Nuestros Niños
Página Principal Nosotros Programas Recursos Consejos Que Pasa

 

Guías: Preadolescencia y Adolescencia
(Preadolescence and Adolescence)




25 Guías para Padres de Adolescentes
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

¡Cómo pasa el tiempo!, exclamé al percatarme de que este año se cumplen 25 años de mi graduación de la escuela secundaria. Muchos recordamos la adolescencia, para tantos agridulce y turbulenta, como una etapa en la que, según definíamos nuestra identidad personal, redefinimos con más o menos conciencia nuestras relaciones con nuestros padres. Quizás sentíamos que no nos entendían, y que deseaban controlarnos y restringir la libertad y autonomía que anhelábamos. Posiblemente nos distanciamos de nuestros padres y familiares, o nos rebelamos contra sus ideas y costumbres.

Ahora de adultos tal vez utilizamos nuestra juventud como referencia al tratar de comprender y de guiar a nuestros adolescentes. Si bien hay diferencias importantes entre la transición de la niñez a la adultez según la hayamos vivido en nuestras tierras y en nuestros días de adolescentes y las condiciones del aquí y ahora, ciertos principios son válidos a través de las culturas y del pasar del tiempo.

He aquí unas 25 guías para cultivar relaciones positivas entre padres y adolescentes:

1. Aprovechar los momentos cotidianos, tales como la cena, con sus jóvenes y dedicar tiempo individual para cada uno regularmente
2. Tocarles con frecuencia- demostrarles cariño con sonrisas, contacto visual, abrazos, y besos (en privado si lo prefieren)
3. Demostrarles amor incondicional- rechazar la conducta inapropiada, pero siempre aceptar quiénes son
4. Tratarles con respeto y con buenos modales (por favor, lo siento, gracias)
5. Ofrecerles seguridad a través de estructura, rutina, reglas, y expectativas consistentes
6. Sentar límites y aplicar consecuencias razonables cuando los violan, corrigiéndoles sensitivamente y en privado
7. Aceptar el fracaso como parte natural de la exploración y el aprendizaje- permitirles que cometan errores y aprendan de la experiencia
8. Darles responsabilidades, según su madurez y capacidades- evitar presionarles con expectativas no razonables basadas en nuestras aspiraciones
9. Servir de buen ejemplo de cómo lidiar con las tensiones con conciencia, paciencia y calma
10. Servir de modelo al relacionarnos respetuosa y responsablemente con los demás
11. Permitirles que expresen sus pensamientos y sentimientos, y confirmarlos como válidos
12. Ayudarles a comprender sus emociones y controlar su comportamiento
13. Ayudarles a entender sus experiencias platicando
14. Ayudarles a desarrollar destrezas de comunicación- enseñarles a ser afirmativos: “Me siento x cuando haces y. Quisiera z.”
15. Ofrecerles dirección y guías, y apoyarles en sus decisiones
16. Felicitarles por sus esfuerzos- apreciar y reconocerles cuando actúan con empeño
17. Enfatizar sus talentos más que sus debilidades, y no compararlos con otros
18. Animarles a competir como diversión, a seguir reglas de compañerismo en lugar de ganar a toda costa
19. Observar sus interacciones y escuchar sus conversaciones no privadas
20. Escucharles atentamente con los oídos, ojos, y corazón
21. Hablarles abiertamente de temas importantes y difíciles (sexo, drogas, pandillas)
22. Cuénteles honestamente de su juventud
23. Involucrarse en su educación, alentándoles a esforzarse y no abandonar los estudios
24. Asegurarles que no tienen que enfrentar las situaciones difíciles solos
25. Buscar apoyo o ayuda profesional cuando ellos o usted la necesiten- los adultos tampoco tenemos que enfrentar las situaciones difíciles solos.


Abecedario para Adolescentes Aguzados
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Aunque hace mucho tiempo que aprendiste el abecedario, la versión a continuación tiene la intención de recordarte lo que puede orientarte, ayudarte y animarte, ¡o complicarte! tu viaje por el maravilloso pero peligroso mundo de la adolescencia…

A Ánimo, Aliento, Apoyo, Amor, Abrazos, Amigos, ¡Abstinencia o Anticoncepción!
B Biblioteca, Brillantez, Besos, ¡no Bebelatas ni Bebés!
C Curiosidad, Comunicación, Consejos, ¡Cuidado Con Consecuencias Costosas!
D Diálogo, Deportes, Danza, Diversión, ¡Detente ante las Drogas!
E Estudios, Emociones, Enamorados, Eso sí, Espera, ¡Embarazo o Enfermedades!
F Fundamentos Familiares Fuertes, ¡Fabuloso Futuro Fantástico!
G Generosidad, Gratitud, ¡Goles!, ¡Grasas y Gaseosas, Guácatelas!
H Honestidad, Hermosos Horizontes
I Inquietudes, Interrogantes, Influencias, Invitaciones, Intereses Infinitos…
J Juventud, ¡a Jugar!
K ¡Kilómetros a Korrer!
L Libros, Lecciones, Lealtad, ¡Listo!
M Música, Metas, ¿Machismo, Maltrato, Maternidad?
N Noviazgos, ¡¿Niños?!
O Ojos, Oídos, ¡Objetivos!
P Pasatiempos, Películas, Principios, ¿Pareja?, ¡Precaución!, ¿Peligros?, ¡Pensar!
Q Querencias, Querido diario…
R Respeto, Responsabilidad, Riesgos, ¡Reflexiona!
S Sonrisas, Sueños, Salud, Seguridad, ¡Sí se puede!
T Trabajo, Ternura, Televisión, Tonterías
U Unidad, ¡Universidad!
V Verdad, Valores, ¡Valentía!
W ¡Wow!
X ¡¿XXX?!
Y ¡Yo!
Z Zanahorias, ¿Zorras?


Calificaciones para Padres de Adolescentes
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

¿Qué tal si los jóvenes evaluaran el desempeño de sus padres con un informe de calificaciones similar a los que se usan en la escuela otorgando grados a los estudiantes?

El siguiente formulario incluye áreas importantes en la difícil materia de la crianza de los hijos cuando éstos son adolescentes. Las calificaciones señalan lo que requiere atención, para mejorar la comunicación y enriquecer la relación entre los jóvenes y sus padres.

Este formulario debe ser completado por el o la adolescente, una vez por cada uno de sus padres. Luego han de discutir juntos las calificaciones.

Joven, evalúa qué tan bien cumplen tus padres las siguientes tareas, con calificaciones de:
A (Excelente), B (Bueno), C (Promedio), D (Deficiente) o F (Fracasado)

1. Me escucha con atención e interés _____
2. Me demuestra su cariño con palabras _____
3. Me demuestra su cariño con abrazos _____
4. Me trata con respeto y buenos modales _____
5. Me acepta aún cuando fallo o fracaso _____
6. Me inspira confianza para contarle mis cosas _____
7. Me dedica tiempo a solas _____
8. Me acompaña cuando lo necesito _____
9. Me aconseja cuando tengo problemas _____
10. Me consuela cuando estoy triste _____
11. Me disciplina de maneras razonables y justas _____
12. Me anima cuando estudio y hago mis tareas _____
13. Visita mi escuela y conoce a mis maestros _____
14. Desayunamos o cenamos juntos _____
15. Juega conmigo (deportes, juegos de mesa, videojuegos) _____
16. Conoce mis preferencias (musicales, nutricionales, recreacionales) _____
17. Me alienta a cultivar mis intereses _____
18. Asiste a mis partidos, conciertos, y otras actividades _____
19. Celebra mi progreso y mis logros _____
20. Sabe quiénes son mis amigos y mis “enemigos” _____
21. Sabe qué sueño y qué anhelo _____
22. Sabe qué me preocupa _____
23. Sabe a qué le temo _____
24. Sabe qué me duela _____
25. Sabe qué me enoja _____
26. Sirve de buen ejemplo sobre cómo manejar mi enojo _____
27. Me lleva a la clínica médica por lo menos una vez al año _____
28. Habla conmigo sobre lo positivo y lo peligroso de la sexualidad _____
29. Habla conmigo sobre el alcohol, las drogas, y las adicciones _____
30. Habla conmigo sobre las pandillas y otros riesgos en la calle _____

Una vez el joven o la joven haya completado el formulario, repásenlo juntos. Celebren sus calificaciones altas, y conversen sobre cómo mejorar las calificaciones bajas.

Recuerden, ya que se trata del complicadísimo y difícil curso de criar adolescentes, nadie obtiene calificaciones perfectas, mas los padres de familia deben aspirar a mejorar su desempeño.

Para mejorar sus puntuaciones presentes y porvenir, consulten fuentes de información y orientación, inscríbanse en clases para padres de familia, y consideren participar en consejería familiar.



Cambios, Conflictos, y Comunicación en la Crianza de Nuestras Niñas

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

Criar niñas no es igual que criar varones, aún en la sociedad moderna. La formación y educación consciente de nuestras niñas conlleva conocer y reconocer los procesos, peligros, y problemas, así como las personas, personalidades y posibilidades positivas que influyen en su desarrollo.

Crecimiento y Cambios

Hoy en día las niñas crecen más rápido que nunca, mas es crucial acompañarlas a lo largo del camino y ayudarles a navegar y disfrutar cada etapa. Si bien de maneras diferentes, tanto la bebé, como la niña pequeña y la jovencita necesitan el afecto y la atención, la presencia y la participación de sus padres.
  • Hogar: ¿Qué se hizo mi niña? En casa, las niñas se van redefiniendo en relación con sus padres, hermanos, y otros familiares. Van demostrando nuevos intereses. Resienten que se les trate como niñitas y piden más libertades y privilegios.
  • Escuela: ¿Estudios Sociales o Recreos Sociales? Las materias escolares se hacen cada vez más complicadas, y la motivación por los estudios puede verse afectada por otros intereses. Muchas chicas prefieren compartir con las amistades que aplicarse con las tareas, aunque luego sufran las consecuencias.
  • Sociedad: ¡Peligros a la vista! Según crecen, las niñas enfrentan fuertes presiones sociales, por parte de sus compañeros, de influencias en su vecindario, y de los medios de comunicación. Muchas de nuestras adolescentes experimentan con actividad sexual, alcohol y drogas, y algunas se involucran con pandillas.
Hoy en día las niñas se sienten presionadas por sus padres, sus profesores, y sus pares. La depresión, el suicidio, los trastornos del comer y la participación en actos delincuentes y peligrosos ha aumentado en las niñas Latinas.

Así que, evitemos imponerles presiones y limitaciones innecesarias. Y, en cada etapa de su desarrollo, alentemos la participación de nuestras niñas en actividades provechosas que les interesen, que fomenten su estima propia, y las mantengan bien ocupadas.

Conflictos y Comunicación

Los lazos emocionales y hábitos de comunicación entre padres e hijas durante la niñez las ayudarán a navegar las turbulencias de la adolescencia. Mas al ir definiendo su identidad, las adolescentes a menudo enfrentan de manera conflictiva a sus padres y otras figuras de autoridad. Comúnmente surgen conflictos alrededor de 3 Co’s: el comportamiento, el colegio o escuela, y los compañeros.
  • Para ayudarlas a mantenerse sanas y salvas, hablemos con nuestras niñas sobre sus vivencias, emociones, opiniones, y sobre temas delicados, como la sexualidad y las drogas.
  • Enseñémosles a protegerse, a defenderse, y a desenvolverse.
  • Dediquemos tiempo a compartir en actividades que las niñas disfruten.
  • Alentémoslas a expresar sus sentimientos y pensamientos; aceptemos cuando se sientan tristes o enojadas.
  • Recordémosles con palabras y acciones que las queremos tal como son; demostrémosles que nuestro amor y aprecio no están basado en cómo lucen ni en sus logros.
  • Fomentemos la apreciación y el agradecimiento, y desalentemos las quejas y las críticas a nuestras niñas en nuestro hogar.
  • Al comunicarnos, evitemos ordenar, amenazar, rechazar, ignorar, sermonear, cantaletear, interrogar, juzgar, criticar, culpar, avergonzar, humillar, y ridiculizar.
Ser niña hoy en día no es nada fácil, así que demostrémosles atención, comprensión, y compasión, y manejemos los conflictos con la colaboración de la cabeza y el corazón.

Aprovechemos los recursos disponibles, tales como libros y organizaciones:


Cuándo Preocuparse Sobre Sus Pre-Adolescentes

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD y Rona Renner, RN
Baja PDF

Antes de que nos demos cuenta, nuestros niños de 9 a 12 años se transforman en adolescentes. De la misma manera en que usted vió a su bebé aprender a caminar y hablar, verá a su preadolescente apartarse un poco de usted y empezar a hablar sobre video juegos, ropa, y música.

Durante los años de la preadolescencia es difícil saber cuándo la intensidad emocional y las fluctuaciones en el ánimo son parte de los cambios normales de la pubertad, o señales de asuntos más serios, tales como la depresión y los trastornos de ansiedad. Cuando los preadolescentes emprenden el camino a convertirse en adolescentes es común que los padres pierdan el sueño pensando sobre todo lo que pudiera irles mal.

El temperamento y estilo de comunicación de su hijo influirán en cuán temprano usted reconozca los problemas. Si su niño es intenso y hablador, usted se percatará de las dificultades rápidamente pues mostrará reacciones fuertes al estrés escolar o a la intimidación. Los niños cautelosos o reservados pueden internalizar sus sentimientos en lugar de quejarse, gritar o llorar.

Preste atención a los cambios que observe a través del tiempo, especialmente si afectan su funcionamiento. Por ejemplo, si su hijo disfrutaba salir a jugar con sus amigos los fines de semana, y ahora se queda en casa leyendo o viendo TV, puede necesitar ayuda. Si su hija sacaba buenas calificaciones, y súbitamente empieza a traer D's y F's, es de preocuparse. Otras señales de alerta son los cambios en el peso, nuevas amistades sospechosas, problemas al dormir, dolores de cabeza o de estómago frecuentes, y altibajas persistentes en su ánimo y comportamiento.

Guías:

  • Contacte a los padres de las amistades de sus hijos y comparen notas.
  • Lea libros, tome clases para padres y visite sitios en la Internet.
  • Salga a caminar o a desayunar con su hijo, y platiquen “de corazón a corazón.”
  • Aliente a sus preadolescentes a que le hablen de sus experiencias.
  • Revise el itinerario de sus hijos. ¿Están ocupados todo el tiempo? ¿Pasan mucho tiempo solos después de la escuela o cuando usted no está en casa?
  • Coman juntos como familia lo más frecuentemente posible.
  • Hable con los maestros para informarse como va en sus clases.
  • Consulte con el consejero escolar, con el pediatra de su hijo, o con un terapeuta.

Los preadolescentes piden libertades y que los adultos se retiren. Pero los padres necesitan alcanzar el balance entre permitir a los niños espacio para que crezcan física y emocionalmente, mientras permanecen cerca y conectados según tropiezan, cometen errores, y cambian.

Libros:

  • Cómo Proteger A Los Preadolescentes De Una Vida Con Riesgos (Jorge Llanes)
  • Educación Sexual Para Preadolescentes 8 a 12 Años (Lester F. Beck)
  • La Preadolescencia: Pasos y Etapas de 9 a 12 (Holly Bennett)
  • Los Comienzos de La Adolescencia (Peter Blos)


¿Embarazos Juveniles?
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

Si eres joven de raíces Latinas, te conviene saber que estudios recientes estiman que por lo menos 3 de cada 5 adolescentes Latinas se embarazan por primera vez antes de los 20 años. Este es el porcentaje mayor de todos los grupos culturales en los Estados Unidos.

Criar niños no es nada fácil, aún contando con la madurez y la experiencia que ganamos con el pasar de los años. Por lo tanto, jóvenes, pensamiento, y precaución, para la prevención...

Joven, cuenta con adultos de confianza, ya que
...

  • “Gallina vieja dan buen.”
  • “Más sabe el diablo por viejo que por diablo.”
  • “El que no oye consejos, no llega a viejo.”

Cuando te sientas...

  • “Entre la espada y la pared.”
  • Navegando “contra viento y marea.”
  • No te rindas, pues “lo que mucho vale, mucho cuesta.”
  • “Cuando una puerta se cierra, otras se abren.”

Pregunta y pide...

  • Pregunta hasta obtener respuestas a tus preguntas.
  • Procura aclarar tus dudas.
  • Pide lo que necesitas.

Comunícate y conéctate...

  • Manifiesta lo que piensas y opinas.
  • Expresa lo que sientes, anhelas, y temes.
  • Evita aislarte.
  • Acompáñate bien.

Edúcate y envuélvete...

  • Esfuérzate en tus estudios.
  • Explora tus intereses.
  • Envuélvete en actividades provechosas.

Descansa y disfruta...

  • No todo es trabajo y lucha.
  • Saca tiempo para divertirte.
  • Dedica tiempo a descansar.

Abrete a las As...

  • Apoyo y ayuda.
  • Aliento y ánimo.
  • Amigos y adultos que deseamos lo mejor para ti.

Respuestas y recursos...


Embarazos en Adolescentes Latinos
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

15 datos pertinentes a la prevención de embarazos juveniles:

1. Las tasas elevadas de embarazos adolescentes entre los jóvenes latinos se deben en parte a factores de acceso limitado a materiales educativos, servicios de salud, aseguranza, y atención a los aspectos culturales del desarrollo y la salud juvenil.

2. Si bien en Latinoamérica la mayoría de las chicas se convierten en madres durante la adolescencia, en los Estados Unidos el embarazo juvenil acarrea complicaciones serias para los padres jóvenes y sus familias.

3. Los embarazos juveniles se consideran de alto riesgo y acarrean índices más altos de mortalidad, tanto de la joven, como del bebé, y las madres adolescentes corren más riesgo de desarrollar problemas graves de salud, tales como la obesidad, la diabetes, alta presión arterial, y enfermedades cardiacas que las madres adultas.

4. Se ha estimado que la crianza de un bebé en los Estados Unidos durante su primer año cuesta casi $12,000.00, y hasta que cumpla dieciocho años cuesta unos $ 250,000.00 .

5. Los padres de familia influyen de maneras significativas cuando de prevención de embarazo juvenil se trata.

6. Aunque no lo digan, a los adolescentes les interesa escuchar lo que tienen que decir sus padres sobre las relaciones de pareja y la sexualidad.

7. Los obstáculos primordiales en el diálogo entre padres latinos y sus adolescentes son la incomodidad y la pena que sienten los padres para conversar sobre sexo con sus hijos.

8. El hablar con los jóvenes sobre la sexualidad y sobre el embarazo adolescente no aumenta las probabilidades de que se involucren en conductas relacionadas, ¡todo lo contrario!

9. Los adolescentes latinos tienden a no pensar en los riesgos de la actividad sexual y a no usar anticonceptivos consistentemente en sus relaciones sexuales.

10. La mayoría de los adolescentes latinos que han tenido relaciones sexuales se arrepienten de no haber esperado a ser mayores para inicial la actividad sexual.

11. Durante la adolescencia, el pensamiento mágico, la fantasía de esterilidad y la sensación de invulnerabilidad que sienten la mayoría de los jóvenes los ponen a mayor riesgo de conductas sexuales que pueden resultar en embarazo o enfermedad.

12. Para prevenir embarazos, a los adolescentes les conviene aprender tanto sobre la abstinencia, como acerca de otras opciones disponibles para prevenir embarazos.

13. En muchas relaciones sexuales que involucran adolescentes existe una diferencia de edad que pone al menor en mayor riesgo a ser presionado, forzado y maltratado por el mayor.

14. Dado el machismo y otras influencias, a los adolescentes varones no se les inculca lo suficiente la importancia de la responsabilidad por la actividad sexual y por sus consecuencias.

15. Dada la relación recíproca entre el embarazo juvenil y la educación, mientras más se aumente la atención a los estudios, más se reduce el riesgo al embarazo.


Entendamos a Nuestros Adolescentes

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Problemas, Peligros y Procesos

La adolescencia, dados los cambios físicos, emocionales y sociales que trae a la vida de los jóvenes, siempre ha traído desafíos y dificultades. Sin embargo, los estudios señalan aumentos en los índices de estrés y depresión en nuestros jóvenes. De hecho, las adolescentes Latinas muestran más depresión que ningún otro grupo, y el suicidio es una de las principales causas de muerte en los adolescentes de esta generación.

Ciertamente los riesgos que enfrentan nuestros adolescentes son mayores en estos tiempos que los enfrentados por generaciones anteriores. Por ejemplo, el contagio con enfermedades incurables como el SIDA, lo accesibles que son a los jóvenes las drogas peligrosas y las armas de fuego, y violencia juvenil rampante en muchas de nuestras comunidades son realidades con las que no tenían que lidiar los adolescentes en el pasado.

La rebeldía de los adolescentes ha preocupado y enojado a los adultos a través de la historia. Si bien no es fácil lidiar con las actitudes y conductas desafiantes de nuestros jóvenes, puede ayudarnos el comprender que éstas se deben en buena parte a ciertos procesos normales, típicos e importantes de la adolescencia como etapa en el desarrollo humano:

Identificación
: Formación de identidad personal, afiliación con sus pares.
Individuación: Separación de adultos, rebeldía hacia las normas sentadas por generaciones anteriores.

Conflictos, Comunicación, Colaboración

Al realizar las difíciles tareas de ir definiendo su identidad como individuos, los adolescentes a menudo enfrentan de manera conflictiva a sus padres y otras figuras de autoridad. Muchos conflictos en las familias con adolescentes guardan relación con las diferencias individuales, temperamentales que caracterizan las personalidades del adolescente y de sus padres.

Además, la frecuencia y severidad de los conflictos entre los padres y sus adolescentes están relacionadas al historial de las relaciones familiares. Si se han desarrollado vínculos afectivos sanos y patrones de comunicación efectiva entre padres e hijos durante la niñez, se navegarán más fácilmente las turbulencias de la adolescencia.

Una gran variedad de situaciones, cotidianas y más complicadas pueden provocar conflictos, sea menores o mayores, entre los adolescentes y sus padres.

Co
múnmente surgen conflictos alrededor de 4 Co’s:

  • Comunicación con padres, hermanos y otros familiares (malentendidos, actitud desinteresada o desafiante).
  • Comportamiento (negociación de libertades y privilegios, conducta sexual, experimentación con alcohol y drogas).
  • Colegio o escuela (desempeño académico, ausencias).
  • Compañeros (amistades, relaciones románticas, rivalidades).

Recomendamos manejar estos conflictos con la colaboración del cerebro y el corazón.

Al presentarse conflictos entre padres e hijos jóvenes, los padres deben reconocer y apreciar que el enfrentamiento es una señal de que existe una relación viva, la cual ofrece oportunidades para colaborar. ¡Aprovechémoslas! Cuando los adolescentes están desvinculados y distanciados de sus padres, no hay muchas oportunidades ni interés en enfrentamientos, y mucho menos para unir esfuerzos.

Por su parte, a los adolescentes les serviría recordar que sus padres son humanos, que no son sus enemigos, y que la mejor manera de dar a valer su voz y su voto es demostrando madurez mediante actitudes y conductas respetuosas y responsables.


Padres adolescentes: La crianza de nuestros niños cuando se es joven

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Estadísticas recientes señalan que por lo menos 3 de cada 5 adolescentes latinas se embarazan por primera vez antes de los 20 años. Este es el porcentaje mayor de todos los grupos culturales en los Estados Unidos.

Sabemos que criar niños no es fácil, aún contando con la madurez y la experiencia que ganamos con el pasar de los años. Cuando nos convertimos en padres de familia siendo jóvenes, enfrentamos aún más dificultades y obstáculos.

Jóvenes, cuenten con los adultos, ya que…

  • “Gallina vieja dan buen caldo,”
  • “Más sabe el diablo por viejo que por diablo,” y
  • “El que no oye consejos, no llega a viejo.”

Si eres joven y ya eres madre o padre,

  • “Toma al toro por los cuernos,”
  • “Agarra la sartén por el mango,” y
  • “A lo hecho, pecho.”

Cuando te sientas…

  • “Entre la espada y la pared,”
  • navegando “Contra viento y marea,”
  • no te rindas, pues “Lo que mucho vale, mucho cuesta,”
  • pero “Cuando una puerta se cierra, cientos se abren.”

Pregunta y Pide…

  • Pregunta hasta obtener respuesta a tus preguntas.
  • Procura aclarar tus dudas.
  • Pide lo que necesitas para ti y para tus niños.

Comunícate y Conéctate…

  • Expresa lo que piensas y opinas.
  • Expresa lo que sientes, anhelas, y temes.
  • Conoce a otros en situaciones similares a la tuya.
  • Evita aislarte.
  • Acompáñate bien.

Edúcate y Envuélvete

  • Haz lo posible por continuar tus estudios, por tu futuro y el de tus niños.
  • Edúcate sobre la crianza de los niños.
  • Envuélvete en actividades provechosas para ti y para tus niños.

Descansa y Disfruta

  • No todo es trabajo y lucha.
  • Saca tiempo para descansar.
  • Saca tiempo para divertirte con tus niños.
  • Saca tiempo para divertirte sin tus niños.
  • Disfruta tu papel de madre o padre; eres el héroe principal para tus niños.

Á brete a las A’s…

  • Apoyo y ayuda,
  • Aliento y animo,
  • Amigos y adultos que deseamos lo mejor para ti y para tus niños.


Prevención del Embarazo en la Adolescencia
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD

15 Consejos para la prevención de embarazos juveniles:

1. Empezar pláticas frecuentes sobre la sexualidad a temprana edad… Nunca es muy temprano, ¡y nunca es muy tarde!

2. Hablar sobre la sexualidad y la prevención de embarazos juveniles tanto con las chicas como con los varones.

3. Supervisar a los jóvenes, proveyéndoles suficiente autonomía y privacidad, pero minimizando las oportunidades de involucrarse en conductas arriesgadas.

4. Conocer las amistades de los adolescentes, y guiarles a elegir la compañía de jóvenes con valores y costumbres afines a los suyos.

5. Comunicar la importancia significativa de la educación y las metas ocupacionales como prioridad.

6. Sentar las miras en un futuro prometedor, lleno de posibilidades positivas para sus jóvenes.

7. Desayunar o cenar como familia lo más frecuentemente posible, ¡aprovechar la sobremesa para conversar!

8. ¡Escuchar a sus jóvenes!

9. Aprovechar toda oportunidad para enseñar a los jóvenes a pensar y a tomar decisiones inteligentes y responsables.

10. Más que hablar a los adolescentes, dialogar con ellos, preguntándoles lo que piensan, sienten, saben, han escuchado, etc.

11. Más que hablar sobre la tecnología del embarazo o la anticoncepción, conversar sobre el amor, el respeto, la responsabilidad, etc.

12. Comunicar clara y explícitamente sus principios, valores, y expectativas en cuanto a la actividad sexual en la adolescencia y los embarazos juveniles: “en nuestra familia, pensamos…” “en nuestra religión, creemos…”

13. Platicar tanto sobre lo positivo y constructivo sobre la actividad sexual y la paternidad, como sobre lo costoso y peligroso.

14. Al conversar, demostrar accesibilidad, apertura, apoyo, atención, cariño, comprensión, confianza, conocimientos, flexibilidad, honestidad, interés, y respeto.

15. Estimular el pensamiento crítico de sus adolescentes con preguntas como “¿Qué harías si…?

Libros:

  • Cómo Hablar a Los Niños Acerca del Sexo (Learning Technology Inc.)
  • Cómo Hablar con Tus Hijos de Sexualidad (David Scherrer)
  • Cómo Hablar de Sexo a Los Niños (Ruth K. Westheimer, Diane De Groat)
  • Cómo Proteger a Los Preadolescentes de Una Vida Con Riesgos (Jorge Llanes)
  • Educación Sexual Para Preadolescentes 8 a 12 Años (Lester F. Beck)
  • Guía de Sexualidad para Jóvenes (The Diagram Group)
  • Hablemos Acerca del...s-e-x-o. (Lorri Foster, Sam Gitchel)
  • Jóvenes, enamorados y en peligro: una guía para adolescentes para librarse de una relación abusiva (Barrie Levy)
  • La guía esencial sobre sexualidad adolescente (Michael J. Basso)
  • La Sexualidad y Los Niños: Ensayando Intervenciones (María Emilia López)
  • Lo Que Todo Adolescente En Verdad Quiere Saber Sobre El Sexo (S. Hacker Silvia)
  • No Hay Lugar Como el Hogar...Para la Educación Sexual (Mary Gossart)
  • Padres e Hijos Hablan de Sexo (Samuel Vila)
  • Preguntas de los Muchachos sobre la Sexualidad (Melissa R. Cox)
  • Sexo Para Adolescentes (Conchita Madueno)
  • Sexo: Una Guía para Adolescentes (Miriam Stoppard)
  • ¡S.O.S! Hablemos de Sexo - Soy un Adolescente (Nick Castro, Karen Gravelle)

Organizaciones:


Prueba para Padres de Adolescentes

Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

¿Cuán bien conoce usted a sus hijos adolescentes? ¿Cómo se calificaría si hubiera una prueba sobre el ser padre o madre de jóvenes? Si bien no existe tal examen, el siguiente cuestionario le ofrece un panorama de las áreas que ya usted domina, y de las que requieren más atención, para mejorar su comunicación y enriquecer su relación.

Este cuestionario debe ser completado por cada padre de familia independientemente, una vez por cada hijo e hija. Luego han de comparar y discutir las respuestas.

Instrucciones:

Lea y piense en cada enunciado, conteste Sí o No, y apunte sus respuestas.

1. Sé el nombre de la escuela y el grado que cursa _____
2. Sé los nombres de sus maestros _____
3. Sé cuáles son sus clases y materias preferidas _____
4. Sé los nombres de sus amigos y “enemigos” _____
5. Sé qué música escucha _____
6. Sé qué comida disfruta _____
7. Sé qué pasatiempos y programas de TV prefiere _____
8. Sé qué juegos y deportes juega _____
9. Sé los nombres de su pediatra y de su dentista _____
10. Sé qué padecimientos tiene y qué medicinas toma _____
11. Sé de sus logros y de sus dificultades en la escuela _____
12. Sé de sus alegrías y de sus problemas con sus amistades _____
13. Sé hablar con él o ella sobre temas delicados (sexo, drogas, pandillas) _____
14. Sé lo que sueña y lo que anhela _____
15. Sé lo que le preocupa y a lo que le teme _____
16. Sé lo que le duele y lo que le enoja _____
17. Sé cómo disciplinarle justa y constructivamente _____
18. Sé cómo manejar mi enojo sin lastimarle _____
19. Sé cómo manejar mi estrés eficazmente _____
20. Sé cómo manejar mi tiempo para compartir con él o ella regularmente _____

Una vez haya completado el cuestionario, repáselo con sus hijos, con su pareja, y/o con otros quienes le ayudan en la crianza de sus adolescentes.

Celebre sus respuestas acertadas, y descubra las respuestas correctas a las preguntas que falló. Recuerde que, ya que se trata del complicadísimo y difícil trabajo de ser padre de familia, nadie obtiene una puntuación perfecta, mas debe aspirar a mejorar su calificación.

Dado que sus hijos y sus circunstancias cambiarán, tome el cuestionario periódicamente y actualice sus respuestas.

Para mejorar sus puntuaciones presentes y futuras en este cuestionario y en las pruebas de la vida, consulte fuentes de información y orientación, e inscríbase en clases sobre comunicación, disciplina, manejo del enojo y manejo del estrés.


¿Qué Harías? Preguntas para Pláticas entre Padres y Adolescentes
Marisol Muñoz-Kiehne, PhD
Baja PDF

Una manera divertida y estimuladora de “romper el hielo” al conversar con adolescentes sobre temas delicados es jugando a las preguntas al estilo de "¿qué harías?"

Las preguntas tales como "¿qué harías?" tambiién pueden utilizarse al discutir noticias, películas, y otras situaciones que los jóvenes pudieran encontrar o enfrentar en sus vidas.

Es importante facilitar que los adolescentes respondan espontáneamente, prestándoles atención con oídos, ojos, mentes y corazones abiertos, ¡y sin críticas!

He aquí algunos ejemplos:

¿Qué harías...

  • para saber si estás verdaderamente enamorado(a) de alguien?
  • si no sabes si lo que sientes es atracción física o algo más?
  • para saber si alguien te quiere de verdad?
  • para darte a respetar y a valer entre tus compañeros?
  • si alguien te ofrece alcohol o drogas para seducirte?
  • para resistir la presión a tener relaciones sexuales cuando no estás seguro(a)?
  • si crees que tu pareja te va a dejar por no complacerle sexualmente?
  • para saber cuán sana es tu relación con tu pareja?
  • para fortalecer la conexión con tu pareja en lugar de tener relaciones sexuales?
  • para saber cuándo estás listo(a) para tener relaciones sexuales?
  • para protegerte de enfermedades si decides tener relaciones sexuales?
  • para evitar embarazos si decides tener relaciones sexuales?

Para conversar sobre las posibles consecuencias o complicaciones de las respuestas que ofrezcan los jóvenes, es preferible, en lugar de ofrecer correcciones o consejos, preguntarles "¿y qué pudiera suceder si haces lo que dices?"

Además, los padres pueden contarle a sus adolescentes sobre sus vivencias en situaciones similares durante su juventud.

Y, usando buen tino para saber cuándo los jóvenes estén más receptivos a escucharlas, los padres pueden ofrecer sus impresiones y recomendaciones sobre cada una de las situaciones.


Los Retos de la Preadolescencia

Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.

El período entre los 9 y los 13 años es desafiante, tanto para nuestros muchachos como para sus familias. Los adultos a su alrededor debemos prepararnos para esta etapa en la que ya no son niños pequeños, pero aún no se consideran adolescentes, aunque a veces se comporten como tal…

Durante la preadolescencia notamos cambios de apariencia, actitud, y conducta, ya que sus cuerpos están experimentando el inicio de la pubertad, pero su capacidad de razonar aún no ha madurado. ¡Parece como si con el cambio de tamaño y de voz también estuvieran cambiando de personalidad! Su auto-estima luce frágil, notamos altas y bajas emocionales, y su comportamiento fluctúa entre infantil y juvenil.

Además de presentarnos estos cambios típicos, la preadolescencia nos confronta con nuevos retos, algunos serios y difíciles.

Hogar: ¿Qué se hizo mi niño? En casa, empiezan a redefinirse en relación con sus hermanos, padres, y otros familiares. Empiezan a demostrar nuevos intereses. Resienten que se les trate como niños y piden más libertades y privilegios.

Escuela: ¿Estudios Sociales o Recreos Sociales? El ambiente de la escuela intermedia es estresante. Las materias escolares se hacen cada vez más complicadas, y la motivación por los estudios puede verse afectada por otros intereses. Muchos prefieren compartir con los amigos que aplicarse con las tareas, aunque luego sufran las consecuencias.

Sociedad: ¡Peligros a la vista! Los preadolescentes enfrentan fuertes presiones sociales, por parte de sus compañeros, de influencias en su vecindario, y de los medios de comunicación. Cada vez más muchachos comienzan a experimentar con alcohol y drogas durante la preadolescencia, y un gran número se involucra con pandillas juveniles antes de entrar a la secundaria.

Una vez entendemos que nuestros muchachos enfrentan dificultades, ¿cómo apoyarlos y ayudarlos a lidiar con los retos de la preadolescencia?

Para ayudarlos a que se mantengan sanos y seguros, estemos dispuestos a hablar con ellos sobre sus experiencias, emociones, opiniones, y sobre temas delicados, como el sexo y las drogas.

Al comunicarnos, evitemos ordenar, amenazar, rechazar, ignorar, predicar, cantaletear, interrogar, juzgar, criticar, culpar, atacar, avergonzar, humillar, y ridiculizar.

Recordemos que los muchachos aprenden de los adultos cómo enfrentar los retos, sobreponer los obstáculos, y resolver los problemas que nos presenta la vida. Por lo tanto, sirvámosles de buenos ejemplos.

Ser preadolescente en estos tiempos y en este país no es nada fácil, así que demostrémosles comprensión, compasión, ¡y paciencia!

Libros:

  • Cómo Proteger A Los Preadolescentes De Una Vida Con Riesgos (Jorge Llanes)
  • Educación Sexual Para Preadolescentes 8 a 12 Años (Lester F. Beck)
  • La Preadolescencia- Pasos y Etapas de 9 a 12 (Holly Bennett)
  • Los Comienzos de La Adolescencia (Peter Blos)
  • Preparémonos para la Adolescencia (James Dobson)