianza en otros, distorsiones de la realidad (viéndonos inferiores a los demás), y relaciones no saludables.

Para fortalecer la Auto-Estima:

  • Identifiquemos nuestras capacidades y talentos
  • Fijemos metas realistas
  • Felicitémonos por nuestros logros
  • Aceptemos nuestras debilidades
  • Aprendamos de nuestros errores

Lidiando con la “Voz Crítica”:

  • Reconozcamos la voz que nos ataca, juzga, culpa , hace dudar, exagera nuestras debilidades y errores
  • Refutemos lo que dice
  • Desarrollemos voces de ayuda, apoyo, aliento, confianza, y reconocimiento
  • Sustituyamos los mensajes desalentadores de la voz crítica con mensajes afirmativos (“Eres especial”, “Eres importante”, “Bien dicho/Bien hecho”, “Buen trabajo”, “Puedes, lo lograrás”, “Confío en ti”)
  • Lidiando con los “Yo Debería”:
  • Dañinos si son rígidos, no razonables o realistas, o impuestos externamente
  • Transformemos los válidos en mensajes constructivos (“Yo quiero…,” “Yo me propongo…,” “Yo voy a intentar….)
  • Desechar los que no tienen mérito ni utilidad

Lidiando con los Errores:

  • Considerémoslos como advertencias, lecciones, inevitables en la vida
  • Asumamos responsabilidad por los propios y sus consecuencias
  • Aprendamos la lección y propongámonos evitar el mismo error
  • Perdonarnos
  • Seguir adelante, “a lo hecho, pecho.”

Vitaminas para la Auto-Estima:

  • Aceptación, respeto, afecto, atención física y emocional
  • Ser escuchado, tomado en serio, y reconocido como individuo único
  • Aliento, apoyo, apreciación, sentido de seguridad
  • Poder escoger, tomar decisiones
  • Risa, juego, diversión
  • Orgullo cultural y conexión a entidades superiores
  • Hacer buenas obras

Venenos para la Auto-Estima:

  • Rechazo, falta de amor, o amor condicional
  • Falta de atención, ser ignorado
  • No ser escuchado, no ser tomado en serio
  • Abuso verbal, emocional, físico o sexual
  • Comparaciones y expectativas muy altas o muy bajas
  • Perfeccionismo

Podemos ayudarnos a nosotros mismos, a otros adultos y a nuestros niños a fortalecer la auto-estima. Si bien toma tiempo, paciencia y esfuerzo, ¡vale la pena!



Busquemos Apoyo y Guía
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

No hay duda que la vida es difícil. Cada día trae desafíos que enfrentar y problemas que resolver. Los padres de familia asumen cargas enormes, al responsabilizarse de sí mismos y de sus niños. Mas los desafíos, los problemas, y las cargas se hacen más manejables cuando procuramos apoyo y guía. No hay porqué encarar solos las dificultades del diario vivir. A continuación ofrecemos 25 ideas y recursos a su disposición.

Recordatorios:
1. Dedique tiempo a cultivar las relaciones con su pareja, amistades y familiares adultos
2. Comuníquese positiva y afirmativamente, no negativa ni agresivamente
3. Comparta y delegue tareas con su pareja u otras personas que puedan ayudar
4. Coopere y colabore, en lugar de competir
5. Evite añadir estrés innecesario

Apoyo informal:
1. Rodéese de personas calmadas, quienes ofrecen buenos ejemplos
2. Desahóguese, hable de sus problemas con personas de confianza
3. Cree una red de sostén entre familiares y amistades, comparta sus preocupaciones, ofrezca y pida apoyo práctico y emocional
4. Alternar con otras familias cuidado de niños, transportación, mandados, etc.
5. Busque y utilice los recursos en su vecindario, sean grupos de apoyo, programas educativos y recreativos, y programas para padres de familia que ofrecen las escuelas, iglesias, y organizaciones comunitarias

Ayuda profesional:
1. Procure los servicios de agencias sociales (trabajadores sociales, ayudantes de padres)
2. Aproveche los servicios de agencias de salud mental y consejería (psicólogos, terapeutas)
3. Utilice los servicios de agencias de salud (médicos, asistentes de médicos, enfermeros)
4. Aprenda sobre las destrezas del criar niños, comunicación, manejo del tiempo, manejo de la ira, y manejo del estrés a través de clases, grupos, consultas particulares, y materiales educativos
5. Use las líneas telefónicas calientes (de crisis) o tibias cuando necesite consejo o ayuda

Teléfono & Internet:
1. Helplink: 1-800-273-6222,
2. Línea de información y referidos en crisis: 1-800-543-7283
3. National Hispanic Family Health Helpline: 1-866-783-2645, 1-866-SU FAMILIA
4. National Hispanic Resource Helpline: 1-800-473-3003
5. Sitios:

Libros:
1. Cómo Inculcar Valores a sus Hijos: Los Niños Aprenden lo que Viven (Dorothy Law Nolte)
2. Criando Nuestros Niños: Educando a Niños Latinos en un Mundo Bicultural (Gloria G. Rodríguez)
3. ¿Dónde están las Instrucciones para Criar a los Hijos? (La Dra. Isabel Gomez-Bassols)
4. Los siete secretos de los padres eficaces (Ken R. Canfield)
5. Todos podemos tener hijos felices (Jacob Azerrad)


Celebrando a las Figuras Paternas

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

En junio celebramos el Día de los Padres. Si tiene papás y abuelos en su vida, déjeles saber lo importantes que son para usted. Si usted es papá, tómese un rato para reflexionar sobre el papel fundamental que juega en la vida de sus hijos. La mayoría de los hombres dirían que el convertirse en padres ha sido una experiencia transformadora que les ha ayudado a entender lo que significa amar, proteger, y ser responsable.

Debido a las circunstancias de la vida, presiones económicas o limitaciones emocionales, algunos niños crecen sin la presencia de sus papás. Muchos niños quienes crecen sin sus padres pasan el resto de sus vidas añorando esa relación, aún si nunca conocieron a su papá. Algunos niños son afortunados de contar con buenos padrastros, o con otros hombres quienes les cuidan, tales como tíos, maestros, hermanos mayores, mentores, u otras figuras paternas. Estos hombres pueden ofrecer atención, afecto, y guía, proveyéndole a los niños apoyo para crecer con confianza y esperanza.

Si usted conoce niños quienes no tienen figuras paternas en su vida, piense en qué tipo de atención puede proveerles. He aquí unas ideas que sugerimos para su consideración:
  • Dígale a los niños lo que le gusta de ellos. Enfóquese en sus cualidades, no en sus dificultades. Aliéntelos específicamente, por ejemplo “Noté que ayudaste a tu hermanita con su tarea, ella es afortunada de contar contigo.”
  • Si usted no puede a ver a sus hijos tan frecuentemente como lo desearía, manténganse conectados mediante cartas, correo, llamadas, o hasta mensajes de texto. Comuníqueles de maneras sencillas que está pensando en ellos.
  • ¡Escúcheles! Saque tiempo y espacio para oír sobre lo que los niños piensan y sienten. Salgan a caminar, a pasear en auto, o a almorzar juntos. Escucharles y observarles son regalos para los niños, y desarrollar conexiones significativas no toma mucho tiempo.
  • Diviértanse juntos, mas cuando sea posible también ayúdeles con las tareas, los estudios, y otras actividades difíciles.
  • Participe como mentor en una agencia o escuela local. Su atención puede hacer la diferencia entre el fracaso y el éxito de un niño.
El tiempo y atención que las figuras paternas dedican a los niños les impactará de por vida. Sus palabras y actos afectuosos pueden ayudarles a convertirse en adultos amables y generosos.

Las investigaciones señalan que uno de los ingredientes claves para que los niños resistan efectivamente a las circunstancias adversas en sus vidas es saber que existe un adulto quien cree en ellos. Ese adulto no tiene que ser su papá.

Y a las mujeres quienes crían a sus hijos sin figuras paternas, recuerden que ustedes pueden proveerles el amor y la atención que necesitan sus niños… especialmente si cuenta con apoyo y recursos en su comunidad.



Coaching Para Formar Hijos Exitosos

Por Luis Alcázar Secada

Como parte de mi formación actual como coach profesional para acompañar a personas y empresas en el logro de objetivos extraordinarios, y luego de documentarme y aprender sobre diversas metodologías para realizar exitosos procesos de coaching en dichos ámbitos, es que ahora como padre de familia preocupado sobre la mejor manera de formar a mi hijo con bases sólidas que lo ayuden a desarrollar al máximo sus habilidades y talentos para enfrentar con éxito los momentos que le toque vivir, me puse a investigar sobre la forma cómo se podrían aplicar las técnicas de coaching en la formación de los hijos.

Es así que ubiqué el libro “Coaching para tu hijos” (Ed. Norma – México - 2003) de la Dra. Celia Chavez Cham , con quién me contacté vía email y pude obtener su autorización para publicar y compartir este artículo con la ayuda de sus maravillosas enseñanzas basadas en sus experiencias con padres que hicieron algo extraordinario en el contacto diario con sus hijos, conscientes de su labor como educadores y entrenadores para la vida, y quienes han formado hijos fuertes, exitosos y felices, brindándoles todos los medios para que alcancen sus metas.

En principio, se plantea que para lograr que el proceso de coaching sea altamente eficaz, debe estar apoyado en un amor sólido y profundo al aplicarlas en una familia, respetando los deseos y sueños de nuestros hijos, sin juzgarlos, debiendo romper nuestro paradigma que “siempre” tenemos todas las respuestas y que hacemos las cosas “por su bien”.

“Así como el coaching empresarial o el coaching de vida, en el coaching para tus hijos todo tu trabajo como padre se enfoca y desarrolla a partir de lo que tu hijo sueña, de sus objetivos y metas para la vida”, dice la autora.

Para ello, es necesario saber motivar y aflorar en nuestros hijos el planteamiento de opciones y acciones para alcanzar sus metas, basados en realizarles “preguntas poderosas” (cuestionamiento inductivo), dándoles la oportunidad que ellos mismos encuentren las mejores respuestas. A través del coaching podemos descubrir tanto las habilidades, talentos y cualidades, así como aquellos comportamientos y actitudes que lo limitan negativamente, ayudándolos a focalizar el desarrollo de todo el potencial que poseen.

“Una pregunta bien formulada debe tener las siguientes características: está orientada a la acción, dirige la mente al futuro, pregunta qué o cómo pero nunca por qué, está orientada a la meta y contiene presuposiciones poderosas”, estas presuposiciones deben señalar que nuestro hijo es valioso y que cumplirá con éxito cada tarea que se propone.

Algunos ejemplos de preguntas poderosas que podemos ensayar con ellos son:

  • ¿Qué piensas de lo que acabas de hacer?
  • ¿Qué necesitas para tener tu cuarto ordenado?
  • ¿Qué harás después que hayas terminado tu tarea?
  • ¿Qué otras formas pueden haber para que te lleves bien con tus hermanos?
  • ¿Cómo lograrás divertirte más cuando salgamos de paseo el domingo?
  • ¿Cómo te sentirás cuando te entreguen tus excelentes notas en el colegio?

Pero lo principal, antes de aplicar las técnicas de coaching en nuestros hijos es indispensable aceptarlos y reconocerlos tal como son, ya que será el principal activo con que contarán para tener éxito a lo largo de su vida, eso nos ayudará como padres a lograr empatía (rapport), basada en el amor incondicional. “Recuerda que lo que no le enseñes con amor, la vida se lo enseñará con dolor”.

Demás está decir que todo proceso de formación implica poner límites, pero debemos tener claro de marcarlos sin lastimarlos ni destruir su autoestima. Ante conductas inadecuadas tenemos la gran oportunidad de corregirlo con amor, enfatizando una sanción firme directamente relacionada a tal conducta, sin agredirlo verbal ni físicamente.

Asimismo, en bien sabido que la sobreprotección en los hijos no conduce a nada bueno, al contrario los llenarán de temores e inseguridades que nos los ayudará a enfrentar los retos que les imponga la vida. “Todos los padres que formaron hijos exitosos creían que sus hijos eran capaces de lograr todo aquello que se propusieran. Cuando amas sin sobreproteger empiezas a abrir las puertas del éxito. Ahí empieza el coaching para la vida”.

También debemos saber confiar en nuestros hijos, sino estaremos evitando que desarrolle su potencial sin pasar por experiencias que lo ayuden a vencer nuevos retos. “Si piensas que tu hijo es un campeón, que logrará conquistar la vida, le das con tu confianza un enorme empujón para su desempeño futuro”.

El otro factor a tomar en cuenta será el respeto que debemos tener ante la forma cómo nuestros hijos construyen su propia realidad, para lo cual tenemos que erradicar la idea que nuestros hijos deben cumplir las expectativas que nosotros no pudimos realizar, eso impedirá respetar a nuestro hijo tal y como es. Asimismo, el respeto a la pareja será fundamental, ya que el rechazo a las conductas de nuestra pareja ocasionará un profunda marca emocional en nuestros hijos. “Lo que es muy importante es separar la conducta de la identidad de tu pareja, así como aceptar que esa conducta pudiera aparecer en tu hijo”.

Una parte importante en el proceso de coaching es la relación que se establezca entre el coach (padre) y el coachee (hijo), para ello debemos poner toda nuestra atención cada vez que hablemos con nuestros hijos, y así maximizar el poco tiempo que tenemos con ellos para que sea un momento de formación con calidad de escucha, de atención y de feedback poderoso hacia ellos.

“Un buen coach necesita ser un guerrero para marcar los límites que lastimarían al campeón si no los respeta, para defenderlo de los peligros que encierra el camino hacia la meta”, para ello debemos controlar la intensidad de las peleas padre-hijo, ya que nos dará la oportunidad de lograr alternativas creativas de solucionar el conflicto redundando en el crecimiento personal de ambos participantes.

El padre (coach) debe buscar desarrollar en su hijo (coachee) los talentos necesarios para alcanzar la meta deseada, por ello debemos incentivar diversas formas de respuestas ante las mismas situaciones que se le presenten, haciendo que utilice sus habilidades y capacidades que disponga.

De otro lado, el desarrollo de la inteligencia emocional en el proceso de coaching es vital, de nada servirá que nuestros hijos sean primeros puestos en el colegio si no les inculcamos la enorme importancia que tiene relacionarse con los demás, a saber compartir y tener actitudes positivas frente a la vida. “La habilidad de tu hijo para relacionarse le redituará muchos más dividendos en la vida que cualquier título universitario”.

Finalmente, transcribo una selección de algunas frases motivadoras - del libro “Coaching para tus hijos” de la Dra. Celia Chávez Cham - y que hablan por sí solas, para tenerlas presentes en esta difícil tarea de ser los mejores formadores de hijos exitosos:

  • Conviértete en su fan más grande.
  • Creer en él significa que estás seguro de que conquistará lo que se proponga.
  • Preséntale retos que pueda resolver exitosamente y ve aumentando poco a poco el grado de dificultad; esta experiencia le hará saber que es capaz de tener éxitos.
  • Los niños tienen la enorme habilidad de soñar, somos los adultos con nuestro arsenal de historia personal quienes destruimos su poderosa imaginación.
  • Si permites que tu hijo enfrente la vida con negligencia, esforzándose al mínimo, aprenderá a evitar el esfuerzo.
  • Muéstrale el camino del éxito, exigiéndole lo mejor que pueda dar en todo lo que realice.
  • Cada vez que festejes con tu hijo sus éxitos, estás promoviendo el alto rendimiento, fomentando el esfuerzo acompañado de diversión, placer y entusiamo.
  • Ayuda a tu hijo a ser más que tener, esto último vendrá por añadidura.
  • Si deseas que tu hijo sea honesto, necesitas vivir con honestidad; si quieres que ame la vida, es indispensable que tú la ames.

Espero haber contribuido con este artículo en dar herramientas motivadoras a los padres preocupados en cómo pueden formar a sus hijos para su mejor futuro.



Criando Niñas Saludables y Sonrientes
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

Marzo es el Mes de la Historia de la Mujer, cuando conmemoramos las contribuciones de mujeres famosas y no famosas, y reflexionamos sobre cómo criar a nuestras niñas fuertes, sanas, y felices.

Hoy en día las niñas sienten mucha presión por parte de sus padres, sus maestros, y la sociedad. Se espera que las niñas se destaquen en la escuela, los deportes, las relaciones, y la moda. Los medios de comunicación presentan a las niñas y a las mujeres delgadas y sexy. Estas imágenes disminuyen la auto-estima de las niñas cuando la manera en que éstas se ven no coincide con las expectativas de otros. La depresión, el suicidio, los trastornos alimenticios y otros problemas de salud mental han aumentado en las niñas. Éstas se sienten estresadas; la cultura popular está perjudicando a nuestras chicas desde pequeñas.

Comenzando temprano, los padres pueden hacer mucho por que sus hijas se sientan bien consigo mismas. Las niñas necesitan tiempo para jugar y para explorar su naturaleza y resistir las presiones a encajar en moldes particulares.

He aquí algunas medidas que pueden tomar los padres de familia para ayudar a sus niñas a desarrollar una auto-estima saludable según cursan su viaje hacia la adultez:

  • Preste atención a cómo usted habla sobre la apariencia, vestimenta, y maquillaje de las mujeres.
  • Lean libros sobre mujeres que han contribuido a la sociedad por medio de su inteligencia, compasión, o esfuerzos.
  • No espere que sus hijas luzcan “felices” todo el tiempo. Acéptelas cuando se sientan tristes, enojadas, o asustadas. Aliéntelas a expresar sus sentimientos y sus pensamientos.
  • Pídale a sus hijas que le ayuden cuando trabaja en oficios tales como componer la verja o el auto. Los papás pueden tener una gran influencia en la auto-estima de sus hijas. Demuéstreles que su amor hacia ellas no está basado en lo que logren o en cómo luzcan.
  • Mire la TV con sus hijas y hablen acerca de cómo se presenta a las niñas y mujeres. Anímeles a que escriban sobre sus experiencias.
  • Invite a las amistades de sus hijas a casa. Vea cómo se tratan entre sí, y esté pendiente paran reconocer señales de que se estén presionando de maneras perjudiciales o estén enfatizando demasiado la apariencia física o las dietas.
  • Provéale oportunidades a sus hijas para participar en servicio comunitario. Ayúdeles a descubrir lo que ellas quisieran hacer, tal como ser voluntarias en un centro de cuidado infantil, cocinar en un albergue, o trabajar en un jardín comunitario.
  • Comparta tiempo con sus hijas en actividades que disfruten. Salgan a caminar, jueguen deportes, o juegos de mesa. Diviértanse juntos sin presiones.
  • Recuérdele a sus hijas con palabras y actos que usted las ama tal como son.

Los padres de familia quieren que sus hijas crezcan apreciándose a sí mismas y encontrando significado en sus vidas. Pueden ayudarles a desarrollar confianza y capacidades al escucharlas comunicar sus inquietudes y sueños, y manteniéndose conectados según crecen.



Demos Gracias a las Madres… ¡Todos los Días!

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN
Baja PDF

Celebramos el Día de las Madres en el mes de mayo, ¡mas las madres merecen nuestro agradecimiento durante todo el año!

La mayoría de las madres dicen que no se encontraban totalmente preparadas para la maternidad, no importa su edad, cultura, o ingresos. La crianza de los niños es una ocupación tan importante, pero para ésta no se ofrece entrenamiento. Las guías y recomendaciones cambian frecuentemente, dejando a las madres confundidas en cuanto a las mejores maneras de asegurar la salud y bienestar de sus hijos. Casi todas las mujeres tienen buenos instintos, pero hay mucho que aprender sobre el criar niños sanos y felices.

Las madres aprenden mediante la práctica, y confían en que sus errores no vayan a tener consecuencias serias. Algunas mujeres son afortunadas de tener familiares o amistades a quienes recurrir en busca de consejo o de paño de lágrimas. Otras viven aisladas y se sienten solas y sin suficiente apoyo. El tener amistades con quienes platicar y compartir puede hacer una gran diferencia. El encontrar un grupo de apoyo con otras madres puede reducir el aislamiento y proveer información importante, tales como sugerencias para el cuidado infantil o estrategias para ayudar a los niños a dormir en la noche.

La mayor parte de las mamás sienten que ser madre es más difícil de lo que pensaban, aunque no tienden a decirlo en voz alta. Algunas madres se sienten presionadas a fingir que siempre están contentas, aún cuando se sienten cansadas y estresadas por las muchas exigencias que enfrentan cada día.

He aquí unas maneras de demostrar a las madres de su vida cuánto usted las aprecia, cualquier día del año:

  • Ofrézcale tiempo para ir al cine, salir con amigas, o hacer algo que ella disfrute hacer. Cuide a los niños para que ella pueda descansar y recrearse.
  • Escriba una carta o poema que exprese lo que usted ama y aprecia sobre ella.
  • Cocine una cena especial, y asegúrese de que ella no tenga que lavar los platos.
  • Hable con ella sobre lo que ella necesita, para que tenga la oportunidad de pensar sobre su calidad de vida y sobre las maneras en que puede aumentar su bienestar y reducir su estrés.
  • Diviértanse. Salgan a caminar en la naturaleza, a montar bicicleta, o a tener un día de campo en el parque. A muchas mamás se les olvida jugar.
  • Piense en su niñez y en su propia madre, en los desafíos que ella enfrentó y en cómo los superó.

Comuníquele a las madres en su vida que usted valora su dedicación y ardua labor. ¡Una mamá feliz es un ingrediente clave para una familia feliz!



Enseñándole a los Niños una Actitud de Gratitud

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

Los niños están expuestos diariamente a mensajes sobre comprar ropa, zapatos, y juegos costosos. Los comerciales a menudo comunican una actitud de inconformidad y avaricia, sugiriendo que no es importante estar satisfechos con lo que tenemos.
Los padres y los maestros deben esforzarse para enseñarle a los niños valores tales como la generosidad y la gratitud.
¿Demuestra usted una actitud de gratitud en su familia? Si no es así, puede empezar hoy, y verá como cambia su ánimo y le ayuda a sentirse conectado a los demás.

He aquí algunas maneras de ayudar a los niños a ser agradecidos:

  • Reflexione en aquello por lo que se siente agradecido. Anótelo, o dígalo en alta voz. Su actitud tendrá una gran influencia en sus niños. Entonces pregúnteles de qué están agradecidos. Anímeles a hacer una lista, un dibujo, o un poema.
  • Enséñele a sus niños a decir “Gracias” cuando se les regala algo o se les ofrece un servicio. Por ejemplo, pregúnteles “¿Cómo quisieran dar las gracias a la abuelita María por pasar el día con ustedes y llevarles al cine y a comer?”
  • Déjele saber a sus niños que se les aprecia. Déles ejemplos específicos, tales como, “Cuando le lees a tu hermanito, se pone contento, y yo puedo cocinar. Gracias por tu ayuda.”
  • Muestre generosidad hacia los demás, e incluya a los niños en la experiencia. Puede hacer comida de más y llevarla juntos a un vecino solitario o al albergue de quienes no tienen hogar. Cuando reciba buen servicio de la camarera, el banquero, o la doctora, diga “Gracias” y hable sobre lo que apreció de la experiencia.
  • Señale las maneras en las cuales su familia es afortunada. Al cenar, cada miembro de la familia puede mencionar algo por lo que sienta gratitud.
  • Pase tiempo al aire libre y disfrute las maravillas de la naturaleza. Dígale a los niños cuánto aprecia el sol, la lluvia y los elementos naturales que les rodean. Aliente a sus niños a aprender a proteger el medio ambiente.
  • Participe en programas de limpiar las playas, recolectar alimentos, o generar fondos para una causa. Sus niños notarán cuando usted comunica con actos su deseo en ayudar a aquellos menos afortunados.
  • Antes de ir a la cama en la noche, dedique unos minutos a repasar su día y por lo que siente agradecimiento.
  • Lea libros tales como Cómo Inculcar Valores a sus Hijos: Los Niños Aprenden lo que Viven (Dorothy Law Nolte)

El desarrollar una actitud de gratitud en nosotros mismos es una manera maravillosa de enseñarle a nuestros niños a vivir una vida con significado.



Escucha
Por Talia R. Jara
Baja PDF


Escucha este mensaje, te lo piden tus hijos,
yo soy la voz pequeña que te habla así al oído.

Los hijos crecen rápido, como una brisa pasan…
Hay que darles ahora los nutrientes del alma.

Hay que observar lo bueno del quehacer de este día,
y alentar el mañana que es el triunfo en la VIDA,

Hay que darles confianza, que es lo que trae el éxito,
recordar que al nacer, nos nacieron perfectos.

Que estén de pie en la vida si vienen las tormentas,
que acepten desafíos con valor y paciencia.

El Amor se demuestra cuando entregamos tiempo,
cuando estamos alegres de compartir lo nuestro.

El amor de los padres trasciende nuestras vidas;
hay que entregarlo ahora, repartirlo en familia.



Fomentando Gratitud en Nuestros Niños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

  • En las culturas y familias Latinas la gratitud se considera uno de los valores importantes que deseamos que nuestros niños aprendan.
  • Nadie quiere reputación de ingrato, ni para nosotros, ni para nuestros niños.
    Por eso tenemos refranes como: “Amor, con amor se paga,” y “A caballo regalado, no se le mira el colmillo.”
  • No es sólo cuestión de buenos modales. Tanto los escritos filosóficos antiguos, como los estudios psicológicos modernos establecen que los agradecidos son más saludables y felices que quienes no lo son. De hecho, se ha descubierto que el agradecimiento protege contra el estrés, fortalece la estima propia, y fomenta el éxito personal y ocupacional.
  • Pero nadie nace siendo agradecido. La gratitud es un valor que se aprende de otros, y se fortalece al demostrarlo. Así que nos preguntamos, ¿cómo enseñamos a nuestros niños a ser agradecidos?
  • He aquí algunas ideas:
    Como niño DARÉ gracias cuando los adultos en mi vida…
    --Demuestren- servir de ejemplo, demostrando gratitud a los niños o en su presencia.
    --Ayuden- a los necesitados con los niños, para que se percaten de lo que tienen.
    --Recuerden- a los niños a demostrar gratitud cuando surja la oportunidad.
    --Elogien- reconocer a los niños cuando demuestran gratitud.
  • Estar pendiente a gestos generosos de parte de los demás, y reconocérselos.
  • Mostrarle a nuestros niños las buenas noticias en el noticiero y el periódico.
  • Apreciar esfuerzos, intentos, gestos, detalles pequeños.
  • Demostrar apreciación diariamente.
  • Agradecer a familiares, amistades, maestros, entrenadores, niñeros, vecinos, desconocidos.
  • Tener espacio en el hogar dedicado a la gratitud, con fotos, recuerdos, notas, etc.
  • Llevar un diario de gratitud.
  • Hacer lista de gratitud.
  • Hacer llamadas telefónicas dando gracias.
  • Escribir notas o cartas dando gracias.
  • Alentar la apreciación y desalentar las quejas y críticas.
  • No hacer sentir a los niños culpables por lo que tienen.
  • No comparar- Siempre hay quien está mejor y peor que nosotros.


Fomentando Respeto en Nuestros Niños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

  • Como otros valores, el respeto, aunque afectado por influencias externas, se aprende principalmente en el hogar.
  • Recordar de quién y cómo aprendimos a respetar nosotros.
  • El respeto se gana dándonos a respetar y tratando a otros con respeto.
  • Mostrar respeto propio, respeto a los mayores, a la autoridad, a las leyes.
  • Comunicar respeto sin palabras (con la mirada y el tono de voz).
  • Respetar y tolerar personas con ideas o visiones diferentes a las nuestras.
  • Permitir la expresión de pensamientos y sentimientos negativos.
  • Permitir desacuerdos.
  • Resolver los conflictos sin violencia.
  • Tratar a nuestros hijos como a nuestros mejores amigos.
  • Respetar, tomar en serio sus opiniones, sus emociones y sus decisiones.
  • Respetar la privacidad de nuestros hijos (puerta cerrada, pertenencias personales).
  • Demostrar respeto al escuchar, al hablar, al actuar.
  • Practicar buenos modales: Gracias, por favor, lo siento.
  • Practicar pedir permiso, disculpas, perdón.
  • Enseñar cómo pensar y tomar decisiones, no qué pensar ni qué decidir.
  • Estimular, dar ánimo sin presionar o empujar.
  • Evitar juzgar, criticar, invalidar sus ideas y sentimientos.
  • Evitar comparar a sus hijos; la vida no es una competencia ni un concurso.
  • Evitar el uso del sarcasmo y la burla.
  • Mensajes importantes: creo en ti, confío en ti, eres importante, tú puedes.


Fomentando Responsabilidad en Nuestros Niños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

  • Como otros valores, la responsabilidad, aunque afectada por influencias externas, se aprende principalmente en el hogar.
  • Recordar de quién y cómo aprendimos responsabilidad nosotros.
    La responsabilidad se aprende en atmósfera de cariño, firmeza, y dignidad, no control o desorden.
  • Las responsabilidades nos hacen sentir útiles, necesarios, apreciados.
  • Ofrecer oportunidades para demostrar responsabilidad.
  • Acordar cuales son las responsabilidades y consecuencias de cada cual, según sus capacidades.
  • Servir de ejemplo de cumplir con nuestras responsabilidades.
  • Enseñar a asumir responsabilidad sobre los problemas y las soluciones.
  • Enseñar a manejar el tiempo y el dinero.
  • Enseñar a cumplir con las tareas del hogar y de la escuela según sus capacidades
  • Cumplir con deberes, acuerdos, palabra y promesas.
  • Devolver lo que tomamos prestado, no dar excusas, no gastar más de lo que podemos.
  • Disculparnos y corregirnos al cometer errores.
  • No mentir, dejar pasar, pagar o premiar los errores de nuestros niños.
  • Dejar que nuestros niños tomen decisiones y asuman responsabilidad por las consecuencias.
  • Todo derecho trae responsabilidades.
  • Con conducta responsable ganamos privilegios, con conducta irresponsable, los perdemos.
  • Pasos: Dar responsabilidad a nuestros niños.
    --Confiar que la cumplirán.
    --Si no la cumplen, permitir que enfrenten las consecuencias.
    --Darles la misma responsabilidad otra vez, para darles la oportunidad de demostrar que aprendieron de la experiencia.


¡Gracias, Madres y Comadres!

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

“Madre no es quien pare, sino quien cría.” (Refrán popular)

Las madres son madres todos los días del año; en el Día de las Madres hacemos un alto para reconocerles directa y públicamente.  Aprovechemos estas fechas para expresar nuestra apreciación y agradecimiento a todas las mujeres quienes sirven de figura materna a nuestros niños: madres, madrecitas, mamás, mamitas, mamis, madres de crianza, madres adoptivas, madrinas, hermanas mayores, abuelas y bisabuelas, y todas aquellas quienes a través de su trabajo como proveedoras de cuidado infantil, maestras, doctoras, consejeras, y demás, sirven de comadres en la crianza de nuestros niños.
 
La figura materna evoca pensamientos diversos y sentimientos intensos.  Ha inspirado infinidad de poemas, canciones, y libros, a través de la historia, y alrededor del mundo, y es fundamental en nuestra cultura, familia, y corazón. 
 
Los estudios confirman que las figuras maternas juegan un papel crucial en el desarrollo y bienestar presente y futuro de los niños.  Mas la labor maternal es tanto importantísima como compleja.  Muchas veces se culpa a las madres por los errores de sus hijos, mientras que no se les reconoce por los logros de éstos.  De niña, oía a mi mamá decir “¡qué difícil es ser mamá!”  Ahora como psicóloga de familias con niños, le hago eco a diario.  Recordemos que aún las “supermamás” necesitan ayuda.  Reconozcamos, honremos, y ayudemos a las madres y comadres en nuestras familias y comunidades, por el bien de todos nuestros niños.

 
Ideas:

  • No dar por sentada la labor maternal; demostrar gratitud diariamente con palabras, gestos y detalles.
  • Tener espacio en el hogar y/o área de trabajo dedicado a las figuras maternas, con fotos, recuerdos, etc.
  • Mantenernos en contacto con nuestras madres y comadres por teléfono y correo postal o electrónico frecuentemente.
  • Desalentar las quejas y críticas, fomentando la apreciación y agradecimiento.
  • Ofrecerles apoyo, ayuda, relevarlas de sus funciones para que se tomen descansos o respiros regularmente.
  • Enseñarle a los niños, con nuestro ejemplo, a valorar los esfuerzos de las madres y comadres en sus vidas.

Recursos:

  • Chocolate para el corazón de mamá: Historias de inspiración que celebran el espíritu de la maternidad (Kay Allenbaugh)
  • Las madres son especiales (Lucy Mead)
  • Lo que toda madre necesita (Elisa Morgan y Carol Kuykendall)
  • Mamá, eres increíble (Linda Weber)
  • Te quiero, mamá: Una colección de poemas (Gary Morris)
Sitios:


¡Gracias, Padres y Compadres!

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

“Padre no es quien engendra, sino quien cría.” (Refrán popular)

Si bien los padres son padres todos los días del año, en el Día de los Padres hacemos un alto para reconocerles directa y públicamente. Aprovechemos esta fecha para expresar nuestro aprecio y agradecimiento a todos los hombres quienes sirven de figura paterna a nuestros niños: padres, papás, papitos, papis, padres de crianza, padres adoptivos, padrinos, hermanos mayores, abuelos y bisabuelos, y todos aquellos quienes a través de su trabajo como mentores, maestros, doctores, consejeros, y demás, sirven de compadres en la crianza de nuestros niños.

La figura paterna es fundamental en nuestra cultura, familia, y corazón, y evoca pensamientos variados y sentimientos poderosos. A través de la historia y alrededor del mundo, ha inspirado poemas, canciones, y libros.

Investigaciones contemporáneas señalan que las figuras paternas juegan un papel crucial en el desarrollo y bienestar presente y futuro de los niños. Mas la labor paternal es tanto importantísima como difícil. El padre tiene responsabilidades inmensas, al intentar guiar y educar a los hijos además de servirles de proveedor y protector. En mi trabajo como psicóloga de familias con niños, encuentro a diario que muchos padres quieren desempeñar su papel responsablemente, mas al intentarlo se sienten sometidos bajo fuertes presiones sociales y encuentran infinidad de obstáculos. A menudo se les dificulta sacar tiempo para pasarlo con sus niños y demostrarles afecto. Los papás necesitan apoyo, guía, y reconocimiento. Honremos y ayudemos a los padres y compadres en nuestras familias y comunidades, por el bien de todos nuestros niños.

Ideas:

  • No dar por sentada la labor paternal; demostrar gratitud diariamente con palabras, gestos y detalles.
  • Tener espacio en el hogar y/o área de trabajo dedicado a las figuras paternas, con fotos, recuerdos, etc.
  • Mantenernos en contacto con nuestros padres y compadres por teléfono y correo postal o electrónico frecuentemente.
  • Desalentar las quejas y críticas, fomentando la apreciación y agradecimiento.
  • Ofrecerles apoyo, ayuda, relevarlas de sus funciones para que se tomen descansos y pasen tiempo con sus niños regularmente.
  • Enseñarle a los niños, con nuestro ejemplo, a valorar los esfuerzos de los padres y compadres en sus vidas.

Recursos:

  • Grupo Los Compadres (Contra Costa) 925-646-5691
  • Grupo Los Papás del Canal (Marin) 415-456-2640
  • Grupo Paternidad Responsable (San Francisco) 415-552-1361
  • Buenos padres, mejores hijos (Dr. Ron Taffel)
  • Claves para convertirse en buen padre (William Sears)
  • Cómo ser mejores padres (Reynolds Bean)
  • Los abuelos son especiales (Lucy Mead)
  • Los mejores padres (Joan Declaire)
  • Los padres son especiales (Lucy Mead)
  • Los siete secretos de los padres eficaces (Ken R. Canfield)
  • Ser padres en un mundo loco (Yves Lamontagne)
Sitios:


Hablando con Nuestros Niños sobre los Desafíos Financieros

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

¿Está afectando a su familia la recesión económica? Si es así, usted probablemente se preguntará cómo hablar con sus niños sobre las finanzas familiares y sobre lo que deparará el futuro.

Los niños escuchan a sus padres hablar por teléfono, a través de las puertas, y en el auto, cuando usted cree que no están oyendo. Es esencial tener conversaciones honestas con ellos sobre los cambios que enfrenta la familia, mas tenga cuidado de no hablar sobre las preocupaciones económicas con familiares y amistades cuando estén presentes sus niños pequeños.

Hable con sus hijos de manera apropiada a su edad, y sin la intensidad emocional que usted sienta. Por ejemplo, puede decirles que debido a los cambios en su trabajo y otros asuntos de adultos, la familia contará con menos dinero. Explíqueles que esto es algo que también están pasando otras familias, y que los adultos están esmerándose para resolver la situación. Si tienen que mudarse de su hogar, no le diga a los niños hasta que sea definitivo. Asegúreles que hará lo posible por encontrar un lugar que sea del gusto de ellos.

Hablen sobre maneras de ahorrar dinero:
  • Cocinen más en casa y coman menos fuera. Haga que los niños planifiquen las comidas y ayuden a prepararla. Siembren un huerto casero en el patio.
  • Sugiérale a sus niños que revisen sus libros y juguetes para que otros niños que los necesiten puedan disfrutarlos, o planifiquen una venta para recaudar fondos.
  • Pídale a los niños que le recuerden apagar las luces y otros aparatos para reducir la cuenta de electricidad.
  • Lleven la ropa que no necesiten a un lugar de donar o vender ropa, usen cupones de descuento, y busquen buenas ventas para toda la familia.
Comunique optimismo:
  • El hablar con honestidad y esperanza ayudará a reducir las preocupaciones de sus hijos.
  • Ofrézcales confianza. Infórmeles que los adultos se encargarán de superar estos tiempos difíciles, pero no les haga promesas que no pueda cumplir.
  • Dígale a los niños que pueden ayudar, pero que resolver estos asuntos no está en manos de ellos.
  • Manténganse conectados, conserven sus rutinas, y dedique tiempo a sus hijos.
  • Procure apoyo de otros adultos, para que tenga un lugar donde expresar sus temores y frustraciones.
  • Responda las preguntas de los niños, pero no les dé más información de la que ellos necesitan. Si usted les dice la verdad (sin todos los detalles), ellos sentirán confianza y seguridad.
Los niños se sienten más seguros cuando pasan tiempo con sus padres. Y el jugar con sus hijos ayudará a reducir su propio estrés durante estos tiempos desafiantes.

¡Buena suerte a todos!

Si necesita recursos, llame al 2-1-1 o visite www.211.org.




Honrando a los Papás

Por Rona Renner, RN y Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

El tercer domingo de junio celebramos el Día de los Padres en los EEUU, y les ofrecemos atención adicional y regalos a los padres de nuestras vidas. A todos los papás, padrastros, padres de crianza, abuelos, mentores, y figuras paternas, los honramos a ustedes y al papel vital que desempeñan en la vida de los niños.

Los papás son importantes para el bienestar de los niños, mas a veces están ausentes o no están disponibles debido a circunstancias de la vida, limitaciones emocionales, u obstáculos que entorpecen su camino. Muchos papás trabajan horas largas, o más de un trabajo, mientras aman a sus niños y desean mantenerse en contacto. En familias divorciadas, a menudo los papás sienten que no ven a sus niños tan a menudo como lo desean, y deben luchar por continuar presentes en las vidas de sus hijos.

Ser papá trae gran dicha y gran responsabilidad. Más y más papás están participando en eventos escolares, citas médicas, ayudando con la tarea de la escuela, y leyéndole a sus niños.

He aquí 10 guías para mantener a los papás conectados con sus hijos:

1. Cene con su familia lo más frecuentemente posible, y apague la TV, para que puedan hablar sobre el día.
2. Lleve a sus hijos a desayunar, especialmente si no ha cenado en casa por muchas noches.
3. Cocine con sus niños, es bueno que vean que a menudo los hombres son excelentes cocineros.
4. Siembre o construya algo con sus hijos. Permítales que lo ayuden.
5. Lleve a sus niños a su lugar de trabajo, para que vean a dónde va y lo que hace cuando trabaja.
6. Mire álbumes de retratos con sus hijos, y cuéntele historias sobre su familia y sobre lo que hizo cuando era más joven.
7. Pídale a sus hijos mayores que le enseñen a hacer algo, tal como un juego de computadora.
8. Salga a caminar o a acampar con sus niños.
9. Juegue con cada uno de sus niños individualmente, permitiéndoles que dirijan lo que van a hacer. Si está lejos de sus hijos, llamélos por teléfono, escríbale cartas, y sepa que sus niños aprecian toda comunicación de parte suya.
10. Reconozca sus emociones tanto como las altas y bajas de sus hijos. Escúcheles para que sepan que pueden recurrir a usted con sus penas y temores.
Si usted tuvo un papá quien pudo estar disponible para usted, es usted muy afortunado. Si no, puede aprender a acercarse a sus hijos, y ofrecerles los mayores regalos… su tiempo y su amor.

Recursos para Papás:



Juntas Familiares
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

¿Se pregunta cómo lograr que sus hijos colaboren por el bien de la familia? Las juntas familiares semanales pueden ayudar. Éstas proveen una oportunidad para expresar los valores familiares, y compartir aliento y reconocimiento. También pueden discutirse las preocupaciones, lidiar con los conflictos, practicar destrezas para resolver problemas, y planificar paseos y celebraciones familiares.

He aquí varias guías para unas juntas familiares productivas:

  • Elija días y horas convenientes para su familia. Pueden ser los domingos en la noche después de la cena, o los sábados por la mañana antes de comenzar los oficios y diligencias.
  • Las juntas deben ser breves. Quince o veinte minutos pueden ser suficiente.
  • Si sus hijos son pequeños, comiencen con sólo uno o dos asuntos a tratar en las juntas. Los niños de cuatro años en adelante pueden participar. La mayoría de los niños disfrutan las juntas familiares, siempre que no incluyan gritos o peleas.
  • Limítese al tiempo acordado, y concluyan con una nota positiva, u ocúpense en una actividad placentera después de la junta.
  • Apunten las ideas y los acuerdos, para no olvidar lo que deseen recordar.
  • Pongan en la puerta del refrigerador un papel para apuntar los temas a ser discutidos en la próxima junta familiar. Éstos pueden incluir a dónde ir durante el fin de semana, las tareas a ser realizadas, planificar una visita o fiesta, o un nuevo sistema para estar listos a tiempo en las mañanas.

Agenda sugerida para las juntas:

  • Reconozcan lo que está haciendo bien cada miembro de la familia.
  • Aborden primero los asuntos propuestos por los niños, ya que estarán más interesados y dispuestos a colaborar cuando se les ha prestado atención a sus preocupaciones.
  • Traten de incluir sólo un asunto propuesto por los padres cada semana. ¡En un año esto resulta en 52 asuntos!
  • Terminen la junta con un plan de acción para lidiar con los asuntos discutidos.

Al conducir la junta familiar, enfóquese en las soluciones, no en las quejas. Si usted está tratando de entender un problema, investigue el asunto. Haga preguntas clarificadoras, y asegúrese de que todos se sientan comprendidos. Por ejemplo, si su niña de 5 años dice que ya no quiere cumplir con su tarea de alimentar al gato, ofrézcale la oportunidad de que explique lo que ha cambiado. Pregúntele a los otros niños si han tenidos experiencias similares. Juntos pueden acordar un oficios diferente para su hija si alguien se ofrece a alimentar al gato. Enseñe a los niños a proponer sus ideas, elegir una solución, y evaluar el resultado en la próxima junta.

Considere hacer algo divertido después de las juntas familiares. Jueguen un juego, salgan a caminar, o compartan una cena especial.

Las destrezas que sus niños aprenderán al tomar parte de juntas familiares les servirán con sus amistades, en la escuela, y en el trabajo. Muchos problemas pequeños pueden ser solucionados antes de que se hagan mayores. Y la familia entera se sentirá más unida al aprender a ayudarse mutuamente. Las juntas familiares exitosas toman práctica, paciencia, y una actitud positiva.


Madres de Crianza

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

Hay madres que no llaman mucho nuestra atención al caminar por la calle o ir de compras. Se ven como cualquiera otra mamá que se ocupa de sus hijos, pero son diferentes. Estas mujeres han elegido amar y cuidar niños que llegaron a ellas necesitados. Ellas son madres que están dispuestas a dar la bienvenida a niños a sus brazos y hogares, sin saber por cuánto tiempo se quedarán ni lo que les deparará el futuro.

Póngase a pensar en lo que requiere traer a un niño a su corazón, sabiendo bien que lo más probable es que tendrán que despedirse antes de que haya crecido. Las madres de crianza entienden esto, y aún así están dispuestas a hacer lo necesario por el bien de un niño que no vivirá con ella por mucho tiempo. El amor maternal puede ser una fuerza sanadora para los niños que han sido maltratados, descuidados, o expuestos a traumas o pérdidas.

Algunas madres de crianza se convierten en madres adoptivas, y pueden ofrecerle al niño un “hogar para siempre,” pero muchas toleran la naturaleza temporera del arreglo, sabiendo que los niños añoran una familia permanente. El camino nunca es fácil para los padres que luchan por proveer el amor y la estructura que todo niño necesita, ni es fácil para el niño que pena su pasado y está aprendiendo a confiar que hay un hogar para él. Algunos niños se reunificarán con sus familias cuando haya pasado la crisis y el tiempo le haya permitido a los adultos reconstruir un hogar para sus hijos.

Todas las madres sienten incertidumbre, desde los desafíos de alimentar a un bebé, elegir cuidado infantil apropiado, saber cuándo decir “no” aún cuando el niño está enojado. Todos quienes han cuidado niños saben cuán fácil es sentir inseguridad en la toma de decisiones diarias. Para las madres de crianza la incertidumbre es un hecho, y a pesar de esto, aprenden a poner a los niños en primer lugar, y encaran los desafíos según se presentan.

Para entender la dedicación de las madres de crianza, acudimos al diccionario. La definición de criar es:

Alimentar; nutrir; apoyar; atesorar; promover el crecimiento de algo; alentar; y sostener.


Estos valores nos recuerdan las responsabilidades que todas las madres y figuras maternas llevan en los hombres, y definen claramente lo que necesitan los niños.

Por esto la experiencia incierta de la crianza temporal requiere a alguien de corazón compasivo y capaz de ofrecer al niño apoyo, y un entorno seguro en circunstancias estresantes.

Piense en lo que requeriría de usted convertirse en madre de crianza. Si no le es factible, considere acercarse a las agencias de crianza temporal en su comunidad para agradecer a las madres cuya vida familiar es incierta, mas saben con certeza que quieren ser de ayuda a los niños.

Y a los papás de crianza temporal quienes también ejercen esta función heroica, ¡también se lo agradecemos!



Las Mascotas Enseñan Lecciones a Nuestros Niños

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN
Baja PDF

¿Le han pedido sus niños tener perros, gatos, ratas, reptiles, pájaros o peces? Antes de decirles “No,” piense cómo pudieran beneficiarse del ayudar a cuidar mascotas.

A los perros se les conoce como “el mejor amigo del hombre,” y su amor incondicional hacia sus dueños puede favorecer a todos. Cuando nos sentimos solos o estresados, el ronroneo de un gato trae gran alivio.

Además de las horas de diversión que pasarán jugando con sus mascotas, los niños aprenden lecciones de vida importantes al asumir responsabilidad por el bienestar de sus animales.

Maneras en las que los niños se benefician al tener mascotas:

Las mascotas enseñan responsabilidad. Cuando los niños tienen mascotas, aprenden a considerar las necesidades de alguien aparte de sí mismos. Esto desarrolla empatía, compasión, y disciplina. Los niños pequeños necesitarán compartir esta responsabilidad con otros; no debe esperarse que actúen más allá de sus capacidades.
Con las mascotas los niños practican destrezas sociales. Cuando un pequeño le hala el rabo a su gato o rata, sus padres le enseñarán a ser cuidadosos y respetuosos. El aprender a controlar sus impulsos les ayudará a hacer amistades. Las mascotas responden a la atención cariñosa.
Los perros nos mantienen activos. El sacar a caminar al perro es una excelente manera de ejercitarnos a diario. Hoy día que pasamos horas frente a la TV y la computadora, lo que aliente el salir a caminar al aire libre es valioso. A los niños les encanta correr con sus perros y enseñarles a buscar la pelota o el disco volador.
Las mascotas enseñan lecciones sobre la vida y la muerte. Si su pajarito se enferma o cuando su pez muera, sus niños aprenderán sobre las enfermedades y sobre la muerte, y de entender cómo la familia enfrenta situaciones tristes o difíciles. Tal vez enterrarán la mascota, o llevarán al animal enfermo al veterinario. El amor y la lealtad que sienten los niños hacia su familia aumentarán al observar cómo tratamos a nuestras mascotas con compasión.

Palabras de advertencia:

  • Supervise a los pequeños cuando juegan con mascotas. Pueden lastimarse.
  • Hable con expertos al seleccionar mascotas “seguras para los niños.”
  • Consulte a su pediatra si sus niños tienen asma o alergias.
  • Tenga expectativas realistas sobre cuánta responsabilidad tendrán los niños sobre el cuidado de las mascotas. Si les grita para que alimenten los peces, probablemente no estén listos para hacerlo.
  • Los niños aprenden al observarle. Asegúrese de desear un animal antes de traerlo a su hogar.

El tener mascotas es una manera en que los niños desarrollan compasión, respeto y responsabilidad, valores que pueden durar toda la vida.



Mis Lemas y Mis Temas Como Padre de Familia
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

Uno de los mejores regalos que pueden hacer los padres a sus hijos es el conocerse bien, y quien bien se conoce puede definirse en pocas palabras…


Mis Lemas

¿Ha pensado alguna vez es destilar las ideas que le sirven de guía en la crianza de sus hijos lo más brevemente posible? ¿Ha dicho alguna vez “Mi lema sobre ser buen padre de familia es…”?

Un lema es una palabra, frase u oración que se adopta como emblemática de algo o de alguien; refleja el carácter o propósito de lo que representa. Los lemas pueden constituir símbolos de lo que creemos, recordatorios de lo que apoyamos, y guías sobre los pasos a seguir. En tiempos difíciles, los lemas pueden servir de afirmaciones para ayudarnos a mantener nuestro enfoque, curso, y
ánimo.

Como tal, un lema es una manera de encapsular una intención. Por lo tanto, le ofrecemos la oportunidad de descubrir, elegir o crear los lemas sobre la crianza infantil con los cuales se identifica, y así le funcionarán como Norte al emprender rumbo hacia sus destinos como capitán de la barca de su familia.

Instrucciones:


Identifique lemas sobre la crianza de los niños que guardan significado para usted. Incluya en su lista tanto lemas prestados o copiados, como originales. Mantenga los ojos y oídos abiertos para reconocer posibles lemas, pues están en todas partes. Los anuncios comerciales tienen ejemplos de lemas que representan productos o las corporaciones que los producen. Los sellos de goma que se lucen en los autos también contienen lemas que usted puede adoptar o adaptar a asuntos sobre la crianza infantil.

Ponga letreros u otros recordatorios con sus lemas sobre la crianza de sus hijos en lugares que usted mira o visita con frecuencia.

Reflexiones:

  • ¿Cómo refleja su selección de lemas las perspectivas de quienes le criaron a usted?
  • ¿Cómo reflejan sus lemas sus propósitos como padre o madre de familia?
  • ¿Han cambiado sus lemas según van creciendo sus hijos?
  • ¿Recuerda algún lema con el que se identificaba en el pasado, pero no en el presente?
  • ¿Cómo le dirigen sus lemas en la toma de decisiones?
  • ¿Qué pensamientos, sentimientos y comportamientos han sido provocados al encontrarse con sus lemas durante su diario vivir?

Mis Temas

De manera similar a como las organizaciones definen sus fines y funciones al formular una misión, podemos resumir nuestros temas primordiales cuando de la crianza de nuestros hijos se trata. Los temas responden la pregunta “¿Para qué estoy aquí y hago lo que hago?” Los temas declarados por escrito expresan la visión y propósito centrales de la entidad que representan. La declaración de nuestros temas como madre o padre reestablece el enfoque cuando se ha perdido, y ofrece dirección cuando nos desorientamos.

Ya que puede ayudarnos según llevamos a cabo nuestras intenciones y hacemos decisiones diarias y duraderas que impactan a los niños, aquí le proveemos un espacio para esbozar la declaración de sus temas esenciales.

Instrucciones:

Como inspiración, puede revisar las declaraciones de misiones de organizaciones que usted respete, admire y apoye.

Para delinear sus temas como madre o padre, responda las siguientes preguntas por escrito o en diálogo con una persona de confianza:

  • ¿Cuáles son mis fines, mis metas principales como madre/padre?
  • ¿Cuáles son mis funciones primordiales como padre de familia?
  • ¿Para qué estoy aquí en mi familia?
  • ¿Cuál es mi visión amplia acerca de mi rol como padre/madre?
  • ¿Cuáles son los propósitos centrales de mi labor paternal/maternal?

Esboce la declaración de sus temas primero anotando sus asociaciones a las preguntas presentadas arriba.

Organice sus temas como declaraciones coherentes que reflejen su misión como padre de familia. Continúe editándolas y modificándolas hasta que le satisfagan, hasta que piense y sienta representan sus intenciones esenciales.

Reflexiones:

  • ¿Cómo se relacionan las declaraciones de sus temas con los valores de quienes le criaron a usted?
  • ¿Cómo reflejan sus temas su carácter y manera de ser?
  • ¿Cómo se relacionan sus temas con su trasfondo social/cultural/religioso?
  • ¿Cómo se refleja la declaración de sus temas sobre la crianza de sus hijos en su manera de vivir?
  • ¿Cómo anticipa utilizar estas declaraciones de sus temas en la toma de decisiones importantes con sus hijos?


Los Niños Aprenden lo que Viven

Por Dorothy Law Nolte

Si los niños viven con reproches, aprenden a condenar.
Si los niños viven con hostilidad, aprenden a ser agresivos.
Si los niños viven con miedo, aprenden a ser aprensivos.
Si los niños viven con lástima, aprenden a auto-compadecerse.
Si los niños viven con ridículo, aprenden a ser tímidos.
Si los niños viven con celos, aprenden a sentir envidia.
Si los niños viven con vergüenza, aprenden a sentirse culpables.
Si los niños viven con ánimo, aprenden a confiar en sí mismos.
Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes.
Si los niños viven con elogios, aprenden a apreciar a los demás.
Si los niños viven con aceptación, aprenden a amar.
Si los niños viven con aprobación, aprenden a valorarse.
Si los niños viven con reconocimiento, aprenden que es bueno tener una meta.
Si los niños viven con solidaridad, aprenden a ser generosos.
Si los niños viven con honestidad, aprenden qué es la verdad.
Si los niños viven con ecuanimidad, aprenden qué es la justicia.
Si los niños viven con amabilidad y consideración, aprenden a respetar a los demás.
Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener fe en sí mismos y en los demás.
Si los niños viven con afecto, aprenden que el mundo es un maravilloso lugar donde vivir.


Nuestros Niños están en Nuestras Manos
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

Cada niño es único, “como los dedos de la mano,” mas gran parte del bienestar y porvenir de todos nuestros niños está en nuestras propias manos.
Se dice que “juego de manos, juego de villanos,” pero en este caso nuestros dedos nos pueden recordar lo que debemos hacer diariamente para apoyar, impulsar, y levantar a nuestros niños, según lo necesiten.

El Pulgar: En lugar de chuparnos el dedo o empinar la botella, energicemos a nuestros niños con alimentos nutritivos.

El dedo Índice: Para apuntar al leerles, y para señalarles los caminos rectos y los torcidos.

El dedo del medio: Va directo al corazón; alentemos y demostremos a nuestros niños que los amamos.

El dedo Anular: Donde lucimos los anillos que significan compromiso; mostremos nuestra dedicación a su aprendizaje participando en sus actividades educativas y recreativas.

El Meñique: Nos sirve para despejar nuestros ojos y oídos; observemos y escuchemos con atención a nuestros pequeños.

No es tan fácil como suena, “no se puede tapar el cielo con un dedo.” Pero si ponemos a trabajar nuestros dedos y manos, reconoceremos e invitaremos a aquellos quienes pueden “echarnos una mano.” Extendamos nuestras manos ofreciendo ayuda y apoyo “a manos llenas,” tanto a nuestros niños, como a otros quienes parezcan necesitar “una mano amiga.” Estrechemos sus manos, que con nuestras manos enlazadas crearemos una red que resistirá firmemente los manotazos de la vida.

Apoyo Mano a Mano

Al Alcance de sus Dedos


Papás del Presente: Participan con Pelotas, Piñatas, Paseos, ¡y Pañales y Pachas!

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD (Escrito originalmente para Baby Center en Español)
Baja PDF

Papá Protector y Proveedor

A lo largo de la historia y a través del mundo, típicamente a los papás se les han encargado las importantes tareas de proteger y proveer para sus hijos. Como si fueran superhéroes con poderes poderosos, se espera que los padres hagan lo posible y lo imposible como defensores de sus crías ante todo mal que pueda amenazarles o acecharles. Y papá ha de proteger a sus niños aún cuando ha de salir a trabajar fuera de casa para ganarse “el pan de cada día,” pues en la mayoría de las familias se depende principalmente del ingreso de papá para el sustento de los hijos.

En las familias modernas los padres comparten con las madres los papeles de protector y de proveedor. Además, desempeñan muchos otros roles igualmente valiosos para el desarrollo y bienestar de los niños. En los hogares y sociedades contemporáneos, los Papis se hacen presente y participan en la crianza infantil como educadores, entrenadores, compañeros de juego, chóferes, cocineros, y más…

Papá Policía y Profesor

Justa o injustamente, a los papás a menudo se les asigna implementar la justicia en casa, sirviendo de policía o juez a la hora de disciplinar a los niños. Ciertamente es importante que sus hijos reconozcan a papá como figura de autoridad, pero recordemos que disciplinar, más que corregir o castigar, consiste en educar.

Haya o no cursado estudios, Papá es de los profesores primeros y principales para sus hijos, especialmente durante la infancia y niñez temprana. Los padres enseñan a sus pequeños lecciones de vida cruciales y perdurables.

Papá del Presente, ¡Presente!

Si bien en tiempos pasados los papás a menudo brillaban por su ausencia en funciones y otras ocasiones pertinentes a sus hijos, el padre del presente trata de hacerse presente. A pesar de los obstáculos que se le presentan para presentarse a la cena todas las noches, o a las citas médicas y eventos escolares, Papá entiende la importancia de su presencia en el vivir cotidiano de sus hijos.

Lo agradezcan con palabras o no, los niños aprecian poder contar con su papá por lo menos al principio o final de cada día. Conforme van creciendo, la presencia de Papá reduce el temor y el dolor que sienten sus hijos ante la inyección o la decepción, y aumenta el gozo y el orgullo que sienten ante la hazaña realizada en el partido o el escenario.

Papá Rey y Partícipe

Se dice que el padre es el rey del hogar. Si es así, no ha de ser un rey remoto que reina desde la distancia de su trono. En el reino moderno el papá rey honra a la reina y a las princesas y príncipes, haciéndose partícipe de sus experiencias y actividades.

Para que Papá participe plenamente en los eventos principescos, familiares, escolares, y demás, apremia que tanto el rey se muestre disponible e interesado en participar, como que la reina y el resto del reinado le incluyan desde el principio en los preparativos y planes. A pesar de los adelantos notables en la participación de los padres en asuntos infantiles, existen costumbres, expectativas y barreras que obstaculizan las mejores intenciones de Papá…

El Rey Papá participa directa y activamente en la formación de sus hijos regalándoles su atención y su tiempo. Los estudios científicos han demostrado que el tiempo que comparten los niños con sus padres contribuye de manera determinante al desarrollo infantil, y a sus relaciones presentes y porvenir. Si “el tiempo es oro,” ¿qué legado más valioso puede ofrecerle Papá Rey a sus niños?

A continuación ilustramos varias maneras en las que los papás pueden ser parte y partícipes de los procesos y progresos de sus hijos por medio del tiempo compartido con ellos. Papá puede adoptarlas o adaptarlas según la edad de sus hijos y sus preferencias.

Papás y Pelotas

El juego es de las mejores maneras de estimular el crecimiento y el aprendizaje infantil, y de cultivar una relación estrecha y placentera entre padres e hijos.
  • Juega con cada uno de tus hijos individualmente, prestándoles atención plena.
  • Jueguen adentro y afuera de casa, juegos tranquilos y juegos activos.
  • Conoce y cultiva los talentos de tus niños al jugar con ellos.
Papás y Piñatas

Las fiestas familiares, fechas y tradiciones culturales, y otras ocasiones especiales son especialmente propicias para promover la participación paternal.
  • Hazte presente en los cumpleaños de tus hijos y en otras festividades familiares.
  • Cuéntales y léeles cuentos sobre la historia de la familia y de tu país de origen.
  • Muéstrales retratos de tu propia niñez, y preséntale a sus parientes y antepasados.
Papás y Paseos

Tanto los paseos reales como los imaginarios conducen a la exploración y al aprendizaje. ¿Qué mejor guía y chofer para los pequeños que Papá?
  • Salgan en paseos familiares regularmente, sea a pie o por auto, autobús o tren.
  • Lee con tus hijos, llévalos a la biblioteca y descubre sus intereses.
  • Participa en la educación formal de tus hijos asistiendo a su guardería o escuela.
Papás y Pañales

El cambiar pañales es una tarea que no por ser poco agradable es menos importante. El Papá del presente asiste, acude, acompaña a sus hijos en lo tedioso, doloroso, ¡y apestoso!
  • Participa en el aseo personal de tus pequeños.
  • Aporta a la limpieza y mantenimiento de tu hogar.
  • Ofrece solidaridad a tus hijos ante tareas desagradables y difíciles.
Papás y Pachas

Como dice el refrán, “barriguita llena, corazón contento.” Los papás de hoy saben que es importante nutrir tanto el estómago como el espíritu de sus hijos.
  • Cocina con tus niños, y aprenderán que los hombres pueden ser buenos cocineros.
  • Alimenta a tus pequeños, y cena con tu familia lo más frecuentemente posible.
  • Dile a tus hijos que los amas, a diario, no importa su edad.
Libros para y sobre Papá
  • Buenos padres, mejores hijos (Dr. Ron Taffel)
  • Claves para convertirse en buen padre (Dr. William Sears)
  • ¿Tal como su padre? (Dra. Marisol Muñoz-Kiehne y Dra. Liane Leedom)

Pasando Nuestros Valores a Nuestros Niños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

Mientras disfrutamos la temporada festiva, es importante preguntarnos si le estamos enseñando a nuestros niños los valores que creemos son importantes para vivir una vida responsable y significativa.

Vivimos en un mundo de alta velocidad y con muchas exigencias. Los medios de comunicación bombardean a los niños con mensajes que son a menudo opuestos a lo que valoramos. Éstos animan a los niños a querer más, comer más, ser “sexy”, y ser irrespetuosos hacia los adultos, y los niños pasan horas en el teléfono y en la computadora, expuestos a estos mensajes.

Es difícil enseñarle a los niños que no pueden tener todo lo que quieren, o lo que tienen sus amistades. El estimularles a apreciar lo que tienen, a disfrutar la naturaleza, y a ahorrar para algo especial toma tiempo, atención, y paciencia.

Es trabajo de los padres, familiares y maestros dedicarle tiempo a los niños, y no usar el dinero o los regalos como sustitutos de la atención. El tiempo juntos es el mejor regalo que podemos darle a nuestros niños.

Los adultos comunicamos nuestros valores por medio de nuestras expectativas, palabras, y acciones. Los niños ven lo que hacemos, y si nos ven mostrando generosidad hacia otros, aprenderán a ser generosos. Si nos ven agradecidos por las pequeñas cosas, no serán codiciosos. Si exigimos que usen buenos modales, aprenderán a decir “por favor” y “gracias.”

Guías:
1. Enseñar con nuestro ejemplo, siendo respetuosos y notando lo bueno en las personas. Cuando veamos una película juntos, hablemos sobre los valores de los personajes.
2. Cenar como familia lo más posible, y conversar sobre eventos comunitarios y culturales.
3. Agradezcamos a nuestros niños por ayudar con los platos, o por visitar a la abuela. No los halaguemos solamente por su desempeño en la escuela o los deportes.
4. No esperemos que nuestros niños sean perfectos. Disculpémonos cuando cometamos errores.
5. Expresemos nuestras opiniones, pero respetemos las diferentes. Aprendamos obre culturas y religiones diferentes a las nuestras.
6. Cuando nos sea posible, llevemos a nuestros niños al trabajo con nosotros.
7. Resolvamos conflictos sin lastimarnos. Cuando estemos enojados, calmémonos antes de disciplinar a nuestros niños.
8. Sentémonos metas como familia, anotémoslas, y discutamos cómo las alcanzaremos. Tal vez durante la temporada festiva trabajemos en un albergue, u horneemos galletitas para un vecino solitario.
9. Besemos a nuestros niños a la hora de dormir. Digámosles cuán importante son en nuestras vidas.
10. Escuchemos con nuestros oídos, ojos y corazón. ¡Apreciemos nuestra familia!

Por nuestros niños, decidamos qué es importante para nosotros, y acordemos qué hacer en el año entrante para añadir más significado a nuestra vida familiar, según nuestros valores.


Poemas para las Madres

Poemas del Alma

Sólo el Amor de una Madre

Sólo el amor de una Madre apoyará,
cuando todo el mundo deja de hacerlo.

Sólo el amor de una Madre confiará,
cuando nadie otro cree.

Sólo el amor de una Madre perdonará,
cuando ninguno otro entenderá.

Sólo el amor de una Madre honrará,
no importa en qué pruebas has estado.

Sólo el amor de una Madre resistirá,
por cualquier tiempo de prueba.

No hay ningún otro amor terrenal,
más grande que el de una Madre.


Madre

Tu mirada de amor
descubre lo que otros no quieren ver.
Tu nobleza
te hace apreciar lo que los demás desprecian.

Tu amor desinteresado
te hace defender a los pequeños
que otros atacan o menosprecian.
Tu presencia
despierta confianza, amor a la vida
y esperanza en un futuro mejor.


Mamá

Quiero agradecerte
que estés en mi vida.

Sé que puedo contar contigo
en momentos difíciles,
sé que contigo puedo
compartir mis alegrías,
y sé que nuestra amistad
se sustenta en mutuo amor.

Que seas mi MAMÁ y mi AMIGA
es el más preciado tesoro,
que agradeceré a DIOS eternamente.

Gracias por llenar mi vida
con tanta felicidad.

¡Te Amo Mamá!



Propósitos Positivos por Nuestros Niños

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

“De ahora en adelante…” “Nunca más…” Muchos aprovechamos el principio de año para declarar nuestras intenciones sobre lo que deseamos cambiar o mejorar en nuestras vidas. Hacemos propósitos de empezar o aumentar hábitos constructivos, y terminar o reducir los destructivos. Fijamos metas a corto y a largo plazo, y trazamos planes dirigidos al alcance de estas metas. Pensando en nuestro bienestar, y en el de nuestros niños y familias, hacemos promesas, con la mejor intención de cumplirlas. Sin embargo, son pocos los que logran mantener las llamadas resoluciones de año nuevo. “El infierno está lleno de buenas intenciones.”

“Lo que mucho vale, mucho cuesta.” No es nada fácil hacer cambios. El desarrollo de un hábito conlleva un mínimo de 21 días consecutivos. Y toma un promedio de siete intentos serios el poder dejar un hábito establecido. Cuando de adicciones se trata, es aún más difícil.

“Sí se puede.” Con determinación, persistencia, apoyo, y ayuda profesional cuando sea pertinente, podemos convertir nuestras intenciones en acciones, y alcanzar nuestras metas.

Primero, tomamos conciencia de lo que deseamos cambiar, y decidimos comprometernos a estos propósitos. “Lo prometido es deuda.”

Ejemplos de propósitos positivos para la Salud y el desarrollo físico de nuestros niños y familias:

  • Comer por lo menos 5 porciones de frutas y verduras al día
  • Reducir el consumo de comestibles no saludables
  • Hacer ejercicio por lo menos una hora al día
  • Descansar o dormir por lo menos ocho horas al día
  • Reducir o eliminar el consumo de alcohol, cigarro, y otras sustancias no saludables

Ejemplos de propósitos positivos para el Aprendizaje y el desarrollo mental de nuestros niños y familias:

  • Leer con los niños a diario
  • Practicar idiomas
  • Practicar destrezas artísticas
  • Practicar destrezas musicales
  • Practicar destrezas atléticas
  • Practicar otras destrezas (computadoras, ciencias domésticas, mecánica)
  • Visitar lugares educativos (bibliotecas, museos, teatros, naturaleza) regularmente
  • Reducir el tiempo dedicado a actividades pasivas (ver televisión)

Ejemplos de propósitos positivos para el Bienestar y el Desarrollo Emocional de nuestros niños y familias:

  • Expresarle afecto, con palabras y gestos, a los niños diariamente
  • Dedicarle a cada niño tiempo especial regularmente
  • Pasar tiempo divertido con la familia regularmente (noche de juegos semanal)
  • Establecer rutinas predecibles en el hogar
  • Reducir la desorganización y el caos en el ambiente familiar
  • Eliminar los comportamientos abusivos y la violencia familiar

“El que mucho abarca, poco aprieta.” Comenzar emprendiendo pocos cambios simultáneamente, e ir aumentando según los nuevos hábitos se vayan cimentando.

“Las palabras se las lleva el viento.” Es importante tomar acción. Decidir tomar medidas específicas y realistas que podamos llevar a cabo regularmente, integradas a nuestro diario vivir. Sentar metas diarias, semanales, mensuales, según sea apropiado.

Identificar las circunstancias que facilitan y las que obstaculizan el mantenernos fiel a nuestras intenciones. Aumentar la presencia de los factores facilitadores, y evitar las personas, lugares y situaciones que interfieren con nuestros propósitos.

“La fe mueve montañas.” Buscar inspiración y ánimo, para fortalecer la determinación. “A Dios rogando, y con el mazo dando.” Mantener la meta en la mirilla. Conservar una actitud optimista. Celebrar cuando nos comportamos de acuerdo a nuestros propósitos, y las aproximaciones a nuestras metas.

“Paso a paso, se llega lejos.” La persistencia paga. Habrá obstáculos, deslices, y recaídas. Lo crucial es volver a emprender la marcha. “Para atrás, ni para coger impulso.”



Prueba para Padres de Familia
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

¿Cuán bien conocemos a nuestros niños? ¿Cómo nos calificaríamos si hubiera una prueba sobre el ser padres de familia? Si bien no existe tal examen, el siguiente cuestionario nos da una idea de las áreas que ya dominamos, y las que necesitan más atención, para mejorar nuestra comunicación y enriquecer nuestra relación.

Instrucciones:

Este cuestionario debe ser completado por cada padre de familia independientemente, una vez por cada hijo. Cada padre debe completar el cuestionario por separado, para luego discutir y comparar las respuestas.

Lea y piense en cada enunciado, conteste Sí o No, y apunte sus respuestas.

1. Sé el nombre de la escuela y el grado que cursa.
2. Sé el nombre de sus maestros.
3. Sé cuáles son sus clases y materias preferidas.
4. Sé los nombres de sus amigos y “enemigos”.
5. Sé qué música escuchan.
6. Sé qué comida disfrutan.
7. Sé qué pasatiempos y programas de TV prefieren.
8. Sé qué juegos y deportes juegan.
9. Sé el nombre de su pediatra y dentista.
10. Sé qué padecimientos tiene y qué medicinas toma.
11. Sé de sus logros y dificultades en la escuela.
12. Sé de sus alegrías y penas con sus amistades.
13. Sé hablarle sobre temas difíciles (sexo, drogas, etc.)
14. Sé qué sueña y anhela.
15. Sé qué le preocupa y a qué le teme.
16. Sé qué le duele y qué le enoja.
17. Sé cómo disciplinarlo positivamente.
18. Sé cómo manejar mi ira de manera segura.
19. Sé cómo manejar mi estrés eficazmente.
20. Sé cómo manejar mi tiempo efectivamente.

Una vez haya completado el cuestionario, repáselo con sus hijos, con su pareja, y/o con otros quienes le ayudan en la crianza de sus niños. Celebre sus respuestas acertadas, y descubra las respuestas correctas a las preguntas que falló.

Recuerde que, ya que se trata del complicadísimo y difícil trabajo de ser padre de familia, nadie obtiene una puntuación perfecta, mas debe aspirar a mejorar su calificación.

Dado que sus hijos y sus circunstancias cambian con el tiempo, tome el cuestionario periódicamente y actualice sus respuestas.

Para mejorar sus puntuaciones presentes y futuras en este cuestionario y en las pruebas de la vida, consulte fuentes de información y orientación, e inscríbase en clases sobre comunicación, disciplina, manejo del enojo y manejo del estrés. Escuche y participe en el programa Nuestros Niños, visite nuestro sitio en la red, y llámenos, pues estamos para servirle. Podemos ayudarle con sus respuestas… ¡y con sus preguntas!



Prueba para Parejas

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Los niños se benefician al observar relaciones sanas y enriquecedoras entre quienes juegan los papeles de padres de familia. ¿Cuán bien conocemos a nuestra pareja? Si bien no existe un examen que determine si conocemos suficientemente a la persona con quien compartimos la intimidad y la cotidianidad, el siguiente cuestionario nos da una idea de las áreas que ya dominamos, y las que necesitan más atención, para mejorar nuestra comunicación y enriquecer nuestra relación.

Instrucciones:

Este cuestionario debe ser completado por cada miembro de la pareja independientemente. Cada cual debe completar el cuestionario por separado, para luego discutir y comparar las respuestas.

Lea y piense en cada enunciado, conteste Sí o No, y apunte sus respuestas.

1. Sé qué música le gusta escuchar.
2. Sé qué comida disfruta comer.
3. Sé qué pasatiempos y programas de TV prefiere.
4. Sé de qué deportes es aficionado y cuáles son sus equipos favoritos.
5. Sé el nombre de su médico o clínica.
6. Sé qué padecimientos tiene y qué medicinas toma.
7. Sé de sus logros y dificultades en el trabajo o escuela.
8. Sé el nombre de la organización para la cual trabaja y la posición que ocupa.
9. Sé el nombre de sus supervisores o profesores.
10. Sé cuáles son sus tareas preferidas y detestadas.
11. Sé los nombres de sus colegas y compañeros de trabajo o estudios.
12. Sé de sus alegrías y penas con sus amistades.
13. Sé hablarle sobre temas difíciles (sexo, dinero, etc.)
14. Sé qué sueña y anhela.
15. Sé qué le preocupa y a qué le teme.
16. Sé qué le duele y qué le enoja.
17. Sé cómo comunicarle mis críticas constructivamente.
18. Sé cómo manejar mis celos e inseguridades de maneras respetuosas.
19. Sé cómo manejar mi estrés y mi ira de maneras seguras.
20. Sé cómo manejar mi tiempo personal y compartido efectivamente.

Una vez haya completado el cuestionario, repáselo con su pareja. Celebren sus respuestas acertadas, y descubran las respuestas correctas a las preguntas que falló.

Recuerde que, ya que se trata del complicadísimo proyecto de formar una relación íntima provechosa para ambos y para los niños a quienes les sirven de modelos, nadie obtiene una puntuación perfecta, mas debe aspirar a mejorar su calificación.

Dado que sus circunstancias cambiarán con el tiempo, tome el cuestionario periódicamente y actualice sus respuestas.

Para mejorar sus puntuaciones presentes y futuras en este cuestionario y en las pruebas de la vida, consulte fuentes de información y orientación, e inscríbase en clases sobre comunicación y desarrollo personal. Si tiene niños, escuche y participe en programas educativos como Nuestros Niños, visite nuestro sitio en la Internet, y llámenos, pues estamos para servir a todos los interesados en crecer como personas, parejas, ¡y padres!



Reduciendo la Rivalidad entre Hermanos

Por Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN

¿Compiten sus niños por su atención? ¿Pelean por juguetes, o son amigos un minuto y enemigos el siguiente minuto? Todo el que tiene más de un niño, o quien tuvo hermanos en su niñez, conoce la rivalidad fraternal.

La mayoría de los expertos concuerdan que la raíz de la competencia entre hermanos es el deseo de tener el amor exclusivo de los padres. Cuando hay otros niños en la familia los niños sienten que éstos representan una amenaza a su bienestar.

Muchos padres de familia dicen a sus niños que “hay suficiente amor para todos,” pero los niños no piensan que es verdad.

Los conflictos son normales, especialmente cuando los hermanos tienen temperamentos e intereses diferentes. Los padres pueden tomar medidas para alentar a sus niños a que se lleven bien.

He aquí unas guías para reducir la competencia y el conflicto, y aumentar la cooperación y la conexión entre los hermanos.

Nuevo bebé en la familia:

  • Asegúrense de que los niños mayores están con alguien quien les simpatice mientras la mamá está en el hospital.
  • Cuando los niños vayan al hospital, la mamá debe tener los brazos desocupados (el bebé en manos de otros o en la cuna) para que pueda abrazarlos.
  • Tengan regalos para los niños mayores, pues seguramente habrá regalos para el bebé.
  • Acepten los sentimientos de los niños mayores acerca del bebé y de los cambios en el hogar. Demuéstrenles que son muy importante para ustedes.
  • No presionen a los niños a que sean cariñosos con el bebé. Es mejor si esto sucede naturalmente y a su tiempo. Reconózcanlos cuando muestren afecto al bebé.

Tiempo individual con los padres:

  • Una buena manera de disminuir la rivalidad entre hermanos es dedicarle tiempo especial a cada niño.
  • Este tiempo no tiene que tomar todo el día, ni costar dinero.
  • Dedicar unos 20-30 minutos de tiempo especial a cada niño varias veces por semana, en el cual se enfoca la atención total en el niño, siguiendo sus intereses y disfrutándolo.

Tiempo familiar:

  • Cenen juntos como familia y compartan otras tradiciones familiares.
  • Planifiquen juntas familiares regularmente, en las cuales se acuerdan las normas, tareas, y consecuencias, pues ayudan a los niños a valorar a todos los miembros de la familia.
  • No esperen que los conflictos entre hermanos desaparezcan. Son parte normal del crecimiento. Sus niños están adquiriendo experiencia sobre la resolución de problemas, lo cual les servirá en sus relaciones con amistades y con otros en el futuro.
  • Eviten las comparaciones. Acepten a cada niño totalmente por ser quien es.

Hagan su parte para que sus niños se traten con respeto. Los padres no pueden controlar sus relaciones, pero pueden guiarlos con amor.